Iglesia de San Julián

Volver al Indice

 

Descripción de la iglesia de San Julián que hace D. Benito Vicetto en 1854, en la revista Semanario Pintoresco Español.

(Sic)


La iglesia de San Julián del Ferrol está situada en el centro de la nueva población, entre esta y sus magníficos arsenales.

Es de un efecto tan pintoresco, que no solo por esto, sino también por su arquitectura, merecería este monumento un lugar en la esposición asrtístico-literaria , que desde el año de 1836 refleja en sus columnas todos los monumentos notables de la nacion; esta esposicion que se llama el Semanario Pintoresco Español.

A su frente tiene la iglesia parroquial de San Julián un atrio sumamente espacioso. Su elegante cerca, con asientos de sillería por la parte interior del muro, tiene tres entradas; una enfrentando el edificio, y las otras dos colaterales. Su pavimento está perfectamente enlosado; y sobre él y á pocas varas del pórtico de la iglesia, se eleva una gradería que termina en una meseta bastante ancha, y que se prolonga de estremo á estremo de la planta baja de su fachada.

Costituye la entrada de este edificio un magnífico vestíbulo de tres arcos de sillería, que corresponde á otras tantas puertas del interior.

Nada mas vistoso y de buen gusto que su arco céntrico con columnas entregadas y con frontispicio escarzano. Sobre él se admira un medallon con dos grandes ventanas, una á cada lado, para dar luz al coro: estas dos ventanas corresponden á los otros dos arcos estremos del vestíbulo. En ambos lados de este arco céntrico hay una pieza accesoria, cuyas esquinas, almohadilladas de la altura del frontispicio, dan al todo un armonioso conjunto. Estas piezas tienen una ventana que mira al frente, y sirven como de estribos y adornos, por medio de una gran escocia, á las esquinas altas y muy bien almohadilladas de la fachada, la cual termina en un frontispicio agudo, con una claraboya en su tímpano y una cruz de hierro dorado. Esta cruz tiene los remates piramidales en las esquinas altas de la fachada, y en las bajas de las piedras accesorias.

Esta fachada, tan primorosamente ideada como bien concluida, levanta en sus ángulos dos grandes torres de silleria que no pertenecen á ningun órden de arquitectura conocido. Estas dos torres gemelas se destacan en el espacio, vigorosamente esculpidas á ambos lados de la portada. De su planta paralelográmica se eleva un gran cuerpo hasta el nivel de la cornisa principal del edificio, y allí toma como una planta ochavada para elevar sobre ella un cuerpo en forma de sotabanco. Sobre este cuerpo, y siguiendo el mismo contorno, eleva otro cuepo muy alto, que tiene puertas rasgadas con balcones de hierro, terminado en una bóveda trasdosada y por otro cuerpo menor encima, del mismo gusto que el anterior, sobre el cual está el remate de cruz y veleta..

La planta de este edificio es cuadrada. Sobre su área se eleva un crucero con cuatro capillas, cubiertas con bóvedas baidas, y las naves del crucero con bóvedas cilíndricas.

La media naranja que se admira en el centro de la iglesia como una gran lucerna, se eleva sobre los arcos torales, y forma una grande y admirable linterna, cubierta con una bóveda esférica; todo ello pertenecía al órden compuesto con fases áticas sin pedestal, y con zócalo y festones en las volutas de los capiteles.

El interior del edificio, según los datos artísticos que adquirimos para su descripcion, está adornado en todo su controno con su correspondiente arquitrave, que sirve de cornisa general, y y sobre el un sotabanco del cual rompen los arcos y bóvedas principales. Todas las entradas de la capilla colaterales á la nave mayor, estan adornadas con los arcos é impostas que correspoden al órden que rige en la construccion del templo.

El altar mayor se halla cimentado sobre un presbiterio elevado con gradería frontal, y con una reja de hierro dorado alrededor. Su planta es un trapecio que presenta su lado mas prolongado al cuerpo de la iglesia, y el otro paralelo y mas corto á la espalda. Sobre sus cuatro ángulos se elevan otros tantos pedestales con las columnas correspondientes, pero aisladas, y los capiteles completos del órden. Corona el todo un arco de medio punto que tiene su centro en la altura del arquitrave con cestones y rosetones bien imaginados, compartidos por la vuelta y escocia que hace este arco en relacion al friso, y terminando todo en un átrio elevado y frontispicio agudo.

En el vano de las cuatro columnas y á la altura de la cornisa de los pedestales, se eleva sobre planta ochavada un tabernáculo de buen gusto con ocho columnas y cuatro frostispicios escrazados, sobre los cuales toma forma un remate caprichoso que termina en una cruz.

El interior de este templo es de un efecto sumamente agradable; la iglesia de S. Julian del Ferrol es tal vez la mas bella y elegante que se encuentra en España. Tanto esterior como interiormente, su arquitectura de buen gusto realza de tal modo este edificio, que pocos podrán rivalizar con él en esplendor y magnificencia: pero no en esa magnificencia hija de los tesoros, sino en esa magnificencia, hija de la grandiosidad del arte.

Empezó su construccion en 1763, y se concluyó en 1772. La ereccion de este monumento en el centro de la dilatada alameda del Ferrol, es una de las curiosidades monumentales de España, que hacen honor á su arquitectura. Visto desde el Campo del General, una altura que se prolonga á su frente, es un edificio que desde luego escita la atencion del viajero, y le hace conservar después la idea de su perspectiva entre los mas lisonjeros recuerdos arquitectónicos de su vida. Sencillo y grandioso á la vez, este templo impresiona agradablemente el ánimo y le predispone á las contemplaciones dulces y suaves de la religion que porfesamos.

Benito José Vicetto.

12 de febrero de 1854

Trancsipción de un fragmento del libro Recuerdos de un viage por España (Tomo 1) de 1863, donde se habla de la iglesia de San Julián.

(Sic)


La parroquia del pueblo que tiene por advocacion San Julian, y cuyo curato, que es de término, es presentacion del conde de Lemos, antiguo señor feudal de toda esta comarca, está situada en el centro del Ferrol nuevo, y fué acabada en 1772.
Forma su entrada un elegante vestíbulo de tres arcos de piedra de sillería, que corresponden á otras tantas puertas. La fachada, que es elegante, sencilla y suntuosa, está terminada por un frontispicio con una cruz de hierro dorado y varios remates piramidales, y tiene á sus flancos dos graciosas torres de sillería. La planta de toda la iglesia es cuadrada, y sobre su área se alza un crucero formado por cuatro capillas y uda espaciosa media naranja coronada por una elegante linterna. El interior es de muy buen gusto y espacioso; reina en él, asi como en el esterior, el órden compuesto.

 

 

 

 

 

 

 Grabado de la visita de SS.MM. Alfonso XII y Dª Cristina, a la Iglesia de San Julián el 21 de agosto de 1884.