SEMBLANZAS Y DOS POEMAS

XOSÉ LUÍS MÉNDEZ FERRÍN

Farruco Sesto Novás (Vigo, 1943) é o ministro de cultura do goberno de Venezuela e teórico principal do chavismo. Esta semana pasada estivo en Mondariz para falar de política latino, ibero ou hispanoamericana: como lle queiran chamar. Poucos oradores dos que interveñen en acontecementos culturais nos salóns daquela estación balnearia coñecen tan ben como Farruco a historia da empresa dos Peinador, ligada ao proceso político e intelectual do nacionalismo galego. El é fillo de Xosé Sesto, galeguista pontevedrés establecido na posguerra en Vigo, que lle transmitiu aos seus fillos a tradición ideolóxica do patriotismo galego coa figura de Alexandro Bóveda e dos fusilados como centro sentimental e norte político.

Por parte da súa nai, Farruco é neto do pedagogo Juan Novás, que, lonxevo, representou durante moitos anos a continuidade histórica entre a Sociedad Arqueolóxica, estudada por Angel Núñez Sobrino, e o Museo de Pontevedra que a sustituiu e continuou para ben. Farruco e o seu irmán maior, Xosé Ignacio, continuaron nas súas vidas nas actividades artísticas e no pensamento, aquel galeguismo herdado e o acomodaron as necesidades do mundo contemporáneo. Os Sesto, en Caracas e nos anos sesenta, integráronse nas empresas políticas e culturais das que un Celso Emilio Ferreiro hiperactivo era motor eficiente: a Agrupación Nós, a Padroado da Cultura Galega, mesmo algúns na UPG. Segundo relatan Carlos X. Díaz Martínez e Luis González Blasco, responsabeis internacionais nun tempo da UPG, Farruco asumiu a representación deste partido en Venezuela cando Celso Emilio regresou a Galicia e a España, ou sexa a Vigo e a Madrid, definitivamente. No 1967 Farruco Sesto Novás diuse a coñecer como excelente poeta en galego Da Fouce e da Estrela que afondaba en varios frentes de renovación formal sen perder de vista a función social e política da literatura. Sempre marxista, Farruco Sesto Novás é un dos artífices, teóricos e prácticos, da fusión contemporánea entre patriotismo -venezolano, latinoamericano e galego- e revolución socialista. Degradado o seu partido -Causa R.-, foi un dos animadores principais de Patria Para Todos, unha das ancoraxes máis firmes do actual proceso democrático socialista, pacífico e anti-imperialista que vive Venezuela. Por que soy chavista é un texto no que se representa con perfección literaria e con fondura de pensamento o que é e seguramente vai ser a revolución bolivariana en Venezuela e en Latinoamérica. Como poeta, en galego e en castelán, Farruco é autor dunha longa e abastada obra que a Galicia e a América literarias admiran. Na súa actividade como profesor, teórico e práctico da arquitectura, Farruco Sesto Novás é seguido así entre nós como no continente no que vive e traballa. É un exemplo vivo de como é posíbel ser patriota venezolano e patriota galego ao mesmo tempo e sempre na dimensión internacionalista na que respira o marxismo. Por onde pasa Farruco Sesto, a propaganda, a manipulación, a insidia diseminada polo Imperio volatilízanse en contacto coa súa palabra sobria e liberadora. Así ocorreu esoutro día en Mondariz, segundo me comentan.


***Caraqueños: conoced a vuestro ministro para la reconstrucción!

Los párrafos que transcribo abajo son tomados del blog Con Farruco. Nos ofrecen una buena semblanza del nuevo ministro para la reconstrucción de Caracas. Estos extractos, un poco al azar, revelan una personalidad que matematicamente pudiera expresarse así:

Farruco Sesto = 20% Francisco Arias Cárdenas+ 10% Carlos Escarrá + 27% Isaías Rodríguez + 19% Tarek William Saab + 13% Jorge Giordani + 11% Darío Vivas

Fórmula donde Arias Cárdenas representa el jalabolismo fino, Escarrá el jalabolismo ordinario, Isaías Rodríguez el cinismo, Tarek Saab la avasallante cursilería y Jorge Giordani el desvarío de quien cree que se la está comiendo. El porcentaje de Darío Vivas es por lo del fanatismo.

Esta es la mini-antología de Farruco:

“Al intenso proceso que logra y profundiza los cambios en el menor tiempo posible le llamamos Revolución. 
La nuestra, a la que denominamos Revolución Bolivariana, quiere hacerlo en paz, sin violentar el estado de derecho, pero con la decisión vital de llevar adelante este proyecto de emancipación.
Para eso usa la ley, se apoya en los mecanismos democráticos y, sobre todo, apuesta al desarrollo de la conciencia….Consiguió un extraordinario líder para dirigir ese proceso que se llama Hugo Chávez”.
Como les pareció eso de que no violentan el estado de derecho?
************
“en la Venezuela Bolivariana, al alistarnos en la Revolución nos sentimos absolutamente libres.
Nadie nos fuerza a ello. No somos prisioneros de ningún interés material”. 
Como les sonó esto de no desear ningún interés material?
**************

“¡No nos conformemos con lo que ya logramos! ¡Declarémonos en permanente vigilia, porque el avance de la Revolución depende mucho de cada uno de nosotros!
Tal como lo dice el Comandante Presidente: ¡Mantengamos la pulsión hacia los objetivos!”
***************
“Chávez [dice] que Fidel acepta ser cristiano en lo social.
Me empato en esa. Yo soy cristiano, por todas esas razones: la cultural, la ética, la social. Más cristiano, por cierto, que muchos obispos y cardenales servidores de la burguesía y que tantos y tantos señorones escuálidos de los de misa dominical.
Más allá de las creencias personales de los revolucionarios, este proceso es cristiano en lo cultural, en lo ético, en lo social, en lo humano.
La contrarrevolución no. Ella es antipáticamente insolidaria, egoísta y, por lo tanto, ajena a toda espiritualidad”. 
Puede reconstruir alguien que habla así?
********************
“Me han enviado las [fotos] de los niños con Chávez. Fue también como una lluviecita de niños que uno, detrás de otro, fueron coleándose hacia el gran escenario donde sucedía el acto. Al principio los miembros del equipo de seguridad del Presidente les impedían el paso. El mismo Chávez hizo que los dejaran pasar. Instantes memorables.
Reseño también fotográficamente el momento en que se canta La Internacional. Lo hace Amaranta con su espléndida voz y muchos de los presentes la siguieron con el puño en alto. No tengo la foto de Amaranta, pero la que llegó recoge ese momento en el presidium. El puño que significa para los trabajadores, según leí alguna vez, estar “todos unidos como los dedos de una mano”. Arriba parias de la tierra, en píe famélica legión, atruene la razón en marcha, es el fin de la opresión. Ese himno, cantado en todas las lenguas del mundo, ¡Qué hermoso suena en la sala Rios Reyna!”
El tipo jala y se guinda. Y lo de la Internacional en el Rios Reyna? bastante cursilón….
******************
“Ayer, por ejemplo el querido Embajador de Cuba Rogelio Polanco me envió un ejemplar del nuevo libro de Fidel, titulado “De la Sierra Maestra a Santiago de Cuba, La contraofensiva Estratégica” ¡Que gran libro y qué hermosa edición!. Ahora me toca andar mendigando horas nocturnas, para poder entregarme a su lectura….Ando desesperado por leerlos. ¿Qué hago?”
Bueno… leé! deja la desesperación.
******************
“Leer es un placer inmenso. 
Por eso me identifico tanto con el Presidente Chávez, cuando expresa su amor por la lectura. No hay programa de televisión donde él no tenga a su alcance uno o varios libros y lea un párrafo o haga algún comentario de su contenido. 
Con ello, se ha convertido en el gran promotor de la lectura entre nosotros, Ello es innegable. Hasta los escuálidos tienen que reconocerlo…..el Gobierno Bolivariano ha editado libros como nunca antes nadie en la historia de Venezuela”. 
Se guinda y se balancea, como Tarzán.


Farruco Sesto: «Escribir en gallego fue una decisión política, no literaria»

Espiral Maior reúne la obra poética del emigrante de Vigo

Rodri García A CORUÑA 21/1/2011

«Galiza nai e lume das asas destemidas, / Galiza nai e día dos eternos meniños, / terra xeitosa e queda facedora dos ventos». Así empieza el poema Terra nai, que Francisco de Asís Sesto Novás (Vigo, 1943) escribió en su poemario Esperanza. Eran versos escritos en Venezuela, un país al que llegó en 1962, «toda una vida», apuntaba ayer antes de la presentación en la Real Academia Galega de su libro Pequenos encontros, as marcas deixadas. Obra poética reunida (1967-1995), en Espiral Maior. Yolanda Castaño indicó que dedicó dos años a recopilar, poner al día y recuperar la obra gallega de Farruco Sesto, nuevo académico correspondente de la RAG. El editor, Miguel Anxo Fernán-Vello, recordó que de los nueve poemarios que recoge el volumen «dous son inéditos». Díaz Pardo, Xosé Manuel Beiras, César Portela y un grupo de académicos asistieron a la presentación de una obra que prologa el presidente de la RAG, Xosé Luís Méndez Ferrín.

?Luar na Lubre canta sus canciones, Espiral Maior le publica un libro, la RAG lo nombra académico: mantiene mucha relación con Galicia, ¿no?

?Mantengo una relación espiritual con Galicia, pero mi vida es Venezuela. Galicia sería la madre y Venezuela la mujer, la amante, la esposa, el amor. Llevo allí desde el año 62.

?¿De cuándo son estos versos?

?Son desde el año 67, del primer libro que yo edité, con prólogo de Celso Emilio Ferreiro, que me ayudó a hacerlo en una maquinita...

?¿Ciclostil?

?Si, sí, ciclostil. Y van hasta el año 1995.

?¿Los escribió aquí o allí?

?Allá, sí. Fue una decisión política, no una decisión literaria, Escribir es una decisión de vida, del alma, pero hacer el esfuerzo de escribir en gallego era una manera de relacionarme con aquella Galicia que yo dejé bajo una dictadura.

?Ha dicho alguna vez que sin poesía no hay revolución...

?La poesía es revolución y la revolución es poesía. Una revolución es un trastocar la realidad que es la esencia de la poesía: ver la realidad con otros ojos. El hecho poético es decir una verdad o presentar algo, pero trastocando las imágenes para tener más efecto. Y una revolución que intenta transformar la realidad, porque no le gusta, en sí misma es un hecho poético. Y si es pacífica y democrática, más poética.

?¿Hay alguna temática común en esta poesía reunida?

?Están los grandes temas de siempre de los poetas: el amor, la vida, la muerte, la vida cotidiana.

?Algunos son inéditos, ¿no?

?Salvo Isolda, que fue editado con un prólogo de Basilio Losada, lo demás son ediciones de cien ejemplares que yo enviaba a los amigos. Hay alguno inédito que no se publicó nunca y otros de ediciones muy cortas.

?Celso Emilio, Basilio Losada... ¿Tuvo mucha relación con las gentes de la cultura gallega?

?Y con Méndez Ferrín, con César Portela, en otro ámbito...

?Claro, usted también es arquitecto. ¿Ejerce o no?

?En este momento, soy ministro de Estado para la reconstrucción urbana de Caracas, además de ministro para la Cultura.

?¿Qué supone ser académico de la RAG en Venezuela?

?Creo que no tengo méritos suficientes en el manejo de la lengua. Tal vez un mérito que vio la Real Academia gallega es que alguien que emigra casi de niño haga este esfuerzo por mantener el hilo a través de una creación literaria. No soy gallego hablante.

?Le escribió a Serrat para aclararle lo ocurrido con el concierto de Alejandro Sanz. ¿Le respondió?

?No... [risas]. Pero quedó tranquilo. Estaba mal informado.

?¿Cómo lleva las críticas a su gestión cultural?

?La crítica no es cultural, es política. El sector que rechaza los cambios hace crítica a todo lo que sea. No lo tomo como una crítica ni personal, ni cultural, no tienen muchos argumentos.

«Galicia sería la madre, pero Venezuela es la mujer, la amante, la esposa»


DOS POEMAS Y UN PROLOGO
UNA PUERTA
Una puerta
se cierra
y la verdad se queda adentro.
una verdad que no es ley
severa, ni argumento,
ni puede ser comprobada
jamás.
Una verdad a la que le gusta
estar encerrada en un aposento
secreto.
Donde amor duele.
Donde sólo su dueño
sabe
de qué se trata todo.
Una verdad que se diluye
en el espacio de un recinto
y se mimetiza con sus paredes
para pasar desapercibida.
y si ese espacio es el corazón,
y si la, puerta es la voluntad,
y si la verdad se queda adentro,
entonces no hay nada. que ver,
nada que saber.
Ni asunto alguno para escribir
un poema.
                                                                              
UN VASO
Un vaso
Del que alguna vez bebimos juntos,
no contenía agua, ciertamente,
ni tampoco cordura.
Tal vez contenía tu cuerpo
tal vez el mío,
disueltos en un poema perfecto.
 

Prologo del libro
Confieso que todavía hoy, después de tantos años de convivencia conmigo mismo, no entiendo muy bien el proceso mediante el cual, para aumentar mi capacidad de concentración en una reunión de trabajo, dejo la mano que vaya a donde quiera con una pluma en ristre.

Pareciera que ambas actitudes, la concentración en la idea y la navegación interior sin rumbo por medio de la línea, están relacionadas y se refuerzan una a la otra. Alguien más sabio que yo tendría que explicarme las razones profundas de que eso sea así.

Mientras la cabeza está absolutamente pendiente de lo que se habla, la mano anda por ahí haciendo de las suyas entre los papeles, inventando mundos, personajes, situaciones, deshilvanando la poesía de las formas, averiguando verdades por su cuenta sin consultar a nadie, destruyendo mitos o reforzándolos. Es extraño. Sé que no soy el único al que le ocurre. He visto a muchas personas haciendo espirales, cruces, rostros, laberintos, mientras se concentran, por ejemplo, en una conversación telefónica.

Ahora recojo algunos de esos dibujos y los enhebro aleatoriamente como un collar de cuentas desiguales entre las páginas de este libro. Lo hago con la ayuda del extraordinario talento y voluntad de ese buen camarada que es Emilio Gómez, a quién le agradezco en el alma su generosa participación. Ilustro los dibujos con unos poemas, para que la palabra no se sienta celosa y no me retire su saludo. Y eso es todo.

Lo demás es pedir que sean benévolos con el resultado. Y que, en todo caso, lo disfruten.

Farruco Sesto
Venezuela 2006

Os poemas secretos do ministro

Yolanda Castaño edita 30 anos de poesía en galego de Farruco Sesto Novás, responsábel de Cultura no actual Goberno de Venezuela e orixinario de Vigo

DANIEL SALGADO 21/01/2011


 

Durante décadas, o nome Farruco Sesto Novás (Vigo, 1943) ecoou na literatura galega dende o prólogo de Méndez Ferrín aos poemas do seu heterónimo Heriberto Bens. "Farruco Sesto Novás é o mellor poeta galego vivo, como case ninguén sabe", escribiu en 1980 o agora presidente de Real Academia Galega. Pero 26 anos despois, Sesto Novás, arquitecto de profesión, reapareceu para os lectores galegos: o Goberno de Hugo Chávez nomeaba ministro de Cultura ao autor de UPG poemas (1973). Onte presentou na Coruña a súa obra poética reunida, Pequenos encontros, as marcas deixadas, publicada por Espiral Maior baixo o coidado da poeta Yolanda Castaño.


A primeira incursión de Farruco Sesto Novás data de finais dos sesenta. "Eu escribía poemas dende que teño memoria. Para Venezuela marchei en 1962, como emigrante", relata a este xornal, "e alí escribín en galego máis por razóns políticas que literarias". Da estrela e da fouce foi o primeiro libro, impreso "case a man" na Irmandade Galega de Caracas e coa axuda do tamén emigrado Celso Emilio Ferreiro, do poeta. "Eu procuraba outra patria, que atopei", lembra, "e a maneira de manter un fío con Galicia era escribir en galego". Tamén falalo, como aínda hoxe fai, con corrección e un forte sotaque venezolano.
"Comecei a escribir en galego máis por razón políticas que literarias", expón

"Sigo a poesía galega e hai boa literatura, empezando pola de Ferrín", engade

Sesto Novás, cuxa obra temperá recolleuna María Victoria Morena na discutidísma antoloxía socialrealista Os novísimos (1973), non idealiza a condición de emigrante: "Fun para Venezuela por razóns económicas, pero detrás hai sempre un motivo político". Na asfixiada Galicia de 1962, o ano en que Celso Emilio bota Longa noite de pedra, non había lugar para rebeldes.

"Cando cae a ditadura de Franco, volvo escribir en castelán", fai reconto. Mais non abandona o galego. Por unha muller (1976), Porta aberta (1976) ou Arte poética. Poema de amor a Rosalía (1985) indican, dende o título, certa mudanza de obxectivos poéticos. "A miña poesía última vaise facendo máis sinxela, despoxada", explica sobre o seu propio traballo, "pero cada cousa ten o seu momento". Contra 1990 deu luz, en Sotelo Blanco, a Isolda, o título co que dixo adeus á literatura do seu país natal. "Dende 1995 non escribo obra nova en galego", sinala, "pero tampouco digo que non volva usalo".

Sesto Novás asegura seguir a poesía galega dende o outro lado do océano. "Non tanto a narrativa", puntualiza. Sobre a apreciación de Ferrín no célebre limiar a Heriberto Bens só ten boas palabras: "Eu agradézollo moito, como non pode ser doutro xeito. Pero non deixa de ser unha boutade, dicir unha cousa contracorrente sobre un escritor que estaba lonxe e que escribía de maneira diferente". E conclúe, categórico: "Escríbese moi boa literatura en Galicia, comezando pola do propio Méndez Ferrín".

A ocupación na política de partidos -Farruco Sesto milita en Patria para Todos- retirou ao agora ministro do quefacer poético. No primeiro Executivo de Chávez, en 1999, o arquitecto Sesto Novás ocupou a presidencia do Instituto de Patrimonio Cultural. Viceministro de Cultura en 2003 -non existía aínda o ministerio-, durante un breve paréntese tamén se encargou do departamento de Vivenda, até que o pasado ano regresou á carteira cultural: Ministerior del Poder Popular para la Cultura.

Sempre vencellado á esquerda xa dende os seus contactos co nacionalismo marxista da UPG dos setenta, a lectura que realiza da situación latinoamericana é optimista. "Polo menos están pasando cousas, está pasando esa longa noite de pedra das ditaduras, das democracias que non o eran, da hipocrisía", expón. Sesto Novás fala da "grande onda emancipatoria" que percorre o continente e faino sen os anteollos do liberalismo europeo: "Está Lula, está Evo, está Correa, está Ortega, está a Cuba de sempre, estaba Zelaya, que aínda que un terratenente, era progresista..., cada un ao seu xeito e coas súas características".

Para o poeta e ministro vigués, a tarefa política do seu tempo consiste en "culminar a independencia". Se os progresitas latinoamericanos dos sesenta e setenta se referían á súa época como a do segundo proceso de descolonización, Farruco Sesto Novás considera chegado o tempo, dos séculos despois da retirada da Coroa española de América, de completar o proceso. "Movémonos cara á verdadeira independencia", finaliza sen dubidar.


“É a hora dos pobos e isto xa non hai quen o pare"

O ministro de Cultura de Venezuela falou con Vieiros da revolución que está a vivir o país e da súa relación con Galiza e coa literatura.

M. del Río - 11:05 28/09/2007
Farruco Sesto

Farruco Sesto

Farruco Sesto Novás, ministro do Poder Popular para a Cultura de Venezuela, nado en Vigo en 1943 e emigrado ao país sudamericano en 1962, está de visita na nosa terra para ver a familia e participar nun ciclo de conferencias. Arquitecto de profesión, é tamén pintor, debuxante, destacou como un dos renovadores da poesía galega dos anos 60 e 70 á vez que sempre mantivo unha estreita relación co nacionalismo. Sesto, acompañado da súa muller, entrevistouse coaconselleira de Cultura, Ánxela Bugallo, aproveitando a súa estadía no noso, seu, país. 


O galego Farruco Sesto Novás volve asumir o Miniterio de Cultura de Venezuela

Dous anos despois de abandonar o cargo, o escritor e arquitecto vigués regresa ao temón da política cultural.

Redacción - 11:54 03/02/2010
Tags:

O Ministerio de Cultura de Venezuela volve estar dirixido dende esta semana polo galego Farruco Sesto Novás. Na última remodelación de goberno, o presidente Hugo Chávez decidiu que Farruco Sesto, que xa fora ministro até xuño de 2008, substituise a Héctor Soto Castellanos.

Nado en Vigo en 1943, emigrou canda a súa familia para o país sudamericano cando contaba con pouco máis de 18 anos. En Caracas estudou Arquitectura. Cos anos converteuse nun dos profesionais máis reputados do país e gañou unha cátedra na Universidade Central.

Moi vinculado dende a súa mocidade á esquerda venezuelana, mantivo estreitos lazos co nacionalismo galego, especialmente coa UPG. Farruco Sesto tamén tivo un papel salientábel na literatura galega con poemarios como: Da estrela e da fouce (1967); UPG poemas (1973); Por unha muller (1976); Porta Aberta (1976); ou Arte Poética. Poema de Amor a Rosalía (1985).

Recuperamos aquí un entrevista que mantivo en setembro de 2007 con redactores de Vieiros: