(Sic) Plano del pavimento delas sepulturas del Campo Santo dela Villa del Ferrol

A: Puerta dela entrada

B: Semiterio

C: Campo Santo el que susiste capaz de 1045 sepulturas y 22 ydem de Parbolos

D: El Preoctado que compone 420 sepulturas y Juntas con las 1045. Sutotal son 1625 y 21 de Parbolos

1775: El ayuntamiento compra 3 ferrados de tierra (1650 metros cuadrados) en el barrio de Canido, en el lugar llamado "Ó Bacelar ", propiedad del cirujano de la armada D. José Cubeiro.

Coste del terreno: 300 ducados de vellón ( 3300 reales)

De forma trapezoidal, cerrado con tapias, la entrada estaba al Norte y disponía de un osario en el ángulo sudeste.

1625 tumbas para adultos y 27 para niños.

Fue el primer cementerio de Galicia que se construía en el extrarradio del núcleo urbano.

Ningún vecino de Ferrol quería ser enterrado allí, ya que la costumbre por aquellos tiempos, era ser enterrado en el campo sagrado de las iglesias.

Los menos pudientes se enterraban en las iglesias parroquiales por ser más barato y los "ricos" en el convento de San Francisco.

Es fácil deducir para aquella mentalidad, que el hecho de descansar lejos de una iglesia, no era una idea que la mayoría aceptase de buen grado.

Alguna familia habría que pensara que el difunto iría derechito al infierno si no tenía la protección del templo, otros tampoco estarían por la labor pues el cemeterio quedaba fuera del núcleo urbano, otros se negaban simplemente porque así se lo aconsejaba el propio cura de su parroquia (tengamos en cuenta que la iglesia cobraba por ser enterrado en el templo), y algunos otros por "el que dirán".

Lo cierto es que, bien por una causa u otra, los entierros en el nuevo cementerio fueron muy escasos en los primeros años.

1776: Pedro Piñeyro tiene el "honor" de ser el primer feligrés de la parroquia de San Francisco que se entierra en el nuevo cementerio.

De 1780 a 1784 según los libros de la parroquia de San Francisco, sólo 57 de sus feligreses habían sido enterrados en Canido y más de 1600 en los terrenos de su templo desde que se abriera el nuevo camposanto .


1801 : 17 de abril. La junta de sanidad del puerto de Ferrol prohibe los enterramientos en las iglesias, obligando a que todos los fallecidos se entierren en el nuevo cementerio.

1804: Como los enterramientos se siguen sucediendo en las iglesias , el 6 de febrero el Gobernador de Ferrol D. Diego Martínez proclamar un edicto notificando al público que todos los entierros se harán en el nuevo cementerio.

Se realizán obras de mejora en el cementerio, la ampliación del terreno para aumentar la capacidad, la obra de una calzada pavimentada desde la Puerta de Canido al cementario, la construcción de una capilla en un lateral, un alpendre y un crucero de piedra . (costo de 77.175 reales)

1805: se reserva una zona en el cementerio para los frailes del convento de San Francisco y otra para los curas de la parroquia de San Julián.

Se levanta una pequeña capilla.


1806: se compran 4 ferrados de terreno para ampliar el cementerio.

1807: se derriba la pequeña capilla y se levanta una nueva, costo 109.861 reales.

Se dictan las normas para el depósito y traslado de los cadáveres:

El fallecido se llevará al templo parroquial, desde allí se trasladará al cementerio a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Si el traslado se hace directamente desde la casa del difunto , se podrá trasladar al cementerio a cualquier hora , siempre que no sea por la noche.


1808: se construye una calzada pavimentada que va desde la puerta de Canido hasta el cementerio y se coloca una puerta de hierro en la entrada del campo santo. Costo de la puerta 17.042 reales.

1809: se losa el terreno que esta en frente de la capilla, se colocan pilas para agua bendita en la capilla y otras obras diversas.


1811: se construyen dos osarios y una espadaña para la campana de la capilla.

1813: Se prohibe el depósito de los cadáveres en iglesias o casas. Se obliga a que vayan directamente al cementerio, para evitar problemas de salud.

Es una norma que casi nadie llega a cumplir. y la gente sigue a realizar los funerales de cuerpo presente en la iglesia y se realiza el cortejo fúnebre llevando sobre los hombros el ataud abierto hasta el cemeterio.


1815 se construyen dos osarios más.

1825: Los cortejos fúnebres y los ataudes tenían un largo trayecto que recorrer. Salían desde la iglesia de San Julián, iban hasta la calle de Canido (hoy calle del Hospital) y por ahi subían hasta llegar al cementerio, ya que ésta era la única calle calle que llegaba hasta la Puerta de Canido.

Para que ese recorrido se haga más corto se prolonga la Traviesa de San Eugenio ( hoy C de la Coruña), llegando a ser conocida esta calle de forma popular como calle de los Muertos.

1834: hay una epidemia de cólera, eso lleva a que el ayuntamiento oblige a que los traslados se hagan de manera inmediata al fallecimiento y con el ataud cerrado. Después de darle sepultura podrán hacer el funeral en sus respectivas iglesias


1845: se disctan las normas de funcionamiento del cementerio .

1853: se establece un sistema de carrozas fúnebres para el traslado al cementerio.

Este servicio solicita hacerlo José María Fontela que a cambio de tenerlo en exclusiva y que esté libre de impuestos, se compromete a llevar gratis a los fallecidos que sean pobres de solemnidad.

El uso de este servicio no será obligatorio y los familiares podrán seguir llevando a hombros los ataudes como era la costumbre.

1861-64 : El ayuntamiento compra 7 ferrados de la zona de Bacelar y Cangrexeiras para ampliar el cementerio hacia el oeste, haciendo muro con lo que hoy es la calle Maiola. Pasando de los 1650 metros cuadrados originales a ser un cementerio de 9000 metros cuadrados


1864 : se construyen 54 nichos

1875: se separa con un muro y una reja de entrada la parte conocida como la zona "de disidentes" o "de protestantes", para enterrar a todas aquellas personas que no son de la religión católica, para cumplir con la norma de la Iglesia católica que negaba el entierro en cementerios católicos a todas las personas que no hubiesen vivido conforme a la religión católica (personas de otras religiones, suicidas, etc)

Hay que tener presente que Ferrol por su arsenal disponía de un buen número de extranjeros, en la mayor parte inglesa y de confesión protestante.

1906: se realiza una nueva nueva ampliación con una parcela de 500 metros cuadrados en la zona sudeste y se cosntruyen 42 michos.

1945: Se clausura el cementerio de Canido y se inaugura el nuevo cementerio en Catabois.


El lugar ocupado por el cementerio de Canido se utilizará para construir un colegio, el colegio homologado San Rosendo, que luego pasaría a ser el Instituto conocido como La Filial y hoy en día es el IES de Canido.

Los niños del colegio durante muchos años seguieron encontrando huesos de cadáveres cuando jugaban en el patio del colegio. Se ve que el levantamiento y traslado de cadáveres al cementerio de Catabois no se hizo muy a conciencia.

Descripción que hace de la capilla del cementerio D. Jose Baamonde y Ortega en su libro Album pintoresco del Ferrol. 1867.

(sic)

Al centro de la primitiva tapia del N del cementerio, que está situado en la parte mas N. tambien del barrio de Canido, se halla edificada la capilla, cuya descripción vamos á hacer.

Se entra al pórtico de ella y del cementerio, por una gran puerta de hierro á cuyos lados hay abiertos en la pared nichos con pirámides. La reja tiene atribuitos dorados alusivos á la triste mansión de los muertos.

En una lápida colocada sobre ella, se lée la inscripción siguiente:

Este es el lugar al que todo católico debe venir á meditar sobre la Eternidad, para aprender la importante y difícil ciencia de morir.

El frente del pórtico está perfectamente enlosado.

Sobre el ático en que termina la capilla, hay una gran cruz de piedra, á cuyo pié, tiene el anagrama formado por las letras P.X. , que significa Cristo.

El retablo del altar mayor, es de excelente trabajo de talla, obra del maestro ebanista D. Miguel Villarino, que lo construyó el año 1816.

En el centro del retablo, que está perfectamente decorado, hay un grande y magnífico cuadro al óleo, que representa la Uncion y entierro de Nuestro Señor Jesuscristo, con varias figuras casi de tamaño natural.

Esta notable obra, es una copia fiel sacada por el distinguido pintor y artista D. Agustin de Robles, de otro cuadro igual que hay en la Real Cámara, original del célebre pintor D. Rafael Méens.

Sobre la cornisa de este retablo hay una cruz con su sudario y á su lado vénse dos serafines; bella obra de escultura de tamaño natural, debida al maestro estatuario Don Francisco Senra.

En los ocho nichos que hay en las capillas, se ven urnas y cinerarias simbólicas de muy buen gusto, con las armas reales y las pontificales. Fueron construidas en 1825.

Tiene también esta capilla, una pintura que representa la imagen de la Virgen del Cármen con las ánimas del Purgatorio, la cual estuvo colocada, en la tapia del S. del cementerio, por privilegio otorgado á D. Pedro Espinosa, hasta el año de 1806.

Las obras de este templo, corrieron á cargo del arquitecto municipal Don Miguel Angel de Uria, y los planos de la Capilla y Cementerio, habian sido aprobados por la Academia de San Fernando.


Volver al Indice