PET IV‎ > ‎

Actividades Opción 3

Son dos las habilidades que esperamos desarrollar en los estudiantes: de análisis y de redacción del reporte concordante con el análisis propuesto. Asumimos tales destrezas como procesos y patrones de comportamiento desplegados en contexto en un tiempo particular. 

La primera destreza tiene como fundamento la identificación del tipo de infor­mación recabada, considerando la naturaleza interactiva de la información; a partir del tipo de relación interpersonal lograda con la persona investigada, el estudiante tuvo que diferenciar si los “datos” en los que se apoyará el análisis se derivan de la obser­vación de la interacciones de la persona -observación continua en ambientes “natura­les”, véase Anguera (1997) y Santoyo (1994),- o bien son relatos, narraciones de eventos en los que la persona participó (Bruner, 1991; Riessman, 1993) y de los cua­les el estudiante es coparticipe de tales eventos (Tannen, 1996a, 1996b). Como se recordará, este fue uno de los objetivos del tercer semestre.

Habilidades de análisis

Después de lograr diferenciar el tipo de información sobre el que propuso su primer ejercicio de ordenamiento de la información, ahora el alumno será colocado en una situación en donde su análisis se vea enriquecido con dos fuentes de información teórica: lecturas básicas y las que se derivan de sus intereses analíticos sobre la persona estudiada, se trata de que teoricen su información. Se proponen, entonces, las siguientes circunstancias de aprendizaje:

1. Búsqueda de información relativa a los intereses analíticos derivados del estudio de las notas de campo. En esta condición, junto con el profesor se construirá un programa de lecturas que intentará ser apegado a los interese del alumno respecto de su caso, es decir, de la persona estudiada

2. La búsqueda será orientada y supervisada por el profesor. Se pretende que el alumno busque y amplié las fuentes de información sugeridas por el pro­fesor. Además de que construya criterios de elección de las referencias en­contradas, uno de los cuales es que debe ajustarse al problema o aspecto analítico del caso

3. Lea y sintetice las lecturas, asimismo, que encuentre las convergencias y divergencias correspondientes con las orientaciones teóricas y metodológi­cas de sus fuentes con la orientación teórica de las lecturas básicas

4. Contraste las orientaciones teóricas con los “datos” obtenidos en sus notas. Se trata de que los estudiantes confronten sus notas de campo, y enriquez­can, haciendo más “densa su descripción” (Geertz,) y por ende profundi­zando en el análisis de la trayectoria social de la persona (Dreier, 1999)

Las habilidades de escritura y redacción

En consecuencia, se espera que los estudiantes sean capaces de redactar un re­porte en donde plasmen su análisis del caso, es decir, con un soporte de lecturas que se constituya en un marco teórico y con materiales bibliográficos que enri­quezcan la comprensión de su análisis, no obstante que provengan de distintas orientaciones teóricas o con perspectivas metodológicas ajenas a la desarrollada durante el curso.

Desde nuestro punto de vista, el desarrollo de las habilidades de escritura es uno de los aspectos que damos por sentado, suponemos que los estudiantes saben redactar siguiendo los cánones establecidos en nuestra disciplina (manual de redacción de la APA). Sin embargo, nos parece que la integración de materia­les que provienen de distintas disciplinas o de distintas orientaciones epistemoló­gicas, genera un problema para los estudiantes: su integración coherente en un análisis de caso.

Este problema obliga a escribir e identificar en que convergen y en que se diferencian los materiales leídos y al mismo tiempo a no “ajustar” los datos, o per­sonas, a los materiales. Se trata de que los estudiantes descubran que las perso­nas no son ejemplo de lo que los materiales dicen, sino que sus datos los lleven a descubrir las limitaciones de las hipótesis de trabajo o de los planteamientos de los materiales leídos.

Esta tendencia pedagógica se deriva de que a la fecha la Psicología no ha construido una teoría fuerte que de luz sobre el comportamiento de las personas. Acaso se han construido “modelos” y “metáforas” (ver la teória de sistemas, lo postulados sobre redes de reforzamiento, o bien los modelos matemáticos) sobre las condiciones en las que una persona actúa. Se desprende que, aún, la postura teórica del curso será cuestionada. Dicho de otra manera, las condiciones de vida de la persona, que están relacionadas con su forma de comprenderse y de com­prender a otros, serán el punto central del análisis por ende las referencias bi­bliográficas y hemerográficas son el apoyo para esta tarea y no la norma.

Durante el paso por la unidad, tanto en tercer semestre como en cuarto, tra­tamos de contribuir a la formación de la identidad como psicólogo a través del de­sarrollo de destrezas y por ende de maneras de pensarse como aprendiz de una profesión. Se trata, en última instancia, de establecer dos condiciones: compren­der que las explicaciones que las personas dan de sus actos se analicen y no se desechen; y de adentrarlos en una perspectiva Psicología que se ve como parte de las ciencias sociales.
Comments