PET III y IV

CICLO ESCOLAR 2014 PSICOLOGIA EXPERIMENTAL HUMANA III y IV 

PSICOLOGIA CULTURAL 

Dr. Juan José Yoseff Bernal 
Dra. Irma de Lourdes Alarcón Delgado 
Dr. Gilberto Pérez Campos 
Dra. Azucena Hernández Ordóñez 
Mtra. María del Carmen Zamora Soriano 

AGOSTO DE 2013 

Actualmente Vygotski es una figura emblemática que conjunta a una gran cantidad de posiciones más o menos compartidas, más o menos comunes y dedicadas a aristas diferentes de la mente humana. En nuestra perspectiva, Vygotski más que ser el iniciador, o el ‘padre’ de la psicología cultural y remontarnos a lo que él dijo e hizo, debemos pensarlo como un referente común de quienes actualmente se dicen psicólogos culturales. Con esta idea admitimos que la psicología cultural no es una concepción monolítica de la mente humana, ni es uniforme; por el contrario es una perspectiva plural, diversa, híbrida. Plural porque abreva de diversas fuentes y toca diversas aristas del desarrollo; diversa porque hay líneas históricas de muy distinto origen que le dan sustento: la literatura, la historia, la antropología, la sociología; y, es híbrida porque después de la especialización científica no podemos sino valernos de dichas contribuciones que nos permitan entender mejor la vida de las personas y el mundo que crean, en el que viven y en el que luchan por vivir y sobrevivir con justicia y dignidad. Desde ya se advierte entonces que sostenemos que la psicología cultural es una disciplina social que se interesa por las personas en el mundo que les ha tocado vivir; que no podemos sino ensayar formas de comprender e interpretar lo que hacen, piensan, viven y sienten tales personas en su contexto sociocultural, y que al comprender e interpretar adecuadamente a las personas, se está en posibilidades de contribuir a su transformación. Estas y otras ideas serán objeto de consideración de este ciclo escolar de tercer y cuarto semestre en Psicología Cultural, que está contenido en el Área de Psicología Experimental Humana.

Este documento contiene las ideas principales que guiarán el curso de Psicología Cultural de tercer y cuarto semestres. Como es un ciclo anual, lo que se haga en tercero será parte indispensable y tendrá continuidad con lo que se haga en cuarto semestre.

En tercer semestre se persiguen los objetivos siguientes:

1. Los alumnos habrán de conocer la perspectiva de la psicología cultural dentro de la diversidad de opciones que existen en la psicología; sus aspectos Ontológicos, Epistemológicos, Teóricos y Metodológicos generales para reconocerla como una perspectiva única sobre el ser humano, un ser eminentemente social, que se hace humano haciéndose social e individualmente partícipe de su entorno sociocultural.

2. El marco de referencia anterior es condición teórica indispensable para reconocer la vida en sociedad y la vida cotidiana de las personas; las estructuras de práctica social de la que son parte y que les da su pertenencia y membresía; que les permite crearse una perspectiva sobre las mismas para mantener, promover y eventualmente cambiar tales estructuras. Los estudiantes, mediante ejercicios mentales y prácticos, pondrán a prueba la perspectiva de la psicología cultural y se pondrán a prueba a sí mismos. El reporte de estos ejercicios se hace por escrito (ver objetivo 6).

3. El semestre culminará con la preparación de un tema de investigación etnográfica, que en conjunción con su(s) participante(s) habrán de definir en su tematización, observación y problematización para comprender e interpretar (y eventualmente promover el cambio en) la vida de las personas participantes de dicha investigación.


Dichos objetivos están en continuidad con los objetivos formulados para cuarto semestre, que son los siguientes: 

1. Realizar el trabajo de campo necesario que permita una saturación de la información de las diferentes prácticas sociales en las que participa(n) la(s) persona(s), objeto de su trabajo empírico. Trabajo de campo que a la par que se recoge la información, se analiza para ir planeando la consecución del conocimiento subsiguiente que es indispensable y se anuncia en el trabajo realizado.

2. Es importante que la planeación realizada en el semestre anterior, vaya precisándose y agudizándose para que admita tanto la contextualización macroscópica como microscópica necesarias en la generación de los procesos psicológicos, por ello es indispensable que se tenga conocimiento de otras aportaciones metodológicas y teóricas sobre dicha temática. Lecturas indispensables que apuntalarán la teorización situada de la práctica específica que sea observada y que se pretende comprender e interpretar.

3. Los ejercicios teóricos y prácticos mencionados en el objetivo 2 forzosamente implican la escritura. Por lo cual, la generación de microtextos y textos necesariamente obligan a diseñar y desarrollar ideas por escrito que culminen en los géneros de escritura necesarios para el reporte final de la investigación teórico-práctica realizada.

4. Por último, el reporte comprende dos versiones: una extensa que servirá como culminación de lo realizado a lo largo del curso, es decir, de los dos semestres; la otra, compendiada, que sintetice la anterior versión. La primera será el objeto de la calificación final, que no es más que el resultado de todo el proceso. La segunda versión será para uso de la difusión de su trabajo de investigación y con una extensión no mayor de doce cuartillas incluyas figuras, gráficas, etc. y la bibliografía. Junto con estas dos versiones escritas se diseñará una exposición en Power Point que conjuntamente con el texto, lleven a expresar el manejo diestro de lo aprendido y expongan a sus demás compañeros, como parte de la difusión de su investigación.

En estos siete objetivos se contiene la intención pedagógica de los aprendizajes teóricos y prácticos de la psicología cultural; la disciplina, rigurosidad y consistencia del trabajo a realizar con las personas participantes; el cuidado metodológico y pragmático junto con la improvisación y creatividad que implican la práctica de la psicología cultural, que cree fervientemente en la generación teórica sustentada en la práctica; el respeto a los derechos y dignidad de los participantes, así como la necesaria problematización y cuestionamiento de su vida y la propia para el cambio social, fin primordial del espíritu de la psicología cultural.