Impulsar el Progresismo

La cuestión del progreso siempre ha sido muy discutida, primero desde el espacio conservador, con una metafísica estática, donde nada cambia y todo fue creado por Dios tal cual lo vemos. Fuera de dicho espacio podemos encontrarnos con el pensamiento dialéctico que ve un cambio permanente con equilibrios  dinámicos móviles. Pero el núcleo de las ideas progresistas implica la idea de avance, de cambio positivo con dirección y sobre todo con sentido.

Desde la ciencia, que a priori es un pilar del progresismo, la misma idea de progreso es bastante difícil de estudiar. Sólo hay una ley científica que  impone una flecha al tiempo. Es la Segunda Ley de la Termodinámica referida a sistemas térmicos. Justamente esta ley parecería marcar un antiprogreso o uniformización de los sistemas térmicos. Resultó complicado en términos de la misma explicar la vida en su momento. Es justamente en el campo de los sistemas vivos, con la evolución, donde con más fuerza se puede hablar de progreso. En un trabajo que presente un el Congreso de la Cultura en la Habana hace un par de años, mostraba como se podía tener una idea objetiva del progreso midiendo la cantidad de información que un sistema vivo acarreaba. http://frente28octubre.ning.com/profiles/blogs/evolucion-de-la-informacion-en

Planteando la historia humana podemos hablar de sociedades cada vez mas complejas y en progreso constante, en la historia conocida. Podemos dividir las ideas políticas en dos grandes grupos en términos de la “dimensión progresista”. Los que pensamos que es posible plantear una evolución positiva de las  sociedades, y los que creen que  en lo esencial el ser humano es inmutable y permanece hoy igual a como salió del paraíso, expulsado por un vengativo Dios al cual desobedecimos por querer aprender. Entonces, desobedecimos a Dios y progresamos.

Por supuesto también podemos encontrar otras divisiones y estas se entrecruzan con las anteriores. Por ejemplo entre los que creen que se debe permitir la explotación como parte del derecho de propiedad (capitalistas o derechistas) y los que no lo pensamos (socialistas o izquierdistas). En ambos grupos hay  progresistas y conservadores. Aquí claramente se ve en Salta un capitalismo progresista y romerista y otro capitalismo conservador urtubiano.  Curiosamente entre los socialistas aparecen a veces personas que preconizan un retorno a las sociedades primitivas, donde, Marx dixit, no habia explotación. Y por supuesto los pesimistas contumaces que consideran peligroso el vender la idea del progreso a la gente, como los franceses altermundialistas de Attac.

También  podemos analizar los cruces entre los liberales y los dirigistas, tomando a los liberales en la concepción norteamericana de la política, como los que  quieren que cada persona siga su camino en libertad  y a los dirigistas como los que quieren imponer a los otros un destino común (republicanos y su destino manifiesto). Tenemos liberales conservadores que plantean un mundo jerárquico e incluso genéticamente determinado y liberales progresistas que plantean y luchan por consignas igualitarias con una clara concepción progresista. También anarquistas de todo tipo. En el sector dirigista tenemos progresistas como el comunismo stalinista. Y como conservadores dirigistas la mayoría de las iglesias. Esta muy buena la autocrítica de Fidel sobre sus posiciones anti-progresistas contrarias a los homosexuales y yo agregaría en esto las decisiones que tomaron en su momento de prohibir o limitar a los Beatles y otras similares, solo por dar un ejemplo. http://frente28octubre.ning.com/profiles/blogs/por-que-el-socialismo-por

Es bastante complejo hacer una caracterización política del progresismo, porque hay muchos progresismos. Ahora, hay sin duda temas por excelencia del progresismo de todos los tipos y tiempos: el laicismo, la educación sexual, las preferencias sexuales, los derechos de las mujeres como el aborto, y la ciencia.  Lamentablemente la ciencia ha sido últimamente muy cuestionada desde posiciones relativistas extremas y el pensamiento post modernista que vendría a ser un conservadurismo disfrazado en el new-age-ismo. Es bueno leer a Sokal, en este punto.http://es.wikipedia.org/wiki/Alan_Sokal

En Argentina tenemos bastiones del progresismo de derecha como la generación del 80,  y el masónico club del progreso. En estos tiempos, un diputado de Carrio: Iglesias reivindica para su sector la memoria de este progresismo. Sin embargo es en el gobierno de CFK donde se “progreso” en la agenda "progresista" más que nunca en la historia Argentina en pocos años.

En distintos momentos son diferentes las contradicciones que una sociedad se plantea. Hoy parece que Salta, debido a la fuerza con que el Urtubeismo plantea consignas conservadoras, la cuestión “progresista” se esta  volviendo clave para entender los ánimos de la gente. Justamente la educación sexual, el matrimonio igualitario, y la educación religiosa, son temas que local y nacionalmente están polarizando a la sociedad y otros comienzan a debatirse como el aborto.

Salta ha cambiado mucho: nuevas religiones, ideas mas liberales y progresistas desafían a las cúpulas del  poder religioso y feudal. Y cuando estos, aprovechando la llegada de Urtubey quisieron apretar las tuercas, empiezan por primera vez a aparecer voces que plantean otra Salta. Como la planteo en su momento  Castelli o el mismo Guemes, o el mas cercano Ragone y la tendencia peronista.

La primera reacción de las cúpulas, ante estos escarceos fue de una torpeza increíble, mostrando el Gobernador desconocimiento de la Constitución primero y luego despreciando a los que proponen el cambio, denostándolos como minoría. El Ministro de Educación incluso se refirió a los estudiantes salteños como porros, dado que sabían nada de sexo en comparación con estudiantes de otras ciudades del país. El Arzobispo tuvo que escudarse en las multitudes del Milagro para reforzar al mensaje del Gobernador.

Es de esperar que con el tiempo las respuestas sean de otro carácter, esperemos que no torne en respuestas agresivas, porque el Progresismo está  para instalarse en Salta. Fue disparado por la obtusa prepotencia conservadora, e irá creciendo hasta lograr lo que logró en todo el planeta. Esperemos que los conservadores comprendan que ya no viven en un repollo aislado, que acepten el cambio y el progreso y se replieguen en sus minorías de clase. El progresismo, sin duda alguna, marca el avance de las sociedades a donde se expresa y no merecen estás que se las frene para defender algún anacronismo.

Nuevas ideas, nuevos pensamientos religiosos, más libertades, mejor sexo, otra política. Tanto capitalista como socialista, anarquista, peronista o comunista.  Y por supuesto reemplazando el  "ou la mort" del emblema por "la vida".

Veremos progreso y progresistas en todas las esquinas, y debemos desde el discurso político y proyectos concretos impulsarlo. 
Comments