EERT 4

INTRODUCCIÓN 

La asignatura de Educación Especial y Rehabilitación Teórica IV se ubica en el módulo Teórico, se cursa en el último semestre de la carrera de licenciado en Psi­cología, cubriendo tres horas semanales y constituye la situación de enseñanza en donde el estudiante debe de tener contacto con contenidos relacionados con el área de Educación Especial y conforman el apoyo que le permitan un adecuado desempeño profesional. Para el programa de Educación Especial y Rehabilitación Teórica IV se incluyen 10 unidades.

Con ellas se pretende fortalecer y profundizar la información que ha recibido el alumno en los cursos anteriores del área de Educación Especial y Rehabilita­ción, poniéndolo así en contacto con los elementos teóricos que le permitan inser­tarse en un campo donde se puede desempeñar laboralmente.

Cabe hacer mención que en este semestre se incluye en las primeras siete unidades teóricas material de corte psicoanalítico, en tanto que en las últimas tres el material se caracteriza por ser “cognitivo conductual”. La razón por la que se ha integrado este material, es dar al alumno la posibilidad de abarcar unidades temá­ticas desde una perspectiva teórica relativamente nueva en el campo de la educa­ción especial, como lo es el psicoanálisis y así proporcionarle un panorama amplio que le permita tener una opción más para desarrollar, la última unidad temática, la de Investigación.

En cuanto a la lógica en la que se presentan las unidades, esta se apega a la presentación en un primer plano de la Infancia, siguiéndole la Integración edu­cativa, posteriormente la Vida Adulta y se finaliza con la de Investigación.

Referente a las incursiones relativamente nuevas del psicoanálisis en el campo de la deficiencia mental, es necesario señalar que estas han permitido re­plantear una serie de problemas que desde ciertas perspectivas teóricas y tec­nológicas se suponen ya resueltos, tal es el caso de la condición psicológica del deficiente mental. ¿Existe en el deficiente mental el sentido de sujeto, es decir, se establece en el una condición psicológica que les permita concebirse como indivi­duos autónomos, dueños de un discurso, un lenguaje que los afilie al orden de la cultura como sujetos de deseo?, ¿Es factible la reestructuración psíquica de estas personas?, ¿Es posible mediante la interpretación del síntoma dilucidar los pro­blemas parentales que edifican la condición psíquica del deficiente?. Es precisa­mente a partir de estos cuestionamientos que el programa de Educación Especial y Rehabilitación Teoría IV cobra importancia, ya que constituye el espacio manera- tivo para analizar las respuestas que a ello se han dado, particularmente desde la práctica clínica psicoanalítica de orientación Lacaniana. En este sentido, la asigna­tura de E. E. y R. T. IV, comprende el estudio del enfoque psicoanalítico de la defi­ciencia mental.

El psicoanálisis como cualquier saber humano tiene su propio lenguaje y mu­chas veces se ha llegado a decir que su comprensión esta destinada sólo a sus ini­ciados; lo que significa una interpretación errónea acerca de este enfoque. Transferencia, resistencia, libido, represión, narcisismo, entre otros conceptos for­man parte del extenso discurso psicoanalítico, discurso metafórico y es frecuente que muchos de ellos se aprendan aislados de la teoría donde justamente encuen­tran su sentido, lo que conlleva en la mayoría de las ocasiones a tergiversar los pos­tulados del psicoanálisis. Por ello, la tendencia Lacaniana que constituye una ardua labor en la restauración del discurso psicoanalítico y una forma de aprehensión e intelección del inconsciente, bajo la hipótesis fundamental: El inconsciente está es­tructurado como un lenguaje.

Siguiendo esta directriz primeramente se trabaja el concepto de sujeto que se propone desde la teoría psicoanalítica, cuestión esencial para la formación del alumno, ya que el modelo conceptual desde el cual se piense al sujeto humano, determina su articulación con los desórdenes psicológicos y por tanto el tipo de práctica clínica al que se le suscribe. Posteriormente, se aborda el proceso de es­tructuración psíquica del individuo, que subvierte al sujeto humano. Ambos aspec­tos son los que permiten preparar el terreno en el que se analiza la significación de la deficiencia mental dentro del campo psicoanalítico y sus implicaciones para la práctica clínica.

La mayoría de las personas que escucha el término retrasado, piensa que son eternamente niños, olvidándose de que crecen y se convierten en adultos, por lo que es primordial abordar temas como Integración Educativa y Vida Adulta.

La integración educativa define al niño con necesidades educativas espe­ciales como aquél que en relación con sus compañeros de grupo, tiene dificulta­des para desarrollar el aprendizaje de los contenidos asignados en el currículo, requiriendo que se incorporen a su proceso educativo con mayores y diferentes recursos para que logre los fines y objetivos educativos correspondientes a su in­tegración en la sociedad (SEP, 1994).

García, Escalante, Escandón, Fernández, Mustrí y Puga (2000) mencionan que en el ámbito educativo se ha empezado a utilizar el término necesidades edu­cativas especiales para referirnos a los requerimientos de los niños con discapaci­dad que, al igual que algunos de sus compañeros sin discapacidad, presentan problemas o algunas dificultades serias para aprender.

Desde el punto de vista de la integración educativa, los alumnos pueden presentar necesidades educativas especiales debido a tres grandes factores:

Ambiente social y familiar en que se desenvuelve el niño.

Ambiente escolar en que se educa al niño y

Condición individual.

El tema de integración educativa cobra relevancia, pues es la escuela, junto con la familia quien transmite las normas sociales y los conocimientos que la comunidad requiere de sus miembros para poder considerarlos como tales. Al igual que toda la gente, las personas con problemas en el desarrollo psicológico necesitan reali­zar actividades que requieren instrucción, asesoría y capacitación que les permita aumentar su independencia y mejorar así su nivel general de desempeño.

Además de que los sujetos con necesidades educativas especiales requie­ren de un empleo que les permita ser parte productiva del país y aligerar así el gasto de su familia, no hay que perder de vista algunas otras necesidades fisioló­gicas propias de los seres humanos como lo es la sexualidad, pues aún cuando son especiales, no dejan de ser hombres o mujeres sexuados y que manifiestan conductas afectivas, esto, es una realidad que no se puede negar y ha de enfren­tarse con una adecuada educación sexual que les permita realizarse como seres humanos integrales.

Dada la necesidad de cubrir rubros poco estudiados, se hace necesario a últimas fechas realizar Investigación que de respuesta a una población latente, en esta investigación se ha de enfatizar sobre la importancia del tema, las mejoras en cuanto a estrategias de evaluación e intervención y al enriquecimiento de la tecno­logía que satisfaga sus necesidades más urgentes.

La investigación ha de ser el producto de los esfuerzos de una multitud de investigadores y profesionales de diferentes áreas de conocimiento, Verdugo (1997) señala que se ha de considerar una concepción de discapacidad centrada en su contexto o bien en la interacción individuo-contexto; buscar las mejoras en una calidad de vida y la necesidad de la incorporación de estas personas con ne­cesidades especiales a la sociedad.

OBJETIVO GENERAL

• Al término del semestre el alumno conocerá dos estrategias de intervención con las que describirá y analizará los principios de orden teórico y meto­dológico básico del enfoque psicoanalítico respecto al trabajo con deficien­tes mentales, así como la aproximación cognitivo conductual del proceso de integración educativa, la etapa de la adolescencia y vida adulta, enfatizando el desarrollo sexual y entrenamiento laboral para las personas con necesi­dades educativas especiales y desarrollará una investigación teórica y práctica acerca de un tema de su elección que se considere como una temática relevante del área de educación especial y rehabilitación

RECURSOS DIDÁCTICOS

Para las siete unidades se sugiere que la impartición de esta asignatura compren­de, por una parte, la conferencia introductoria y sesiones de conclusiones sobre los temas en cuestión, donde el profesor es responsable de su planeación, reali­zación y conducción, y por otra, los respectivos seminarios donde es esencial el análisis de la información comprendida en cada uno de éstos, lo que debe de lo­grarse a partir de la participación de los alumnos exponiendo sus puntos de vista respecto a la información recabada en las lecturas programadas y complementa­rias. El maestro en su carácter de coordinador de los seminarios debe encausar la participación hacia el cumplimiento de los objetivos particulares de cada semina­rio, haciendo uso de indicadores temáticos y preguntas conductivas. También de­be emplear como recurso didáctico la presentación y revisión de casos para ilustrar y dar sustento empírico a los planteamientos que así lo requieran.

Para las tres últimas, se sugiere la conferencia y exposición por equipo.