Omecafi

La clase omecafi domina el mundo

Por Iván Jaime Uranga Favela

La ciencia ha precisado inventar palabras para describir fenómenos nuevos u objetos cuyas características ya no pueden ser descritas con el léxico existente, recurriendo a ingeniar palabras compuestas que terminan en el uso común y el diccionario, por ejemplo: modem, en inglés moduladotion-demodulation, modulación-demodulación en español; radar, palabra compuesta en inglés por radio detecting and ranking, es decir, radio detección y clasificación; sonar, sound navigation ranking, navegación por codificación de sonido; ufo, unidentified flying objet, objeto volador no identificado (ovni); quásar, quasi-estelar radio source, fuente de radio casi estelar; bits, binary digits, digitos binarios, etc.

¿Qué sucedería si a una mesa pequeña le llamamos silla? Seguramente nos produciría confusión, sin embargo, a veces en ciencias sociales es común llamar a un proceso social, un sistema o un fenómeno, con palabras que permiten la confusión. Cuando Marx llamó a los propietarios de los medios de producción y el capital burgueses, resulta que en los burgos habitaban otras personas que no eran ni capitalistas ni dueños de los medios de producción y, esa confusión, se ha prestado a muchas malas interpretaciones, que se subsanaron al llamarle al sistema hegemónico por ellos creado Capitalismo y a ellos capitalistas.

Estos productores de mercancías por medio de la división del trabajo, cuyos productos se intercambian por dinero en el mercado, dinero que hasta 1971 estaba respaldado por reservas de oro y, a partir de entonces, en alrededor de 30 años de progreso vertiginoso de las comunicaciones globales y los equipos electrónicos informáticos, perdieron la hegemonía, siendo dominados por una nueva clase social, que no le interesa administrar unidades de producción, que no le interesa arriesgar su capital en ser dueños únicos de una empresa, que prefieren que sus inversiones se encuentren dispersas en todo el mundo, en todos los ramos industriales y compartida la propiedad con otros inversionistas, porque en el mercado de la especulación predomina la ley del más fuerte y es normal que en el camino los débiles terminen arruinados. Ni siquiera los más poderosos de esta nueva clase social, en lenguaje coloquial, ponen todos los huevos en una canasta.

¿Cómo llamar a un grupo de seres humanos, criminales organizados, que mediante la especulación financiera global acumulan poder y capital por encima de todas las clases sociales preexistentes? De manera errónea se les llama capitalistas porque se les confunde con la oligarquía explotadora que dominó al mundo entero en un estadio anterior al desarrollo histórico. Tienen en común ser explotadores y acumular capital. Sin embargo, como explicamos en el párrafo anterior la acumulación de capital y poder tiene diferente naturaleza y, podríamos agregar, que el dinero ya no está respaldado por oro, sino por deuda y, esto es un cambio de paradigma. Esta clase social actúa de manera mafiosa, especuladora, canalla, desde los mercados financieros internacionales, se ha apoderado de las más importantes instituciones financieras creadas por el capitalismo. Esta clase social de manera perversa ha destruido, dominado y reducido a lacayos, a los capitalistas, su sistema económico, a los Estados-Nación capitalistas y su contradicción, los Estados-Nación socialistas. Es una clase social nueva, poderosa, selecta, 1% de la población mundial y por tanto, el diccionario de ningún idioma tiene una palabra que los identifique.


En todas las ciencias, incluyendo las sociales, los términos o palabras que describen un objeto, un proceso, un grupo de la sociedad, un fenómeno, etc., requieren ser muy precisos. Los niños de secundaría se reirían si un biólogo llama a una bacteria protozoario, lo mismo harían los niños de primaria si el profesor llama vidrio a un espejo, cuando el baño de plata reflejante de imágenes cambia completamente la naturaleza del vidrio y lo convierte en espejo. Ejemplos de cómo las palabras describen de manera precisa lo que ocurre en el mundo sobran, mientras, en el lado contrario los cómicos y bufones nos divierten haciendo un uso torcido de ellas. En México hay unos mamarrachos, con una agil “inteligencia” y capacidad de reacción, para el uso torcido de las palabras llamados albureros.

Por esta razón, después de revisar las palabras comunes que mejor describen a este poderoso 1% de la población mundial los llamé OMECAFI en base a:

1.  (O) Son una oligarquía en función de la descripción que los antiguos griegos hacían del gobierno de unos pocos negativos y degenerados.

2.  (M) Su comportamiento es de una clase especial del crimen organizado, que imponen su ley mediante la amenaza y violencia, es decir, mafiosos.

3.  (E) Son especuladores en la acepción económica del término, se benefician de cualquier conocimiento que les permite lucrar comprando y vendiendo bienes sobre todo intangibles como: percepción, emoción, rechazo, esperanza. El especulador puede ganar o perder, finalmente no deja de ser una apuesta a que ocurra un suceso.

4.  (Ca) Son canallas en el significado que tiene la palabra en español, personas que merecen desprecio por ser bajos y ruines.

5.  (F) Son financieros precisando para vivir, de manera coloquial como el pez al agua, del mercado de capitales, es decir, las bolsas de valores. El financiero invierte en actividades productivas o bien intangibles, sin administrarlas directamente, a cambio de un beneficio, pero también un riesgo.

6.  (I) Son internacionales ya no tienen patria, su único límite es el mundo, a través de las modernas redes de comunicación y poderosas computadoras puden invertir en activos e intangibles de empresas, materias primas, recursos energéticos y bonos de gobiernos de cualquier parte del planeta. Son internacionales totalmente, en contraste con las otras clases sociales que siguen divididos, pensando en términos de aldeas, países y fronteras.

Hace siglos que existen los usureros, los explotadores y los mafiosos, sin embargo, los OMECAFI, son una clase nueva de los tiempos recientes, fruto del desarrollo de las comunicaciones electrónicas, las transacciones bancarias globales vía cable, fibra óptica o satelital, el dinero de plástico, el dinero virtual, la posibilidad de mover grandes capitales a miles de kilómetros en segundos, los paraísos fiscales y la revolución provocada por el desarrollo de las tecnologías informáticas y las grandes computadoras, llamadas súper-computadoras. La oligarquía mafiosa especuladora canalla financiera internacional, no necesita tener patria, tiene posibilidad de desplazase a varios continentes en un mes. Aunque existieron de manera embrionaria durante épocas anteriores algunos rasgos que los caracterizan, estos engendros sociales son fruto de la modernidad, cuyo desarrollo anterior a la época actual hubiera sido imposible.

Es del dominio público que el 1% de la población mundial en su afán de incrementar sus ingresos monetarios, ha desatado una escalada a nivel mundial para apropiarse de los recursos naturales del planeta, privando al 99% de la población mundial hasta de lo más elemental. Estando la energía y agua en la base de todos los procesos que sostienen la vida en el planeta, se han convertido en el objetivo prioritario de este 1% de la población mundial (OMECAFI). Estos aspirantes a semidioses, para incrementar su poder sobre el resto de la humanidad y todas las especies que habitan el planeta, pretenden apropiarse de todos los recursos naturales, energéticos y agua incluidos, para convertirlos en mercancía y lucrar con ellos. Una decisión de los OMECAFI puede destruir millones de hectáreas de bosque, contaminar ríos, lagunas mar, desaparecer miles de especies.”

Representan un verdadero peligro para la humanidad y todas las especies vivas del planeta, no necesitan proponerse destruir el hábitat, en la mayoría de los casos, ni siquiera tienen conciencia del daño que provocan, porque al estar diluida la propiedad, también lo está la responsabilidad, incluso algunos se exhiben como ecologistas y dan conferencias sobre el cuidado del medio ambiente, mintras sus agentes de bolsa invierten en minas de cielo abierto, cultivos transgenicos, empresas químicas de insecticidas prohibidos, desarrollos turísticos destructores de reservas ecológicas, manglares, bancos de coral, pozos petroleros y minas de carbón. Si les permitimos, destruirán el planeta sin apenas darse cuenta. Es probable que los nombres que aparecen en el tablero de la bolsa de valores no reflejen las actividades más nocivas de los grupos empresariales, mucho menos si algunas de estas empresas se encuentran operando con otros nombres a miles de kilómetros o tan cerca que ellos mismos son afectados de alguna forma.

Las fortunas acumuladas por los OMECAFI son considerables, acrecentarla no modifica de ninguna manera sus condiciones de vida, son seres humanos con una autoestima tan baja que necesitan sentirse poderosos y desgraciar millones de vidas, asesinar por hambre a millones, desaparecer las prestaciones sociales de los trabajadores de países enteros y provocar desempleo en el resto, para proclamar al mundo entero su superioridad. En lenguaje popular “no pueden ver ojos en cabeza ajena”, de allí que los llamemos canallas. Para lograr sus fines, tienen secuestradas a las más importantes instituciones financieras internacionales, FMI, BM, OCDE, Reserva Federal y Bancos Centrales de los principales países. Usan como mercenarios al ejército del país más poderoso del mundo o de países más pequeños, prácticamente nadie que viva de la milicia o la policía puede resistir su poder corruptor. Mientras por la misma vía corrupta usan como esbirros a los políticos de cada uno de los países del mundo, aunque afortunadamente no todos. Ahora están creando empresas privadas con soldados mercenarios para librar guerras localizadas de exterminio. También, bajo su mandato, se están creando cárceles privadas, modernos campos de concentración, negocios dónde pueden obtener ganancia por dos vías: la esclavitud de los presos y el pago de servicios sufragados con los impuestos ciudadanos.

Es obvio que el poder de los OMECAFI, estigma de la humanidad, avanza y solamente podrá ser detenido por la organización de todos los pueblos de la tierra. Ninguna clase social oligárquica en el pasado ha concentrado mayor poder que esta. Esta organización tendrá que ser amplia, del 99% de la población mundial, es decir, de todas las clases sociales opuestas o explotadas por los OMECAFI,  dónde están incluidos los capitalistas sobre todo los arruinados y los que sobreviven endeudados con la Banca. El sistema económico-social capitalista está en proceso de desaparición total, no regresará, como no regresará el socialismo real al estilo URSS.

Posiciones puristas y radicales tendrán que ser desechadas, todos los sistemas sociales anteriores desaparecerán hasta tener una presencia marginal en el mundo, por el momento, la humanidad en busca de su supervivencia y el mantenimiento de los sistemas naturales que sostienen la vida en el planeta, deberá organizarse a nivel mundial, desechando egoísmos y mezquindades, acogiendose al arma más poderosa de los pacíficos: el amor al prójimo como a si mismo, único mandamiento de Jesús.

Esta es una cruzada que está por encima de todos los esfuerzos individuales, es una campaña que está por encima de los seres humanos como especie, porque del éxito depende la vida de todas las especies del planeta. La clase omecafi, el 1% de la población mundial, tiene bajo su control las armas de destrucción masiva, la amoralidad y la capacidad de producir un daño irreversible a la biósfera del globo. Por irreal que parezca la lucha deberá ser pacífica, con millones de pequeños actos de resistencia por todo el mundo.

El análisis de los sistemas por medio del pensamiento lineal nos ha anclado en llamar a la hegemonía mundial actual Capitalistas y muchos permanecemos luchando contra el capitalismo, haciendo el favor a los omecafi beneficiarios de los despojos del sistema anterior e incrementando su poder omnímodo. El pensamiento sistémico nos permitirá incidir en todos los puntos débiles del sistema Omecafi y erosionar su poder. Identificar al enemigo y ponerle nombre es fundamental, en lenguaje coloquial popular cuando se lucha con un enemigo no identificado y se tiran golpes al azar, se dice: “estar dando palos de ciego”

Las fuerzas sociales progresistas de algunos países ya entendieron quien es el enemigo, pero no le habían puesto nombre. Por eso es importante ponerle nombre y caracterizarlo lo mejor posible, para que los pueblos del mundo puedan unirse contra el enemigo común. Sistemas con poder extraordinario, cuando se produce un pequeño disturbio en alguno de sus componentes, entran en resonancia, se precipita una decadencia en otros componentes y se autodestruyen. Por eso es una verdad afirmar que “el aire producido por las alas de una mariposa en la Amazonia, puede provocar un gran huracan en el Caribe”.

¡LAS PALABRAS SI IMPORTAN, no es poca cosa definir e identificar perfectamente al enemigo actual de la humanidad! ¡HAY UNA TAREA DE DIFUSIÓN ENORME, EMPEZAR AHORA ES CRUCIAL!

Conclusión

Los capitalistas abrumados por la pérdida del poder y anclados en la gloria pasada, difícilmente aceptarán que el poder que perdieron no volverá, de igual manera les paso a los señores feudales, seguían soñando en princesas, caballeros y el dragón. En México, películas como “Los valses venían de Viena y los niños de París” y “A que tiempos señor Don Simón” sostuvieron la ideología de una época que no volvió más.

Los marxistas dogmáticos, que aplican el pensamiento de Marx de la misma manera que los religiosos la Biblia, seguirán esperando a que la clase proletaria se organice y derribe al Capitalismo. Lo cual dadas las circunstancias no sucederá jamás. Si aplicaran la dialéctica y el materialismo histórico, descubrirían asombrados que el poder de la clase capitalista esta en franca declinación. “Dios perdona, pero el tiempo no” Diría Juan Gabriel, la rueda de la historia giró, inexorablemente, en proceso de pérdida de la propiedad privada de los medios de producción capitalista y el dinero soportado por deuda circulando a la velocidad de la luz y almacenado en los discos duros de las computadoras bancarias, el capitalismo declinó para no volver a ser hegemonía mundial, subsistirá de manera marginal, en proceso de extinción, de manera parecida al feudalismo, solamente que su duración será más corta, porque las comunicaciones viajan a la velocidad de la luz y pronto en todos los rincones de la Tierra, los omecafi a través de la usura (deuda) dominarán, si no es que ya lo hicieron.

Los ideólogos de los omecafi, ¿por qué no aceptan que vivimos un nuevo sistema social?, mientras menos gente este enterada de quien ostenta el poder, mejor, que el grueso de la población siga denostando a los capitalistas, mientras las propiedades y el poder pasan a las manos de los omecafi, para que molestarse en proclamar al mundo la gloria de su poder, si de todas maneras, todos los días en todos los puntos cardinales, imponen su poder a través de los organismos financieros internacionales.

A ras de tierra, los movimientos sociales se han dado cuenta quien es el enemigo de la humanidad, por eso se habla de el 99% del género humano, enfrentado al 1%. Pero era muy importante ponerle nombre, ese 1% son los omecafi (oligarquía mafiosa especuladora canalla financiera internacional). Para que no se siga cometiendo el error de llamarlos neoliberales, pues una clase social no puede llevar el nombre de una doctrina sofista, que pregona la libertad individual y los mercados libres a la competencia. Cuando la realidad la desmiente todos los días, la Omecafi monopoliza el mercado con empresas multinacionales altamente automatizadas y financiadas por deuda emitida en las bolsas de valores. Utiliza también, la violencia y suprime todas las libertades individuales como en Chile, Afganistán e Irak, por sólo poner algunos ejemplos. 

Importante recalcar que el 1% omecafi, en su afán de acumular riqueza, muchos de ellos ya perdieron su capacidad de saber exactamente de que son dueños, las especulación y los cambios de las inversiones a mercados más seguros, los obligan a vender y comprar acciones, títulos de deuda de países y, en un momento dado, no tener conciencia de dónde se encuentran sus inversiones. A veces pueden estar a miles de kilómetros, al otro lado del mundo, en lugares que no conoce y que no conocerá jamás, emitiendo contaminación en ríos, deforestando, acabando con ecosistemas marinos, etc., sin ser conciente de ello. Los dineros de algunos omecafi ecologistas pueden estar apoyando el daño al planeta y ellos por otro lado promoviendo inversión de conservación. Esta es la gran paradoja. Por eso el 99% de la humanidad no podemos quedarnos quietos en espera que el 1% destruya el planeta, porque el problema es del sistema. Este sistema, si lo permitimos destruirá al planeta, bajo la actuación egoísta, mezquina, consciente e inconsciente de los omecafi.La figura muestra el rompecabezas resuelto.


Las necesidades del Ser humano

Los seres humanos después de satisfacer todas nustras necesidades básicas, podemos seguir como los omecafi y algunos otros que no se les puede llamar omecafi, pero que son igual de dañinos, seguir acumulando riqueza cuyo disfrute está por encima de nuestra dimensión humana, ser dueños de casas que nunca vamos a habitar, acumular dinero que nunca, ni nosotros ni nuestros descendientes les alcanzara la vida para gastarlos. En el lado contrario, producir pobreza, desesperación, dolor, crimen en el 99% de la población. ¿Cuál es el soporte moral de este proceder? ¿Necesidad de sentir que somos apreciados por nuestras posesiones? ¿Por qué nos sentimos poca cosa y necesitamos sentirnos grandes por lo que poseemos?

Un omecafi tiene capacidad de arruinar a un país, hace poco se aseguraba que George Soros estaba especulando desde la bolsa de valores de Londres contra España, la realidad es que España quebró y millones de españoles quedaron sin trabajo y muchos viviendo en la indigencia al perder su casa. ¿Se dará cuenta Soros de las consecuencias de sus acciones? ¿Requiere Soros el dinero que ganó y en qué lo va a gastar?

Ahora ya se dieron cuenta que los omecafi pueden destruir a la humanidad y la vida en el planeta. No hay conciencia, hace mucho que sus mentes torcidas perdieron su dimensión humana y pueden atentar contra sí mismos, no tienen autoestima y por consiguente amor al prójimo. De allí la importancia de identificarlos perfectamente y aislarlos de ser posible en un manicomio, sueltos son demasiado nosivos para la supervivencia de los seres vivos en el planeta. Ni en las historietas de Batman o Súper Man pudieron imaginar rufianes con estos perfiles diabólicos.

Aunque no tienen futuro, están condenados a la extinción, pueden tener tiempo para destruir la vida en el planeta, por eso la urgencia de que el 99% de los 7mil millones de seres humanos, tomemos conciencia y detengamos el daño que están provocando.

El no a la destrucción de los bosque por la agricultura transgénica y la simbra de especies vegetales para los biocombustibles; no a la minería a cielo habierto; no a la construcción de desarrollos turísticos o habitacionales en reservas de bosques, marinas, manglares y arrecifes coralinos; no a la privatización del agua sosten de la vida silvestre y humana.

Es una constante en todo el mundo que la generación de energía sea la industria más contaminante después del transporte. Sin embargo, es un gran negocio y a través de él se pueden depredar recursos naturales y contaminar el aire y el agua. El 99% tendremos que estar vigilantes de los estudios de impacto ambiental y hacer el recuento de los daños a su alrededor, gaseoductos, oleoductos, desechos gaseosos, sólidos y líquidos.

Si existe futuro para la humanidad, pero depende de nuestra organización y de la resistencia pacífica que logremos oponer a la depredación que provocan los omecafi a través de los mercenarios seudo empresarios a sus servicio, tenemos que detener el negocio de la depredación de los recursos naturales.

¿Por qué la resistencia pacífica?

Los omecafi pueden reprimir y hacer guerras de exterminio en cualquier parte del mundo, ni siquiera necesitan utilizar al ejercito mercenario más poderoso del mundo, con los propios ejércitos de los países, a través de la corrupción de sus mandos, pueden aniquilar cualquier resistencia violenta. Entonces es cuando la resistencia pacífica se vuelve un arma letal, porque provoca la solidaridad y pone todos los recursos de la ley de nuestro lado.

Hasta ahora varias luchas de resistencia pacífica han logrado detener verdaderos ecocidios en Baja California Sur, México (Cabo Pulmo), Wirikuta y en otros países como Chile los territorios Mapuches, en Argentina el rechazo a las siembras de trasgenicos y minas a cielo abierto. Dónde la solidaridad internacional a ha jugado un papel determinante. Nos falta avanzar mucho más, pero estamos en ruta. Los jóvenes de #Yo soy 132, los Indignados de la Plaza España, los estudiantes Chilenos, los protagonistas de la Primavera Árabe, los Ocupas de Wall Street y cientos de movimiento mas, estan diciendo prohibido rendirse, un mundo mejor es posible, con un humano mejor amoroso y solidario en todos seres vivos del planeta.

Tenemos que aprovechar que somos el 99% y que no hay prácticamente ninguna clase social por prepotente que se sienta, con excepción de los omecafi, que no pertenezca al 99%, somos la humanidad entera, pero hay que organizarse, convencer a los desorientados, muchos esbirros y mercenarios al ser desechados por la omecafi terminarán de nuestro lado, la organización a nivel mundial es fundamental. Cuando uno de los pueblos más resistentes del mundo (México) se levanta, es que una Revolución Mundial está en puerta, así ha ocurrido en los útimos dos siglos.

El dinero que está soportado por deuda, al desaparecer, desaparecerá la deuda, el 1% de los seres humanos se aruinará y perderá su poder, mientras el 99% de la población mundial recupera su libertad coartada por la deuda. El pueblo de EEUU es el más endeudado del mundo y le siguen haciendo creer con los medios de comunicación, que es la hegemonía mundial, bueno, ni siquiera tiene ya el poder de elegir presidente, el cual es puesto por los cárteles de la guerra. La corrupción ha alcanzado a todos los congresistas, los billetes del dinero deuda los emite una institución privada la Reserva Federal y los mandos de su ejército obedecen al presidente espurio en turno.

El pueblo de EEUU lejos de ser enemigo es un amigo, siendo el más beneficiado de la desaparición del dinero deuda, será en que al entender su verdadera posición en esta revolución en puerta, incluso, será protagonista destacado. La rueda de la historia sigue girando y hasta ahora ninguna oligarquía a podido detenerla. La propiedad colectiva avanzó y no se necesito el sistema socialista, como nunca antes en la casa habitación, en los inmuebles de oficinas, los hoteles y tiempos compartidos, las empresas al cotizar en la bolsa de valores colectivizaron su propiedad y trasparentaron su administración, el capitalista hoy, en el mejor de los casos es administrador de la empresa antes suya, una especie de esbirro a las órdenes de los especuladores de la bolsa, tiene que dar resultados, en caso contrario será depuesto por el consejo de administración que ya no controla. Aunque se dice que las empresas que cotizan en la bolsa de valores son públicas, el dinero especulativo que controla las acciones está en manos de la oligarquía mafiosa especuladora canalla finaciera internacional, sólo que a ningún especulador se le ocurre ser propietario único de una empresa, en lenguaje popular “no pone todos los huevos en una sola canasta” cuando tienen miles de opciones para invertir y promediar el riesgo y la rentabilidad.

Ċ
Jaime Uranga,
11 ago. 2012 5:24
Comments