Extracción de clorofilas

Los biólogos, médicos y químicos necesitan con frecuencia separar los componentes de una mezcla como paso previo a su identificación.

La cromatografía es una técnica de separación de sustancias que se basa en las diferentes velocidades con que se mueve cada una de ellas a través de un medio poroso arrastradas por un disolvente en movimiento.

Vamos a utilizar esta técnica para separar la clorofila de unas hojas. También podría servir para separar los pigmentos de tinta de un bolígrafo.

 

Alumnos de 2º de Educación Primaria.

Colegio Publico El Humilladero (La solana).

Tutora: Ramona Torres.

 

extraccion de clorofilas

 

Material necesario

Una tira de papel poroso. Se puede utilizar el papel de filtro de una cafetera o incluso recortar el extremo (sin tinta) de una hoja de periódico.

Hojas

Un vaso

Un poco de alcohol

Procedimiento

Recorta una tira del papel poroso que tenga unos 4 cm de ancho y que sea un poco más larga que la altura del vaso.

Enrolla un extremo en un bolígrafo (puedes ayudarte de cinta adhesiva) de tal manera que el otro extremo llegue al fondo del vaso.

Tritura las hojas con un mortero, filtra el líquido puedes añadir algo de alcohol o de agua, para extraer los pigmentos, después coloca algo del extracto en una tira de papel.


Dibuja una mancha con un rotulador negro en el extremo libre de la tira, a unos

2 cm del borde. Procura que sea intensa y que no ocupe mucho.

Echa en el fondo del vaso alcohol, hasta una altura de 1 cm aproximadamente.

Sitúa la tira dentro del vaso de tal manera que el extremo quede sumergido en el alcohol pero la mancha que has hecho sobre ella quede fuera de él.

Puedes tapar el vaso para evitar que el alcohol se evapore.

Observa lo que ocurre: a medida que el alcohol va ascendiendo a lo largo de la tira, arrastra consigo los diversos pigmentos que contiene la mancha de tinta.

Como no todos son arrastrados con la misma velocidad, al cabo de un rato se

ven franjas de colores.

Repite la experiencia utilizando diferentes tintas.

Puedes usar también hojas verdes o flores, de este modo separas los distintos pigmentos vegetales. Para ello, tritura o corta las hojas y ponlas en un vaso con alcohol, luego corta una tira de papel absorbente igual que en el caso anterior y procede a hacer la cromatografía.

Al observar el papel donde hemos hecho la cromatografía, vemos cuatro bandas o zonas (figura A), que corresponden a los distintos pigmentos fotosintéticos presentes en las hojas. Según su grado de solubilidad con el alcohol se reconocen estas bandas y en este orden:


1. clorofila b

2. clorofila a

3. xantofila

4. carotenos



Comments