Maximus Absurdus: protección legal a las emisiones de radiodifusión


Sobre las discusiones alrededor de la absurda propuesta de la OMPI para sobreproteger a los radiodifusores

Una novedad: esta nota bastante buena del Hollywood Reporter durante la discusión en Ginebra, en junio 2007. 

En resumen: en su estado actual, los broadcasters no se sienten contentos, pero igual sobreprotege y maltrata a los consumidores y a los proveedores de contenidos digitales. Fue una mala idea y no ha mejorado nada. 

Knowledge Ecology International, que antes era CPTech, ha publicado esta nota

Rechazo al Tratado de Radiodifusión de la OMPI - Declaración conjunta
de organizaciones no gubernamentales

Invitamos a los delegados de la OMPI a que rechacen la propuesta de
Tratado de Radiodifusión en la OMPI.

Después de más que 9 años de discusiones, los esfuerzos para buscar
una formulación del tratado que se ocupe de la piratería de las
señales de radiodifusión, pero que no dañe a los titulares de
derechos de autor y a los usuarios legítimos de emisiones, han
fracasado.

La piratería de señales de radiodifusión ya se está adecuadamente
tratada en las leyes y tratados actuales. Los radiodifusores están
pidiendo derechos exclusivos que cambiaran sus posiciones
negociadoras en los términos del derecho a explotar y comercializar
las obras. El tratado dañará a ambos, las comunidades creativas y al
publico, quienes tendrán que negociar los permisos necesarios y pagar
para estos nuevos derechos.

La OMPI no debería crear nuevos derechos económicos para
radiodifusores y definitivamente no debería crear esos mismos nuevos
derechos económicos para compañías que retransmiten por cable o
compañías que agregan contenido en canales por cable, porque el
público ya tiene que pagar para recibir esta información a través de
servicios de suscripción. No hay un déficit de legislación que
declare ilegal la piratería en las transmisiones por cable.

Los que apoyan este tratado—la industria de radiodifusión—han
declarado repetidamente en la OMPI que no van a aceptar ningún
tratado que no les otorgue derechos de propiedad intelectual en
información que no crearon y que no poseen por derechos de autor.
Esto es inconsistente con el enfoque basado en señales ordenado por
la Asamblea General de la OMPI.

También es importante ser consciente del especial, pero obviamente
central, tema del impacto del tratado en Internet.

Internet ha creado oportunidades inmensas por el creciente flujo y
diseminación de información y conocimiento. También ha jugado un rol
crítico en reducir enormemente la disparidad en acceso al
conocimiento entre países desarrollados y países en desarrollo.

La relación entre el tratado e Internet es muy problemática. Un
tratado que establece controles que no son basados en derechos de
autor sobre la re-utilización de la información en Internet dañará el
acceso al conocimiento.

Firmado el 20 de junio del 2007, en Ginebra

Centre for Technology and Society (CTS) de la Escuela de Derecho de
la Fundação Getulio Vargas (FGV)
Civil Society Coalition
Electronic Frontier Foundation
Electronic Information for Libraries
European Digital Rights
International Federation of Library Associations
IP Justice
Knowledge Ecology International
Public Knowledge
Third World Network

.--------------

Se ha discutido mucho sobre las obsesiones de las grandes corporaciones, propietarias de derechos intelectuales, por sobre protegerse en estos tiempos de "piratería" desbordada. Una lectura atenta de Lessig, (o de uno de mis libros, si se quiere la versión masticada) sirve como demostración de la desproporción de estas angustias y de la completa falta de interés en el desarrollo de la cultura y de la industria mediática, salvo que sea en su propio interés. 

Ahora, dado que una parte significativa de los derechohabientes están en el negocio de la radiodifusión, se está inventando un concepto nuevo: el tratado de radiodifusión de la OMPI, la organización de la propiedad intelectual. 

Para hacer una historia larga corta: se está proponiendo que la emisión de contenidos sea protegida con tantas armas jurídicas como la creación de contenidos. Un programa de televisión, por dar un caso común, le da derechos a los creadores, muchas veces empresas; cada vez que Frecuencia Latina repetía los Magníficos, algo de plata le caía a Stephen Cannell, el creador de la serie, y a un montón más de gente. Bajo el nuevo tratado, la idea es que Frecuencia Latina tiene derechos intelectuales por la mera emisión. 

El ejemplo es intencional: como nuestros canales de televisión tienden a ser realmente brutos con su programación, el acto de repetir Los Magníficos (o el gran Chaparral, o el Chavo del Ocho) es lo contrario a la creatividad. Pero la protección que este tratado ofrecería sería precisamente esa: si alguien graba y difunde, por ejemplo en YouTube, un episodio de los Magníficos tomado de Frecuencia Latina, estaría trasgrediendo los derechos de Stephen Cannell, de la empresa productora, y de Frecuencia Latina... 

Es extremadamente ridículo pero puede ser una ventana para que sitios como YouTube y archivos de video casi privados desaparezcan. Por las puras... Me encantaría saber qué opina Indecopi al respecto; aunque no he buscado mucho, nada he encontrado. 

Todo indica que los burócratas de la OMPI ya decidieron que hay que hacer el tratado y que no importan los argumentos en contra. La intención es convocar una conferencia diplomática para que le ponga el sello de aprobación, y luego pasarlo a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Y ya está. Los únicos que ganan algo son los industriales de la radiodifusión, más protecciones para que no les pase nada...

El texto en cuestión, aquí; un comentario en contra en el LA Times, otro de los muy hábiles defensores del interés público en CPTech; otro más en IP Watch; otro por Michael Geist, publicado también el Toronto Star. 

Novedades: 

Opinión preparada desde la perspectiva del mundo en desarrollo aquí 

Cobertura en arstechnica: Watching sausage get made.

El punto de vista de la Electronic Frontier Foundation, y el de IP Justice, otra ONG pro-libre acceso a la información.

Un comentario durísimo de un asistente a la reunión: 

Despite the lack of consensus, Chair decided the go ahead with calling
for a diplomatic conference.
Unbelievable.
Why is it when one country (US) objects to a Development Agenda at WIPO
no progress can be made under the "consensus" model of rules? -- But
when it comes to the Broadcasting Treaty and a number of countries said
today they were not ready to go forward (India, Brazil, US, South
Africa, Argentina, Chile, Iran, etc) YET we are still going forward with
a diplomatic conference?  What happened to consensus at WIPO?

Robin Gross.

 Mala señal...