Introducción

La Propuesta de Modificación del plan estudios de la Licenciatura en Psicología está estructurada en dos etapas: formación básica y formación profesional supervisada. En la etapa de formación básica que comprende los primeros cuatro semestres de la licenciatura, se pretende que los estudiantes desarrollen y aprendan habilidades y conocimientos teóricos, metodológicos y aplicados que permitan sentar las bases de la psicología en seis tradiciones de generación de conocimiento: Cognoscitiva; Complejidad y transdisciplina; Conductual, cognitivo-conductual e interconductual; Existencial humanista; Psicoanálisis y teoría social; y Sociocultural y de la actividad. Asimismo, se pretende que el alumno se acerque y conozca siete ámbitos de ejercicio profesional: Clínica, Social, Salud, Educación especial, Educación, desarrollo y docencia, Organizacional e Investigación.

En su calidad de principios organizadores del diseño curricular, la relación entre las tradiciones psicológicas y los campos de ejercicio profesional se expresa en la estructura de contenidos de las asignaturas. Durante la etapa de formación básica, las asignaturas Tradiciones teóricas 1 y 2, Tradiciones y aplicaciones en psicología 1 y 2; Dimensión social de la psicología 1 y 2; Estrategias metodológicas 1, 2, 3, 4; y Propedéutica al ejercicio profesional 1 y 2, abordarán tres tradiciones en el primer semestre y las otras tres en el segundo semestre.

Las tutorías individuales se vinculan con las asignaturas del módulo teórico a lo largo de toda la formación profesional y las grupales de quinto al octavo semestre con las del módulo aplicado. Dado que estas tutorías tienen la finalidad de que los estudiantes desarrollen habilidades de comunicación escrita, sus productos académicos consistirán en la elaboración de documentos que impliquen el análisis e integración de textos científicos en primero y segundo semestre, la crítica teórica en tercer semestre, la crítica metodológica en cuarto; y de quinto al octavo semestre, en el análisis de alcances y limitaciones de la intervención en problemas específicos e innovación.

El tiempo asignado para la tutoría individual será de 15 minutos a la semana o 30 minutos

quincenales por alumno, mientras que la tutoría grupal forma parte de las actividades de la práctica supervisada.

Con el fin de que el alumno reflexione, analice y decida sobre la calidad de su formación profesional y la valoración de su incorporación responsable y ética a la sociedad como profesional de la psicología, se incluyen las asignaturas Taller de integración universitaria I y 2 que se imparten en primero y segundo semestres; y Taller de formación profesional 1 y 2, en tercero y cuarto semestres respectivamente. Estas asignaturas no están ligadas directamente a alguna asignatura y se impartirán de manera grupal en sesiones de una hora a la semana.

En la etapa de formación profesional, las materias teóricas, metodológicas y prácticas de los siete ámbitos de ejercicio profesional podrán ser abordadas desde alguna de las seis tradiciones teóricas. De tal manera que, al elegir un ámbito de práctica, el alumno puede optar entre las tradiciones teóricas que lo oferten.

En la práctica supervisada se pretende que el estudiante instrumente con precisión intervenciones psicológicas conceptualmente orientadas desde alguna de las tradiciones revisadas en la primera etapa. Dichas prácticas se realizarán a elección del estudiante, en cuatro de los siete ámbitos de inserción y desempeño profesional, lo que permitirá contribuir a la formación de psicólogos de perfil amplio, que garantice su inserción en los diversos escenarios laborales. Por año, el estudiante seleccionará dos ámbitos de formación profesional: una práctica básica y otra avanzada, con sus respectivas asignaturas teóricas y metodológicas. Ambas prácticas se desarrollan de manera simultánea. La práctica básica formaliza ocho horas semanales que corresponden, al menos, a una intervención breve, mientras que la avanzada se cumple con 15 horas de práctica semanal que incluyen una intervención extensa, así como la elaboración de programas de prevención.

Además, en esta etapa el estudiante tendrá que seleccionar una asignatura optativa por semestre, para cursar un total de cuatro de quinto al octavo semestre.

Por otro lado, la estructura curricular organiza la formación en tres módulos de primero a octavo semestre: aplicado, teórico y metodológico, los cuales, aunque tienen especificidades, se espera que contribuyan a que el futuro psicólogo aborde la práctica profesional desde una postura amplia, innovadora, ética, responsable, reflexiva e informada.

El módulo aplicado constituye el eje rector de la organización del plan de estudios porque en éste los estudiantes aprenden a responder de manera ética, profesional, oportuna y pertinente a las demandas de salud y educación que plantea el país, así como a las necesidades concretas de los seres humanos desde los escenarios tradicionales de convivencia y a pequeña escala como son la familia, la escuela, así como en ámbitos más amplios de interacción como las instituciones de diversa índole, empresas y organizaciones de servicio y producción.

El módulo teórico compromete el aprendizaje de diversos discursos y lenguajes científicos propios de la psicología, a fin de que el estudiante pueda generar metodologías de intervención desarrolladas desde diferentes tradiciones psicológicas, analizar y explicar problemas concretos recurriendo a diferentes perspectivas teóricas, y criticar la literatura conceptual, de intervención y de investigación generada desde la disciplina. La formación teórica permitirá concebir los problemas de la práctica profesional desde una perspectiva conceptual dinámica, derivar metodologías de intervención pertinentes, analizar e innovar las existentes y asumir una actitud crítica frente a las formas de ejercicio profesional actuales.

El módulo metodológico, pretende que el estudiante participe en trabajos de investigación que contribuyan al desarrollo de un pensamiento estratégico y explicativo. Abordar los problemas de la práctica profesional de una manera no sólo informada, sino también creativa e innovadora.

Las habilidades teóricas y metodológicas entre los módulos, deberán integrarse para potenciar

la capacidad del estudiante y así contribuir en la solución de necesidades y demandas concretas en diferentes ámbitos de intervención. Se definieron objetivos modulares, como se muestra en el siguiente cuadro.



A partir de los objetivos modulares, se elaboraron los objetivos generales y objetivos específicos de las asignaturas (Cuadro 1), los cuales se integran e incluyen en cada programa. Estos objetivos fueron elaborados por una comisión académica encargada de su redacción y alineamiento. Con base en esta red integral de etapas, módulos y objetivos, se convocó en el 2012 a los docentes para participar en la elaboración de los programas de cada una de las asignaturas, organizándose para tal efecto 17 talleres, a través de los cuales un nutrido número de profesores elaboró los programas correspondientes a la etapa de formación básica y a la etapa de formación profesional supervisada. Posteriormente, se llevó a cabo un proceso de revisión donde se invitó a la participación de los docentes interesados para elaborar los programas faltantes y concluir el registro de las asignaturas en los formatos oficiales.

Aun cuando se dieron a conocer los criterios de la UCA para la elaboración de programas, fueron los profesores quienes definieron el número de unidades temáticas en función de los requerimientos de las asignaturas.

Respecto a los mecanismos de evaluación del aprendizaje de los alumnos, los profesores que elaboraron los programas definieron criterios de evaluación acordes a las asignaturas; no obstante, se incorporó la realización de exámenes departamentales para asegurar el logro de los aprendizajes en el módulo teórico.

Cabe mencionar que en la etapa de formación profesional supervisada reside un gran peso

formativo: se movilizan saberes, hacer es y las correspondientes actitudes necesarias para que docentes y alumnos aborden el proceso de enseñanza-aprendizaje de una manera comprometida.