DESCARGA PROYECTO

HISTORIA DE "RÁPIDO Y FURIOSO"


La cinta "Rápido y Furioso" tenía varias cosas a su favor: buena cinematografía, una historia dinámica, cierto sentido del humor y la fuerte presencia de VinDiesel, quien a base de puro carisma logró robarse la película del blando héroe interpretado por Paul Walker. Finalmente, sin ser una buena película, resultó ser bastante entretenida y emocionante, gracias a las bien filmadas secuencias automovilísticas.

Sin embargo, la secuela "+ Rápido + Furioso" ha perdido casi todos esos elementos, y se ha quedado con los factores negativos, entre ellos el mencionado Paul Walker, cuya carencia total de personalidad lo dejan a merced del elenco de soporte, que sin ser muy bueno, destaca mucho más que el supuesto héroe. Sé que Walker es un actor popular entre la juventud (especialmente las mujeres), pero creo que su presencia en pantalla es similar a la de un recorte de cartón animado... no trasmite emoción alguna al gritar sus diálogos. Tal vez eso es una mera percepción personal, pero ha influido bastante en mi opinión de esta cinta.

La trama también ha sufrido mucho. Esta vez tenemos un genérico villano narcotraficante, con todo y su elegante mansión y su ejército de anónimos esbirros. Aparentemente la policía de Miami no ha encontrado evidencia para arrestarlo y, para lograrlo, por razones demasiado forzadas, necesitan a Brian O'Conner (Paul Walker) de regreso al servicio de la ley, luego de que fuera expulsado por los eventos que ocurrieron en la primera cinta. O'Conner acepta, con la condición de que pueda elegir a un compañero que lo ayude en la misión. El compañero resulta ser un amigo de la infancia llamado Roman Pearce (Tyrese), quien es un buen piloto, pero guarda fuertes resentimientos contra O'Conner. Entonces ambos tendrán que resolver sus diferencias personales para cumplir su misión, que desde luego requerirá abundantes carreras en coche, guapas mujeres y un grado de incredulidad astronómicamente elevado.

El argumento de "+ Rápido + Furioso" es tan torpe que hace que la primera cinta parezca una obra de arte literario. De un interesante villano ambiguo que terminaba como anti- héroe, pasamos a un villano cliché, totalmente anónimo, de tal forma que el suspenso de la película anterior se pierde por completo, pues el desenlace es absolutamente predecible y trillado.

Sin embargo, esta no es la clase de película en la que haya que fijarse mucho en esos "detalles". Lo importante para muchos serán los coches y sus acrobacias. Curiosamente, a pesar de tener más coches, más choques y más carreras, no estoy seguro de que tengan el mismo impacto en esta secuela. Los coches son impresionantes, desde luego, pero la edición y cinematografía durante las secuencias de acción no provocan emoción, y son demasiado rebuscadas. Parece que intentan demasiado el superar los "stunts" de la primera parte, pero sin conseguir la misma tensión y satisfacción. Tal vez esto ocurre porque no hay interés por los personajes, ni suspenso real sobre el desenlace.

Es innegable que hay gran esfuerzo detrás de las secuencias de acción, y que los conductores son auténticos ases del volante. Pero todo es un espectáculo vacío, aunque muy vistoso. Finalmente, "+ Rápido + Furioso" me pareció una decepción, particularmente por el director John Singleton, quien en el pasado mostró gran potencial (en cintas como "Boyz 'n the Hood", "Higher Learning" y "Shaft"). Esta vez, sin embargo, dejó atrás sus característicos personajes bien construidos y decidió aplicarse exclusivamente al aspecto visual de la cinta. El resultado es olvidable y blando, pero no deja de ofrecer un cierto entretenimiento para el aficionado a los automóviles. Sólo a ellos podría recomendar esta cinta. El resto, mejor quédese en casa jugando Gran Turismo 3.
     

Vídeo de YouTube

 

Vídeo de YouTube


ESPN

El gadget que has añadido no es válido.

Tucson Links




           
Comments