PEL VI‎ > ‎

Contenido Temático

Los contenidos de la investigación serán estructurados considerando los siguientes criterios: 

1- Identificar tema de interés

2- Conocer estado de investigación en base a referencias actualizadas

3- Identificar y argumentar las principales categorías y conceptos teórico-metodológicos

4- Proponer y argumentar la unidad de análisis y el diseño de investigación.

5- Mostrar de forma precisa la manera de llevar a cabo la investigación y los resul­tados esperados

6- Integrar de manera estructurada y congruente de acuerdo a alguna postura teó­rica o comparación entre teorías los puntos antes mencionados

A continuación se presentan tres posibles opciones de abordar un tema de interés:

Psicología Conductual y Cognitivo Conductual, fenómenos y procesos rele­vantes en distintos períodos de la vida humana

El estudio de las actitudes fue una de las primeras preocupaciones de la Psicología social, cuyo objetivo era utilizarlas para predecir la conducta social de individuos, ya que se partía del supuesto de que las creencias y sentimientos privados determinan la conducta pública, por lo cual cambiar ésta requiere el cambio previo de las actitu­des. Actualmente se estudian las actitudes con el interés primordial de distinguir las estrategias que lleven a las personas a comportarse de modo socialmente aceptable, aunque también se les ha empleado para describir las creencias y valores de indivi­duos y los determinantes normativos de su conducta. Para Myers (1995), las reaccio­nes evaluativas exhibidas en creencias, sentimientos o inclinaciones a actuar, favorables o desfavorables, definen en conjunto la actitud de una persona hacia el objeto de la actitud, por lo cual cuando se les evalúa se utiliza alguna de sus dimen­siones: afecto (sentimientos), conducta (observada o como intención) y cognición (pensamientos).

Hernández, Fernández y Baptista (1991) definen a las actitudes como pre­disposiciones aprendidas para responder consistentemente de manera favorable o desfavorable respecto a objetos o sus símbolos, de modo que pueden identificarse actitudes muy variadas hacia todos los aspectos del medio. Las actitudes pueden servirnos como indicadores de la conducta, que pueden influir su probabilidad de ocurrencia.

También se ha propuesto que la influencia actitudes-conducta puede ocurrir en dirección opuesta, es decir, las acciones también afectan a las actitudes, de tal modo que se defiende y se hace aquello en lo que se cree y se cree en lo que se hace y defiende. Para explicar este fenómeno, han surgido una serie de teorías como son: la teoría de la autopresentación, la de disonancia y la de autopercep- ción. Todas ellas enfatizan la importancia de factores cognitivos sobre la conducta y permiten proponer nuevos temas de investigación en el área de las actitudes (Myers, 1995).

Un área de estudio que puede ejemplificar la importancia de las actitudes es la Psicología de la salud; recientemente la Psicología ha contribuido al campo de la salud desarrollando este subcampo, el cual entre otros temas de su interés se ha dedicado a estudiar la influencia de factores cognitivos sobre la conducta preventiva o sobre la conducta curativa de individuos enfermos, encontrando que éstas depen­den en gran parte de la elaboración de juicios, como son: autopercepciones de sa­lud y enfermedad, atribuciones causales, estilos explicativos y expectativas de solución del problema de salud, los cuales frecuentemente son erróneos y limitan la ocurrencia y el seguimiento de conductas de salud adecuadas.

Los métodos que más se han empleado para medir, mediante escalas, las variables que representan la actitud son: el método de escalamiento Likert, el dife­rencial semántico y la escala de Guttman.

Adelante se presenta de manera abreviada cómo el eje cronológico pro­puesto puede sugerir una diversidad de procesos y fenómenos susceptibles de ser abordados como problemas de investigación. Los temas sugeridos no agotan las posibilidades y profundidad con que pueden abordarse los procesos y fenómenos empíricos relacionados con los cortes de edad seleccionados:

Fenómenos y procesos relevantes en distintos períodos de la vida humana

Adolescencia (13 a 19 años): sexualidad, aborto, embarazo, fracaso escolar, ro­les sexuales, autoestima, conducta afectiva, suicidio, conductas adictivas, conduc­ta moral, relacion con la familia, relacion con pares, conducta antisocial, transtornos alimenticios, conducta preventiva.

Adultez temprana (20 a 39 años): matrimonio, paternidad, divorcio, educación infantil, roles sexuales, conductas adictivas, conductas preventivas, conducta afec­tiva, conducta sexual, conducta de consumo, abandono escolar, vida doméstica. Adultez media (40 a 65 años): sexualidad, crisis de la edad adulta, conducta pre­ventiva en salud, conducta de enfermo, vejez, menopausia, climaterio masculino, muerte de la pareja o de los padres, jubilación y desempleo, cambios en la estruc­tura familiar, divorcio, conducta ciudadana, conducta religiosa.

Adultez tardía (más de 65 años): cambio en estructura familiar, cambio en vida familiar, cambio en actividad laboral, jubilación, relaciones personales, vida institu­cionalizada, enfermedad, autocuidado, depresión, deterioro psicomotor, calidad de vida, viudez, religión y afrontamiento de procesos de duelo.

Psicología cultural la posición o postura en la estructura de práctica social personal 

Actualmente el individuo se enfrenta a diferentes factores de su entorno para ac­ceder a los servicios de salud como es el caso de las enfermedades transmitibles ligadas con hábitos y formas de vida, criterios sociales, institucionales y de educa­ción. Este forma de realizar los servicios de salud esta en las decisiones de los mismos individuos tanto en la prevención como en el cambio de hábitos. Conse­cuentemente, la atención primaria de salud cada vez esta mas sujeta a la educa­ción así como al ejercicio reflexivo de los propios individuos. Por tal motivo al ponerse en manos de los profesionales de la salud, no es garantía de ser conside­rados como seres humanos, por el contrario se observa relaciones de poder e in- certidumbre sobre la atención de las enfermedades.

Psicología de la Salud con Enfoque de Género Temas y problemáticas de salud, en cuyo estudio resultan de relieve las construcciones de género

• Tratamientos, medicamentos, remedios caseros y alimentos utilizados en la familia para diferentes padecimientos o enfermedades: gastritis, síndrome premenstrual, menstruación, gripe, diarrea, asma, dolores, fracturas, luxa­ciones, etc

• Encargados del cuidado de los enfermos en casa y en otros ámbitos

• Comportamientos por parte de distintos agentes en hospitales (públicos, como ISSSTE, IMSS, SSA, y privados como Médica Sur, Angeles, ABC),

salas de espera o de especialidades (ginecología, urología, pediatría, orto­pedia, medicina familiar, control natal, cancerología, etc.) y clínicas: ¿Qué sucede allí?, ¿Quiénes acuden?, ¿Cómo acuden?, ¿Qué hacen?, ¿De qué hablan?, ¿De qué se aquejan?

• Recomendaciones y medidas preventivas para preservar la salud, en casa, hospitales, la vía pública, centros de trabajo, la prensa

• Sexualidad y relación de pareja: algunas expresiones de afecto y roles de mujeres y hombres en la vida cotidiana o en películas y programas de tele­visión (beso, cortejo, coito)

• La Psicología y los valores en los nuevos estilos de educación en salud

• Educación, Psicología en salud y los nuevos medios de comunicación

• Función de la educación en el aprendizaje social de diagnóstico y trata­miento de enfermedades

Los tópicos a investigar en cada perspectiva teórico metodológica mencionados no agotan las posibilidades y profundidad con que pueden abordarse los procesos y fenómenos de comportamiento humano. Asimismo, cada perspectiva tiene sus presupuestos teóricos y metodológicos, los cuales, efectivamente, serán conside­rados en relación con los temas respectivos.
Comments