Mayo-Julio 2007
 

E-government: una discusión útil

Sin ánimo de pelearme con nadie, siempre me ha parecido que los rollos de e-government tienden a ser más un delirio inducido por el entusiasmo tecnológico antes que algo realmente útil para la gente de a pie. Ahora bien, mucha plata y mucho esfuerzo hay dedicado a estos temas para despreciarlos por completo. Si se quiere saber qué opinan los promotores de la cuestión, aquí hay algo: National e-Government Portals: The Tip of the Iceberg, or Tools for Citizen-Centric Transformation of Government, una discusión con videos, PPT y demás.

25 años de Blade Runner

No es necesario decir mucho más, ¿no?

 

Mi opinión sobre RCTV y Hugo Chávez: está mal y se va a poner peor. 

Nadie me la ha preguntado, pero creo que es importante decir lo que se piensa sobre temas que finalmente, afectan a la comunicación social (el negocio al que supuestamente me dedico). Aquí la tienen... 


Cómo estudiar la Internet: un breve apunte académico

Como todas las cosas académicas, está en mi "verdadera" página web.  

El lento desmadre aprista: ahora las reguladoras

La política nacional no me interesa mucho, y la he evitado en este espacio. Pero el caso de las reguladoras y el reciente decreto supremo, hecho a la medida de las ambiciones del sr. Thornberry, afecta directamente la credibilidad del sistema regulatorio nacional, de la regulación de las telecomunicaciones en particular, y de la posibilidad de contar con el Estado peruano como actor interesado en algo más que el bienestar de los inversionistas. La impecablemente bien argumentada columna del 5 de junio de Juan Francisco Rojas, sobre cuyas calificaciones profesionales no cabe duda alguna, sirve para alimentar el debate y para estar alertas ante los despropósitos apristas, incluyendo su completo descaro para abandonar cualquier pretensión de estar del lado de los intereses de los consumidores.

No estamos tan mal

Según el Global Peace Index, estamos en el puesto 70 de 121 países analizados. Esto significa un nivel medio, ni particularmente pacíficos ni particularmente violentos, pero Chile y hasta Bolivia están mejor que nosotros. Incluso Paraguay, un país que me imagino al no tener producción de drogas ni rezagos de terrorismo pasa piola a pesar de peores niveles de criminalidad común. ¿Consuelo? No sé. Creo que estamos mal, pero parece que se podría estar bastante peor. 

El índice ha sido creado por la Economist Intelligence Unit con el apoyo de un montón de académicos completamente desconocidos para mí y bajo los auspicios de gente pacífica como el arzobispo Desmond Tutu, Jimmy Carter, Joseph Stiglitz,  Amnistía Internacional, Betty Williams y el Dalai Lama.

La Guerra entre Estonia y Rusia

Una ciberguerra, en realidad. Todo indica que un conjunto premeditado y al parecer avalado o apoyado por el gobierno o partes del gobierno ruso, han sostenido una serie de ataques feroces a la infraestructura digital de Estonia. 

Tras el retiro de la estatua de un soldado soviético del centro de Tallinn,  una serie de disturbios entre la minoría rusa y la policía fueron seguidos por ataques desde Rusia a la infraestructura digital de Estonia. Resulta que Estonia es uno de los países más digitalizados del mundo, especialmente en lo relativo a servicios de administración pública y hasta votación electrónica, lo que lo hace especialmente sensible a ataques digitales. Además, hay que considerar que Estonia es una nada comparada con Rusia: 1.3 millones de personas contra los 141 millones de Rusia, y encima con una minoría de 25% de rusos étnicos, en un país con tasas negativas de crecimiento demográfico. 

A pesar que los Estons (sorry por la broma idiota) trataron de prepararse lo mejor posible, igual la cantidad de ataques DDOS lanzados desde Rusia prácticamente colapsaron al país; aunque al final los estonios lograron resistir y evitar que las partes más críticas de la infraestructura de contenidos fueran destruidas, varios sitios importantes (como el del presidente de la república) salieron del aire por varios días. 

Esto no quiere decir, automáticamente, que la guerra haya sido "oficial", en el sentido de originado por el estado Ruso; lo más probable es que se haya tratado de una conspiración de hackers, con apoyo de los mismos sectores que asesinaron a Anna Politkovskaya.  

Como Estonia es parte de la OTAN, especialistas de varios países fueron a ver cómo iba la cosa, a dar una mano y eventualmente a prepararse para las ciberguerras del futuro. La situación parece haberse calmado, las consecuencias no parecen haber sido muy graves, pero en general, la sensación de fragilidad y de catástrofe cercana ha servido como muestra de lo que puede suceder en el futuro. Estamos advertidos... en vez de gastar plata en comprar armas, ¿quizá haya que pensar en alistar nuestra ciberdefensa?

El primer reportaje, en el Guardian. Un buen resumen, que lamentablemente no va a durar mucho, en el New York Times. Otro resumen, más sencillo pero en español, en BBC Mundo. Un análisis para geeks de CNET. Un artículo que desmiente la escala y la participación del estado Ruso, y que propone que es manipulación estonia para ocultar sus políticas contra su minoría rusa, en Alternet. 

(Thanks for the plug, OcraM).

Steam Trek

Steampunk y Star Trek... quién puede pedir más.

Un brillante corto sobre el copyright

Eric Faden ha hecho un corto sobre el copyright usando pedazos de películas de Disney, un ardiente defensor del copyright, bajo el criterio de uso justo (fair use). El inglés puede ser difícil de seguir por la variedad de acentos, pero igual vale la pena. También está disponible en YouTube. Gracias al Morsa, dicho sea de paso.

Una explicación de cómo funciona el spam de imágenes

Seis técnicas para eludir cualquier filtro y fundirnos el día aquí.  

Ideas increíbles 1: El edificio que genera su propia energía

Voy a comenzar a postear enlaces a ideas interesantes o simplemente asombrosas con las que me tope. En este caso, hay un arquitecto que tiene una noción muy original sobre cómo combatir el calentamiento global y enfrentar la inseguridad energética: edificios que generan su propia energía y la de 10 edificios más, porque cada piso rota con el viento.

¿Loco, no?