Nacio el Kirchnerismo, murio el peronismo

 

Los grandes movimientos históricos vislumbran su nacimiento en momentos dramáticos, que hacen que la gente comprenda que algo que se venía gestando, esta allí.

 

El fallecimiento de N. K. parece haber sido justamente ese momento, cuando el pueblo se descubrió a si mismo asistiendo y dando testimonio de su pensamiento ante el cajón y todo el país.

 

Uno podría pensar que Nestor no es más que un sucesor de Perón en el Peronismo, pero personalmente discrepo con esa posición. Desde mi punto de vista el peronismo murió con el regreso de Perón, y tuvo su momento de gloria con la asunción de Campora. Porque el último gobierno de Perón fue un desastre. El mismo Perón perdió su equilibrio ante los diferentes sectores, característica esencial  del Peronismo, e hizo "tronar el escarmiento" contra la tendencia, aniquilándola de la mano de la triple A, y Lopez Rega y nos dejo el peor presidente de la historia argentina: Maria Estela Martinez.  

 

Por lo tanto nos encontramos con algo nuevo, y que más allá del futuro, al haber muerto Nestor, es un mito intocable. Nada de lo que pase podrá alterarlo, ya esta en el mármol. El inicio del Peronismo con el golpe del "Cristo Vence", fue sepultado con el tercer gobierno. El mito de Perón terminó, aunque muchos aún no se dieron cuenta. Sólo vive en Evita.

 

Son muchos los motivos para que el pueblo haya decidido dar inicio a un nuevo movimiento histórico:

a) sacar el cuadro de los militares vergonzantes, b) ser parte de la nueva latinoamerica, junto con Evo, Lula, Correa, Chavez y otros.

c) terminar con el robo de las AFJP, d) sacar a millones de la pobreza, etc.

 

Y lo mas importante es que esto recién comienza, miles de jovenes redescubrieron la política y en los próximos años estarán golpeando las puertas de los partidos y la dirigencia política e imponiendo sus ideas. Con este movimiento se recuperará lo que los militares desaparecieron. Una nueva generación de militantes se esta cocinando.

 

Todavía no se sabe en que partido confluirán, pero si se sabe que estarán con el pueblo, no serán tan religiosos como la tendencia y mucho menos nacionalistas, probablemente la democracia y la participación serán banderas importantes, serán defensores del medio ambiente, y detestarán las mentiras y las contradicciones,  es pronto para saberlo.

 

No parece haber libros de cabecera en esta nueva generación pero si blogs, twitter y facebook.

 

Podemos decir que en Salta, la plaza del miércoles marco el comienzo del movimiento   (¿se acuerdan del no-nato cuarto movimiento histórico alfonisista?)

 

Y los que estuvieron en la Plaza 9 de Julio,  competirán por darle forma. Dudo que puedan liderarlo, no creo que existan liderazgos peronales fuertes, si ideas fuerza. Tendremos el desafío de formar al menos una coordinación.

 

Es interesante ver como en facebook y otras redes ya se cuestiona a algunos de los partícipes (fundamentalmente Kosiner y Godoy) y se lamenta de la ausencia de otros (Morello). Desde mi punto de vista nadie puede evitar que otro se sume. Será el tiempo y las actitudes las que dirán quienes emergen como voceros e interpretes (no líderes)  de éste espacio.

 

Algunos tendrán que decidir pronto donde están, Ya Urtubey indico claramente que el es Peronista y no Kirchenrista. Sus seguidores seguramente deberán optar. Claro, el frente U y sus múltiples afluentes estarán compitiendo entre sí y seguramente ayudarán a definir a los actores fundamentales de este movimiento. Porque mas allá de que U sea peronista y no kirchenirsta, no es un enemigo, es simplemente un aliado. Con acuerdos y desacuerdos.

Cuando alguien como U logra hacer lo que hizo Perón en sus comienzos y articular muchos sectores, y sin posibilidad de inicio de un mito a la vista,  vendrá luego el vacío de la uniformidad y se comenzará a disputar las diferencias y su herencia. Bienvenidos al 2011.

 

 

 

Murio Kirchner, nacio el Kirchnerismo*

 

 *  Titulo Original, tomado de http://tiempo.elargentino.com/notas/murio-kirchner-nacio-kirchnerismo,excelente nota de Roberto Caballero.


Comments