Venta Ilegal de Medicamentos

La venta ilegal de medicamentos y la automedicación
son un fenómeno de enorme preocupación sanitaria.
Y los riesgos son muchos: desde el peligro que ya trae el adquirirlos en ámbitos no legales, ya que hay un gran abanico de medicamentos que se ofrecen hoy en lugares como salones de ventas, kioscos, granjas, estaciones de servicio, andenes de tren, restaurantes, gimnasios, Internet, pasando por la adulteración, la mala o nula conservación de los mismos, cosa que según especialistas puede llevar directamente a la muerte, y la imposibilidad de reclamar ante una dosis que no ha sido efectiva.
Todo ésto suma a la realidad que es una vía de alternativa para reingresar medicamentos robados al mercado.
Siempre hay que desconfiar de esas farmacias que ofrecen grandes descuentos adicionales, los que las ponen al límite de las razonables ganancias financieras de nuestro sector, situación que te orienta a la idea de "canalizar de forma rápida la venta y distribución de medicamentos al público, o sea sacarse de encima grandes cantidades de unidades en poco tiempo"
 
 

Detalle:
  1. Ordenanza Municipalidad de Rosario (Pcia. de Santa Fe - Argentina), Año 2006
  2. Artículo periodistico publicado en Diario "La Capital", Rosario, Año 2006
  3. Artículo publicado en miradaprofesional.blogspot.com
  4. Comunicado oficial de la ANMAT para profesionales farmacéuticos, sobre la Venta Ilegal de Medicamentos, Año 2009
  5. Comunicado oficial de la ANMAT para la población en genaral, sobre la Venta Ilegal de Medicamentos, Año 2009
  6. Ley 17565, sancionada en 1967, donde se regula la actividad farmacéutica en la República Argentina.
  7. Ley 26567, sancionada en 2009, donde se autoriza la venta de medicamentos solo en Farmacias Autorizadas
  8. Artículo publicado en El Consultor de Salud, Abril de 2010, relacionado a la nueva Ley 26567.
  9. Video del Noticiario TN sobre robos a Farmacias y venta ilegal de medicamentos en Argentina (Junio 2009) Material divulgado por la COFA (Confederación Farmacéutica Argentina) en su página web (http://www.cofa.org.ar/)
  10. Video de Youtube - Nota periodística "Los Farma-Kioscos", de América Noticias (28/07/2009)
  11. Campaña del Ministerio de Salud de la Pcia. de Santa Fe "Venta de Medicamentos solo en Farmacias" (30/5/10)

  12. Carta de lectores publicada en Diario La Nación y reproducida por el portal de la COFA  

  13. Artículo periodistico publicado en Diario "La Capital", Rosario, 30/05/2011

Ordenanza Municipal de Rosario, año 2006


El 80% de los kioscos vende medicamentos.

Lo denuncia el Colegio de Farmacéuticos II Circunscripción de Rosario. Es una práctica prohibida incluso para los fármacos de venta libre

Por: Pablo R. Procopio / Diario La Capital (25/10/06)

El consumo de medicamentos como el sildenafil (nombre de la droga del Viagra) va en aumento: más de dos millones de píldoras se toman por mes en Argentina y el 20 por ciento de ellas es absorbido por Rosario y Córdoba. Pero, ¿por qué se ingieren tanto, incluso sin una necesidad terapéutica indicada por el médico? Porque es muy simple conseguirlas. Se venden en los quioscos, como decenas de otros fármacos: Dorixina, Ibupirac, Sertal, Dristan, Actron, Almorsan, Gastrozac y hasta Lorazepam y Lexotanil. El dato, surgido de un relevamiento realizado por el Colegio de Farmacéuticos, es impactante y pone a la salud en la línea roja: el 80 por ciento de los quioscos rosarinos expende remedios, muchos de ellos de venta bajo receta.

El mal uso de medicamentos mata a unas 700 personas por año en la Argentina. La automedicación, la venta por canales no habilitados y el expendio sin solicitar recetas son las causas más frecuentes de estos decesos. Pero no son las únicas: la falsificación, la circulación de medicamentos prohibidos en otras partes del mundo, la incorrecta prescripción por parte de los médicos y las recetas ilegibles también forman parte de un enjambre mortal.

La ley provincial Nº 2.287 establece claramente cómo es la cadena de comercialización de los medicamentos. Garantiza el control por parte de un profesional farmacéutico en cada etapa, desde la salida del laboratorio a la dispensa del paciente. Permite el inmediato retiro del mercado de cualquier producto que presente algún problema que amenace la salud de la población o que no garantice su efectividad terapéutica. Ante un alerta de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) se logra el recupero del remedio en cuestión en todas y cada una de las farmacias del país.

Por eso es indispensable cumplir con la presentación de todos los requisitos relacionados con la distribución formal de los remedios.

Por otra parte, esta normativa asegura la accesibilidad del medicamento con el valor agregado del asesoramiento del farmacéutico, el control sobre los psicofármacos y otros productos que así lo requieren, además de la farmacovigilancia; un reporte de cualquier efecto adverso o distinto al esperado a las autoridades sanitarias.

El canal de comercialización irregular, en tanto, distribuye medicamentos que pueden ser falsificados, estar adulterados, formar parte del contrabando de piratas del asfalto o, en el mejor de los casos, ser objeto de maniobras de evasión impositiva.

El Colegio de Farmacéuticos inició una campaña para concientizar a la población sobre estas situaciones durante la que también se viene reuniendo con autoridades municipales y comunales de la Segunda Circunscripción.

"Les decimos que hay un riesgo sanitario surgido de la existencia de esta red ilegal que no proporciona factura de compra, por lo tanto se desconoce el origen del producto", dijo el vicepresidente del colegio, Norberto Herbas.

Por otro lado, el quiosquero suele no tener la percepción de hasta qué punto se mete en un problema al vender ilegalmente. Compra en negro a un distribuidor que, al mismo tiempo, reparte cigarrillos y golosinas.

La gravedad radica en que quien hace las entregas tampoco tiene ningún documento que certifique de dónde vienen los productos que reparte.

Por eso, el problema es como mínimo una maniobra de evasión impositiva o de comercio en negro. Al no existir garantías de que no sean medicamentos adulterados o robados, tampoco se garantiza la conservación, la composición química y mucho menos su efectividad terapéutica; pueden ser inocuos y hasta tóxicos.

"Desde el punto de vista económico, la cuestión no representa para el propietario del salón de ventas un ingreso sustancial y está lejos de transformar un negocio viable en uno que no lo sea", dijo el presidente del colegio, Juan Carlos Rucci.

A su lado, el secretario de la entidad, Fabián García, concluyó: "Creemos que las autoridades pueden realizar un aporte sustantivo en el sentido de minimizar este problema sanitario articulando los mecanismos de control eficientes que garanticen el cumplimiento de las normas vigentes".

A la hora de los controles, el poder de policía es ostentado por la provincia (a través de Bromatología e Inspección de Farmacia) y la Municipalidad, en función de las habilitaciones comerciales que se entregan por rubros. Si un local se habilita como quiosco, no puede expender remedios aun de venta libre.

Sin embargo, se está tornando un uso y costumbre que los rosarinos vayan a cualquier quiosco a comprar remedios.

Es más, da la sensación de que la compra y la venta de analgésicos puede equipararse a la de un chocolate. Por ejemplo, el Migral, que se vende en cualquier minishop, es contraproducente para hipertensos y pone en riesgo a embarazadas.

La directora de Bromatología de la provincia, Silvia Casanave, confirmó que "un altísimo porcentaje de quioscos" vende fármacos. "Estamos tratando de erradicarlos de los lugares donde aparecen irregularmente", añadió. Y pidió responsabilidad a la población, "hay que alertar a los consumidores, puede parecer muy accesible bajar a un minimercado a comprar algo para el dolor, pero ¿quién tiene la certeza sobre qué se esta expendiendo?".

Apenas se detecta la ilegalidad, los productos se comisan y se advierte al comerciante sobre las penalidades que van desde multas a clausuras. La sanción monetaria mínima es de mil pesos.

Es posible que la gente compre de buena fe, aunque no sabe las consecuencias. "Cada diez años Rosario tiene un Cromañón", descerrajó Rucci al referirse a las consecuencias fatales que genera la automedicación y la sobremedicación, ligadas con comerciantes (incluso farmacéuticos) inescrupulosos por acción u omisión.

Así, llamó a consultar a los médicos de guardia sobre la venta fuera de las farmacias que se vincula con la automedicación y sobremedicación, ya que hasta una simple aspirineta ha sido mortal.

Rosario y su región cuenta con 1.329 establecimientos farmacéuticos radicados en la Segunda Circunscripción del Departamento de Inspección de Farmacia: 27 laboratorios de especialidades medicinales y cosméticas, 79 droguerías, dos herboristerías, 1.160 farmacias y 61 depósitos de medicamentos en centros asistenciales.

"Últimamente fuimos a 40 locales, como quioscos y almacenes, denunciados por los farmacéuticos", dijo la responsable del área, Patricia Kleinlein. En casi todos vendían fármacos.

Si bien la venta en los quioscos suele ser mayoritariamente de todo tipo de analgésicos (de las drogas y marcas más variadas), también aparecen antiácidos, antibióticos y hasta psicofármacos y Viagra.

El uso común del grupo de las benzodiazepinas de acción corta, media y prolongada también se evidencia recorriendo quioscos, fundamentalmente en lugares alejados del centro. Entre éstas se encuentran el clonazepam y diazepam (comercialmente conocidas con los nombres de Rivotril y Clonagin en el primer caso, y Valium y Aneural, por ejemplo, en el segundo).

Algunos médicos y farmacéuticos apuntaron a las publicidades (especialmente televisivas y promocionadas por conductores de programas de alto nivel de audiencia) que inducen al consumo indiscriminado de medicamentos.

La sociedad se está acostumbrando a solucionar con remedios los problemas que antes se resolvían poniendo voluntad y paciencia. Y los avatares propios de la vida cotidiana se van tapando por los fármacos. Todo un problema. FIN.

 


OTC = Venta Libre = Farmacia = Kiosco


Comunicado ANMAT p/farmaceuticos, 2009


Comunicado ANMAT p/poblacion, 2009


Ley Nacional N° 17565, año 1967.


Ley Nacional N° 26567, año 2009.


El Consultor de Salud Digital


Vídeo de YouTube- Nota periodística, "Los Farma-Kioscos" (28/7/09)


Lanzan campaña para la venta de medicamentos sólo en farmacias

31.05.2010  Autor: · Fuente: Notife/Información Pública
 
El Ministerio de Salud de la provincia comienza una campaña de concientización. Se abrirá una línea gratuita para denunciar la comercialización de medicamentos en lugares no habilitados.
 
La Dirección de Bioquímica, Farmacia y Droguería Central del Ministerio de Salud lleva adelante una campaña de concientización dirigida a la venta de medicamentos sólo en farmacias.

La actividad se realizará conjuntamente con los Colegios de Farmacéuticos de la 1º Circunscripción (Santa Fe y zona norte), y de la 2º Circunscripción (Rosario y zona sur).

A través de la campaña se recordará que la comercialización de medicamentos, incluidos los denominados “de venta libre” sólo se puede efectuar en farmacias habilitadas, de acuerdo a lo instituido por la ley provincial Nº 2.287 de Ejercicio Profesional Farmacéutico y la recientemente sancionada ley nacional 26.567.

Según lo adelantó la directora de Bioquímica, Farmacia y Droguería Central, Beatriz Martinelli, las farmacias están habilitadas y auditadas para la comercialización y venta de medicamentos pudiéndose, de ese modo, fiscalizar la cadena de comercialización y el origen de los medicamentos que allí se expenden.

Durante la campaña, se habilitará la línea gratuita 0800-999-7661 tanto en la 1º como 2º Circunscripción, a los fines de que toda persona que conozca o tome conocimiento de la venta de medicamentos en lugares no habilitados lo pueda informar a fin que los inspectores de cada repartición procedan a la constatación pertinente y a la adopción de las medidas que correspondan.

También se entregarán afiches en las distintas farmacias, obras sociales, droguerías y distribuidoras, con la siguiente leyenda: “Con la salud no se juega. Medicamentos sólo en farmacias”, además de comunicar sobre la línea gratuita a través de la que se puede informar sobre la venta en lugares no habilitados.

Asimismo, se destacará que los medicamentos son herramientas terapéuticas que requieren cuidado en su manipulación, almacenamiento y dispensa, por lo que sólo un profesional farmacéutico está capacitado para esa tarea.

Los establecimientos farmacéuticos que integran la cadena de comercialización de las especialidades medicinales están habilitados y controlados por la autoridad sanitaria competente, lo que permite que el paciente acceda a medicamentos seguros y de óptima calidad.

Al mismo tiempo, se recordó que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) señaló que las actividades de comercialización y depósito de especialidades medicinales en jurisdicción nacional o con destino al comercio interjurisdiccional sólo podrán realizarse previa autorización de la autoridad sanitaria, todo ello en las condiciones y dentro de las normas que establezca la reglamentación atendiendo a las características particulares de cada actividad y las razonables garantías técnicas en salvaguarda de la salud pública (art. 2º de la ley 16.463).

Tras indicarse que por decreto 1.299/97 se regularon las etapas críticas que conforman la cadena de comercialización de los medicamentos, se consignó que los laboratorios, las empresas de distribución de especialidades medicinales, las droguerías y las farmacias habilitadas por autoridades sanitarias provinciales deberán estar registradas ante dicha administración para efectuar transacciones comerciales de especialidades medicinales entre provincias y/o entre provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (tránsito interjurisdiccional).

Por otra parte, el despacho y venta al público de medicamentos, en todo el territorio de la Nación, solamente podrá ser efectuado en las farmacias (art. 1º, ley 17.565).

Concordantemente, el reglamento técnico Mercosur sobre buenas prácticas de distribución de productos farmacéuticos (incorporado por disposición de la Anmat Nº 3.475/05) estipula que “la cadena de distribución comprende exclusivamente los establecimientos debidamente habilitados por la autoridad sanitaria, quedando expresamente prohibida a los distribuidores la entrega, ni aun a título gratuito, de los productos farmacéuticos a establecimientos no habilitados por la autoridad sanitaria”, siendo esto de cumplimiento obligatorio para todas las distribuidoras y droguerías que actúen en jurisdicción nacional o efectúen tránsito interjurisdiccional de medicamentos.


Artículo periodistico publicado en Diario "La Capital", Rosario, 30/05/2011

http://www.lacapital.com.ar/ed_impresa/2011/5/edicion_940/contenidos/noticia_5281.html

 
30-05-11 | Por Carina Bazzoni / La Capital

Pese a estar prohibida, prolifera la venta de remedios en quioscos

"¿Tenés Migral?" El hombre afirma con la cabeza, se agacha, saca una caja de zapatos y escoge un blister con pastillas rojas. "¿Cuántos?", pregunta de inmediato, mientras empuña una tijera. La charla trascurre tranquila en un quiosco de la peatonal Córdoba, pero también podría darse en una granja de la zona sur o en un autoservicio del sector norte de la ciudad. Es que, si bien existe una ley que la prohíbe, la comercialización de medicamentos fuera de las farmacias prolifera en los barrios rosarinos. Tanto que en el Colegio de Farmacéuticos hablan de un canal de distribución paralela de esos productos. Incluso, la Dirección de Inspección municipal detectó y sancionó el año pasado a cuatro mayoristas de productos alimenticios que también repartían remedios.

Al respecto, la asociación de farmacéuticos relanzará esta semana una campaña para terminar con la venta ilegal de esos productos.

Bajo el eslogan "Con la salud no se juega. Medicamentos sólo en farmacias", y en coordinación con el Ministerio de Salud provincial, la iniciativa incluye la puesta en marcha de un teléfono gratuito (0800-222-2653) para denunciar en forma anónima los lugares en los que se vendan ilegalmente remedios.

"No es un planteo corporativo. El expendio de medicamentos fuera de las farmacias está prohibido por ley porque, en esencia, se trata de una cuestión sanitaria. Debe haber un profesional detrás de la dispensa, conservación y cuidado de los productos para garantizar su eficacia, pero también para evitar ilícitos asociados a la falsificación, adulteración y robo de remedios", explicó el secretario del colegio, Juan Roquetta.

Canales paralelos. Según sospechan los profesionales, detrás de los pequeños locales que ofrecen aspirinas, antiespasmódicos, antiácidos o antigripales hay canales paralelos de distribución de medicamentos que se abastecen de forma poco clara.

El volumen de productos que mueven no es menor. La Confederación Farmacéutica Argentina (Cofa) estima que el 20 por ciento de los medicamentos consumidos en el país se compra fuera de las farmacias.

En 2010, Inspección municipal labró 35 actas de infracción a locales que vendían ilegalmente remedios. En su mayoría eran kioscos y almacenes, pero se hallaron también cuatro distribuidoras de productos para almacenes que repartían medicamentos.

En diciembre pasado, la Guardia Urbana Municipal (GUM) secuestró 42 bultos con remedios que trasportaba una Traffic en Mendoza al 4.300. Meses antes, en junio, se habían encontrado 1.512 blisters en una vivienda del barrio Ludueña.

"El trabajo en conjunto entre la Intendencia, Salud provincial y el Colegio de Farmacéuticos ayudó a intensificar los controles", apuntó el subsecretario de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad, Luis Baita, quien confió en que la puesta en marcha de estos operativos de fiscalización ayude a desalentar la actividad.

Cuestión de salud. El problema de comprar remedios en locales no habilitados no es menor. "Fuera de las farmacias nadie garantiza la calidad de los medicamentos ni tampoco su conservación", advirtió la directora provincial de Farmacia, Bioquímica y Droguería Central, Beatriz Martinelli.

Este organismo es el encargado de controlar a las 1.600 farmacias que existen en la provincia y fiscaliza, entre otras cosas, el origen de los remedios que se venden, los vencimientos de los lotes y la forma en que los almacenan.

"¿Quién garantiza que un paracetamol que se compra en un kiosco no sea falsificado o no esté vencido?", preguntó la profesional, que no esperó la respuesta: "Nadie".

En el mejor de los casos, la consecuencia directa de la falta de fiscalización es que los fármacos resulten inocuos, es decir, que no cumplan con su función.

"Pero, por lo general, ningún medicamento es inocuo. A partir del consumo de remedios mal adquiridos y mal administrados muchas personas desarrollan enfermedades o síntomas que presentan un problema mayor que la falta de eficacia", concluyó Martinelli.

 

 

Un medicamento comprado sin el consejo de un profesional, por unidad, sin caja ni un prospecto que advierta sobre su dosificación o sus contraindicaciones, no es un medicamento seguro, según afirma el secretario del Colegio de Farmacéuticos, Juan Roquetta. “Ningún remedio es inocuo. Incluso aquellos de venta libre, que se expiden sin receta, deben ser adquiridos en lugares habilitados”, subraya, para luego ejemplificar: “En la actualidad, los antigripales son los más vendidos en los kioscos, pero en esos comercios nadie advierte sobre el riesgo que tienen para las personas hipertensas”. Otro tanto ocurre con el sildenafil (más conocido como Viagra, su nombre comercial). “Es el medicamento más falsificado en el mundo y si se compra en cualquier lugar menos una farmacia, ¿quién garantiza su procedencia?”, inquiere Roquetta. Aún así, este fármaco hasta puede adquirirse a través de internet y, obviamente, los sitios que lo ofrecen no señalan las contraindicaciones a pacientes que están tomando óxidos nítricos, nitritos y nitratos orgánicos, o a las personas de riesgo cardiovascular.

Comments