Crisis Jubilatoria

            


En Argentina  el sistema jubilatorio esta quebrado, pero gracias a los esfuerzos del Gobierno la jubilación esta mejorando.


La irresponsabilidad de la creación,  en su momento, de las AFJP produjo un enorme perjuicio a sus aportantes, encandilados con las promesas del neoliberalismo. Si el gobierno no los hubiese salvado, millones de personas no contarían con una jubilación al retirarse.


El Gobierno también ha salvado a millones de personas que no tenían su subsistencia asegurada en la vejez, incorporándolos al sistema. Junto con las asignaciones familiares o "coima" escolar, para lograr que las madres y padres manden a los chicos y chicas a las escuelas, estas medidas permiten que innumerables personas, antes totalmente excluidas, tengan alguna oportunidad.


Pero mas allá de la acción gubernamental, el sistema jubilatorio esta quebrado, recibiendo los jubilados una considerable parte de sus beneficios de las arcas del Gobierno, ya que los aportes de los trabajadores y empresas apenas llegan al 56% de los fondos necesarios. (Y no se pueden aumentar porque eso encareceria el empleo y debemos bajar esos costos, dada la desocupación y el trabajo en negro)


Mientras nuestro Parlamento Nacional aprueba leyes absurdas, la situación del  sistema jubilatorio es de crisis total.  El Gobierno se ha dedicado, como corresponde, a mejorar el nivel de vida de jubilados  y mayores sin recursos, pero todavía falta mucho para tener un sistema solvente. Tambien falta mejorar las prestaciones de los jubilados aportantes de nivel medio y alto que hoy siguen "achatadas". Son los que mas se esforzaron y menos reciben.


Ante la desinformación existente y la mala información que se difunde, debemos aportar al debate desde una perspectiva informada. Y en ese marco trabajar para garantizar en el futuro que los jubilados puedan percibir el mismo monto que los trabajadores activos, u 82% .

El Salario efectivo de un trabajor esta cerca del 82% de su salario nominal.  Tal es el sentido del 82% movil. Este “número mágico” es el que estipulaba la ley 18037, que rigió el sistema jubilatorio nacional  entre 1969 a 1994, solo para quienes acreditaran 42 o más años de trabajo. El beneficio para quienes acreditaran 30 años de servicios alcanzaba al 70%.. Como referencia  Brasil, Chile,  España  pagan aproximadamente el 45% a sus jubilados.




Elementos del problema


Existen tres elementos económicos para comprender el problema:


A) PAGO DE JUBILACIONES, COBRO DE APORTES.


Por un lado tenemos el flujo de aportes jubilatorios, es decir lo que se paga en prestaciones, unos 100.000  millones por año y lo que se recibe por aportes de los trabajadores activos y las empresas, unos 56.000 millones por año.


Así, los recursos de la Anses surgen de Aportes y Contribuciones, en un 56 por ciento.  El otro 44 por ciento restante ingresa desde el gobierno, tanto de fondos coparticipables como de los impuestos: IVA y  Ganancias



La ANSeS recibe el 15% de la coparticipación que en 2009 sumó $ 18.241 millones. Sin esos ingresos, la ANSeS hubiera terminado en 2009 con un déficit de $ 14.432 millones.   En los años 90 se otorgó ese 15% de la coparticipación al sistema previsional en compensación porque la ANSeS absorbió el déficit de las cajas provinciales y se redujeron las contribuciones patronales.


La ANSeS administra las prestaciones por desempleo que se financia con aportes patronales. En 2009 recaudó $ 1.880 millones y pagó prestaciones por $610  millones porque los beneficios tienen un tope de $ 400 por desocupado.


Ingresan también las rentas por el Fondo de Garantías que ya describiremos, que totalizan  unos 8500 millones por año, de los cuales la mitad se destinan a las asignaciones familiares escolares.


Tanto en 2008 como en 2009, el incremento de los pagos de beneficios superó al de los recursos, por lo que se fue achicando el superávit corriente. Así el año pasado, luego de pagar prestaciones y sentencias, el organismo previsional quedó con un resultado positivo de apenas $ 3.809 millones, equivalente al gasto de medio mes de jubilaciones y pensiones.


El problema central en este punto es la reducida relación activos/pasivos. Sobre 8,4 millones de aportantes (trabajadores en actividad), hay casi 5.5 millones de jubilados mayores de 60 (m) y 64 (h) años, y 2.5 de pensionados. Es una relación muy baja, con las actuales alícuotas de aportes y contribuciones, para asegurar la sustentabilidad del sistema.


Resumen de flujos de fondos de ANSeS, en millones de pesos.


Año) Ingresos-Egresos=Saldo


2006)  43677 -  37961 = 5716,


2007)  67413 -  58975 = 8438,


2008)  83700 -  77946 = 5754,


2009) 107530 - 103721 = 3809.


Considerando que en su conjunto, el Estado Nacional  recauda unos 490.000 millones de pesos (sin contar impuestos y tasas provinciales y municipales) y que esto representa  un 30,42% del PBI, se entiende que las prestaciones sociales del ANSeS representan un significativo quinto del Presupuesto Nacional. Lo que muestra el peso que este problema tiene, y lo dificil que es solucionarlo. Hablemos de enormes cantidades de recursos y no es obvio encontrar fuentes que permitan financiar las mejoras que todos queremos para los jubilados.


B) DEUDA.


La ANSeS carga con un abultado pasivo por la enorme litigiosidad. En el Fuero de la Seguridad Social ya hay 362.000 juicios, cifra que aumenta a razón de 12.000 nuevos juicios por mes.


El fallo de la Corte en el caso Badaro, la misma  ordenó aumentar en un 88,6% la jubilación al causante por el período de enero del 2002 a diciembre del 2006. Actualmente hay más de 360.000 juicios iniciados con idénticos reclamos. Badaro cobraba en enero de 2002, $1144 y hoy, a octubre de 2010, cobra $16.177. Así la Corte obligó a indexar las jubilaciones.


La “ley de movilidad jubilatoria” buscó poner fin al congelamiento de las jubilaciones superiores a la mínima, y con ello comenzar a mejorar la situación de los jubilados que mas habían aportado, incorporando grandes sumas de dinero al sistema jubilatorio. Pero no pudo llegar a la base de actualización  prescripta por la Corte. Esto implica que el pasivo fiscal contingente sigue creciendo a pesar de la actual movilidad vinculada a los salarios de los trabajadors activos y los recursos genuinos de la ANSeS


Desde el 2002 se genera un pasivo, de $90.000 millones actualizado (6% del Ingreso Nacional). Cada año se sumarían unos $ 18.000 millones a la deuda.


C) FONDO DE GARANTIAS (FGS)


Son los ahorros acumulados en las épocas de las AFJP, que cayeron estrepitosamente de valor en varias oportunidades,  y en forma escandalosa en la ultima crisis, lo que obligo al gobierno a disolver el sistema para no matar de hambre a los trabajadores que confiaron en el mismo y que cuando se jubilasen verían reducida a casi nada su jubilación.


Las AFJP embolsaron 48.000 millones de comisiones mientras duro el sistema y dejaron nada más que unos 70.000 ahorrados.


El FGS llegó en junio a 150.072 millones de pesos, 53 por ciento más de lo que habían dejado las AFJP. Equivalente a un año y medio de prestaciones.


El 62% de esos recursos son prestados al Tesoro Nacional para diversos programas. El resto del Fondo, un 38%, está invertido en proyectos productivos o de infraestructura, plazos fijos, obligaciones negociables, acciones en sociedades anónimas, fideicomisos financieros estructurados, y una reducida participación en otros créditos de mayor liquidez y disponibilidad. Todo esto permite al Gobierno ejercer control sobre varias empresas privadas.


Cuando se anuncian acciones con este fondo, no se trata de que se gaste el dinero sin más, sino que se invierte para ser devuelto, pues el gobierno lo toma como crédito. Cuando se financia Internet para todos o computadoras en las escuelas, el Gobierno espera incrementos en la productividad nacional en los próximos años por venir, que permirán holgadamente devolverlos.


Para eso son esta clase de fondos, para apostar por el futuro del pais. Es de interés del sistema jubilatorio que los fondos estén invertidos y que generen ganancias.


Hoy el Fondo genera unos 8500 millones por año de renta.


Desafios y Acciones


Este complejo panorama donde solo la mitad de las jubilaciones se cubren con fondos de aportes, con mayores sin jubilación alguna,  y con jubilaciónes achatadas (en el 2001 el 30% de los jubilados cobraba la mínima, en el 2009 el 80%), atrasadas y bajas, fue paulatinamente mejorado con enormes aportes monetarios de Gobierno


Se logró:


a) con la ley de movilidad aprobada en el 2008, que contempla dos ajustes por año, se aumento un 496% el valor de la jubilación mínima desde el 2003.


b) la inclusión de 2,5 millones de jubilados a través de las moratorias cuyos aportes eran insuficientes (o nulos) para cobrar una jubilación. Esto es un incremento notable del nivel de cobertura: en el 2003, había 3,4 millones de jubilados, mientras que actualmente hay más de 5,5 millones, poniéndonos como líderes en América Latina a nivel cobertura de jubilaciones y pensiones. El 41 por ciento de los beneficiarios son producto del plan de inclusión previsional. A partir de esta moratoria se pudo subir la tasa de cobertura del sistema por encima del 80 por ciento.


La Locura del proyecto vetado


El proyecto vetado hubiese generado un gasto adicional de por lo menos 40.088 millones sólo para el 2011.


La prestación que percibe la mayoría de los beneficiarios hubiera pasado de 1042 a 1427 pesos, un aumento del 37 por ciento. Jubilaciones más altas lo hubieran hecho desde un 80 al 100 por ciento. Una cantidad significativa de casos habrían llegado a tener aumentos del 400 al 1000 por ciento. Un beneficiario que cobra hoy $7600, hubiera pasado a cobrar  68.800.  Esto aumentaba enormemente la desigualdad entre los mayores.


El sistema vetado establecía un piso móvil a las jubilaciones pero no un techo. Por otra parte obligaba al gobierno a mal vender casi la mitad del Fondo de Garantías a los efectos deseados por la oposición de impedir que el Gobierno tenga un saludable, aunque pequeño,  grado de injerencia en las poderosas corporaciones que controlan casi todos los aspectos de nuestra moderna sociedad.


Recapitulación de Elementos


1) Faltan recursos propios (un 44%) para pagar la jubilaciones. Esta diferencia se cubre con impuestos como IVA y ganancias. No alcanza la suma de los aportes de los trabajadores activos, las empresas, y las rentas del fondo acumulado para pagar a los jubilados.


2) Existe una importante deuda.


3) El fondo acumulado en la época de la AFJP es exiguo y genera rentas que sin alcanzar, contribuyen al balance del sistema. El Gobierno invierte este fondo en proyectos útiles al país, y paga intereses por el uso del mismo.


Conclusiones


El sistema jubilatorio no es sostenible a largo plazo. Mientras existan trabajadores en negro y desocupados,  no se generan aportes (de trabajadores y de la patronal) que permitan sostener el sistema. A medida que la expectativa de vida se incrementa el problema es mayor. Tanto en Argentina como en el mundo. La idea neoliberal de que cada trabajador se financie a si mismo y que estos ahorros sean manejados por fondos privados  se demostró como una gran estafa, usada para beneficiar a especuladores y empresas privadas, que contaron con fondos seguros, de largo plazo y baratos para su crecimiento.


El Gobierno ha realizado una notable mejoría en las jubilaciones, y logró desmantelar la estafa de las AFJP, pero todavía falta mucho por mejorar, llegar al deseado 82% móvil, y tener un sistema sustentable. Hoy los principales perjudicados de viejas decisiones, a los que todavía el Gobierno todavía no compenso, son los jubilados con aportes de nivel medio y alto. Sin duda se deberá estudiar como mejorar sus prestaciones, pero es indudable que en un país con niveles de pobreza y deuda externa como los que dejo el neoliberalismo, la primera prioridad esta en los más pobres, quienes además, con sus gastos, producen un impacto mayor en el crecimiento.


Es de esperar que mientras el tiempo pase, más y más impuestos deban ser destinados a jubilaciones.


También es evidente que la mejor política jubilatoria y de seguridad social -y no solo por esos motivos- , hoy en día, es el combate al empleo en negro y a la desocupación.



Comments