Colombia y el dominio público

Por cortesía de James Love y la gentita de Knowledge Ecology International

WIPO is considering adopting this statement today:  "Consider the
preservation of the public domain within WIPO's normative processes and
deepen the analysis of the implication and benefits of a rich and
accessible public domain."   The only country that has opposed is
Colombia. This was the statement that Oscar Echeverry presented on behalf of Colombia at the 22 Feb 07 meeting of the WIPO PCDA.

Gracias señor Presidente,

El Gobierno de Colombia desea reiterar a los demás Estados miembros
su compromiso con el tema del desarrollo, y en particular señalar que
apoyamos plenamente los objetivos de integración de la dimensión del
desarrollo en el sistema de propiedad intelectual y en las
actividades de la OMPI con el fin de aumentar la credibilidad del
sistema de Propiedad Intelectual y promover la innovación, la
creatividad y el desarrollo. Si bien no apoyamos algunas de las
acciones puntuales es claro que si compartimos el sustrato de la
propuesta inicial de Argentina y Brasil, que en sus propias palabras
es: “Promover los beneficios absolutos derivados de la protección de
la propiedad intelectual sin reconocer las preocupaciones existentes
en materia de políticas públicas sería ofrecer una visión que mina la
credibilidad del propio sistema de propiedad intelectual.  Sin
embargo, si se integra la dimensión de desarrollo en el sistema de
propiedad intelectual y en las actividades de la OMPI, aumentarán la
credibilidad del sistema de propiedad intelectual y su aceptación a
gran escala como herramienta fundamental para promover la innovación,
la creatividad y el desarrollo”.

Una prueba fehaciente de este hecho es que de las 40 propuestas del
anexo A que ahora estamos estudiando hemos apoyado plenamente 31 de
ellas, esto es más del 75% de las mismas, y solo sobre dos de ellas,
apenas el 5%, aquellas referidas al dominio público no tenemos
flexibilidad. Lo anterior lo resalto para que tengan en cuenta el
enorme interés que tiene Colombia en insertar la dimensión del
desarrollo en el sistema de Propiedad Intelectual y en las
actividades de la OMPI. La mayoría de nuestras objeciones tienen que
ver con la identificación de algunos temas con este y otros foros,
pero en el tema del dominio público tenemos grandes preocupaciones
sobre el lenguaje de las propuestas 17 y 32 del anexo A y 23 y 32 del
anexo B.

Durante el transcurso del día hemos recibido un cierto número de
propuestas realizadas por los “amigos del presidente” que intentaron
reflejar los avances en las discusiones. No obstante lo anterior
estos documentos aún reflejan estas propuestas sobre el dominio
público, por lo cual no entendemos el carácter de dichos documentos.
Son acaso documentos que pretenden reflejar un “consenso”? Se ha
dicho que el verdadero consenso implica «satisfacer las necesidades
de todos». La toma de decisión por consenso intenta denigrar el papel
de facciones o partidos y promover la expresión de voces
individuales. En un foro multilateral como éste nuestros países
tienen el derecho de tener posiciones soberanas sobre una materia en
particular. El proceso de consenso es deseable cuando es improbable
forzar el cumplimiento de la decisión, igual como sí cada
participante adoptara independientemente una misma decisión unánime.
En este proceso, las opiniones minoritarias deben tomarse en
consideración a diferencia de circunstancia donde la mayoría puede
tomar la acción y obligar la decisión sin ninguna consulta adicional
con los votantes minoritarios. Tal vez ahora somos un votante
minoritario, pero si esto es un proceso de consenso ese voto cuenta.
Y a veces ese único voto es el que trae la luz a un proceso. Un
proceso de decisión por consenso implica, identificar y discutir las
inquietudes, generar nuevas alternativas, combinar elementos de
múltiples alternativas y confirmar que las personas entienden una
propuesta o un argumento. Hasta ahora no hemos visto más alternativas
en materia de dominio público que las inicialmente presentadas, las
cuales son imposibles de aceptar para nuestro país.

Quisiéramos que los demás países entendieran el compromiso que
tenemos con el desarrollo como países en desarrollo, pero también que
entiendan que como todos ustedes tenemos preocupaciones por lo que
aquí se plantea. En materia de domino público, seguimos hablando de
“protección” y de involucrar esto en las actividades normativas de la
OMPI. Como lo señalamos al inicio de estos debates es un
contrasentido hablar de una protección al dominio público, por cuanto
este se construye precisamente con aquello que ha perdido su
protección. El dominio público es un conocimiento que no es
susceptible de protección a través de la propiedad intelectual, o que
siéndolo, ha perdido dicha protección, razón por la cual es de libre
acceso y aprovechamiento por parte del público.  Y el trabajo de
difundir las creaciones que se encuentran en el dominio público, no
es una labor que atañe a la OMPI sino a los particulares, ya es de
ellos. Pero si insertamos esta materia en las labores de la OMPI
iremos mucho más allá. De eso estamos seguros. Ya varias delegaciones
han señalado que esta propuesta no pretende afectar los derechos de
Propiedad Intelectual, pero eso no dice allí, por ejemplo, la
propuesta 17 señala “Examinar la protección del dominio público en el
marco de los procesos normativos de la OMPI”. Donde se señala en esta
propuesta que no se afectarán a los derechos de la propiedad
intelectual? Existe un principio en Derecho que señala que todo
aquello que no esté prohibido en la ley está permitido, y
generalmente lo prohibido se establece para resolver un problema
existente. Hemos escuchado a algunos señalar que el problema del
dominio público, y que este cada vez se reduce más, pero no hemos
visto el primer caso palpable de una obra literaria o artística que
haya pasado del dominio público al dominio privado. Queremos el
nombre de una obra, y de la situación específica para entender su
preocupación y buscar las formas de atenderla. Lo que si hemos visto
y con excesiva frecuencia es un entendimiento erróneo del alcance de
los derechos. Dimos algunos ejemplos de cómo la ejecución de una
composición en el dominio público podría llegar a considerarse
también como dominio público por un mal entendido de la expresión.
Escuchamos voces de protesta sobre la colocación de medidas
tecnológicas de protección a una obra en el dominio público ignorando
que quien las pone generalmente lo hace porque agrego elementos
creativos en, por ejemplo, su edición y por lo tanto tiene derecho a
hacerlo, pero ello no significa que este sacando la obra del dominio
público y colocándola en el dominio privado. Cualquiera de ustedes
puede realizar otra edición de la misma obra. Nadie se lo impide.
Tampoco nadie le impide a las bibliotecas que digitalicen las obras
que están en el dominio público, por qué tiene que hacerlo entonces
la OMPI?

Ayer un delegado tuvo la extraña impresión que en mi anterior
intervención había mezclado los derechos morales con las patentes de
invención. Y ello me indica que tal vez se requiera un ejemplo en esa
área. En el campo de la química, un campo que conozco plenamente pues
junto con el Derecho son mis carreras básicas, es muy usual el
desarrollo de nuevas moléculas que se diferencian unas de otras por
apenas un radical, o substituyente o como se conoce usualmente en las
solicitudes de patente “moiety”, es algo así como mitad. Es una
pequeña porción de la molécula que en la mayoría de los casos
proporciona efectos totalmente diferentes en comparación con la
molécula original.  Para muchos esa diferencia, esa modificación tan
pequeña la consideran como una extracción de la molécula que estaba
en el dominio público para pasarla al dominio privado. Pero quienes
hemos tenido que enfrentar los procesos bioquímicos, por ejemplo, la
actividad de las enzimas sabemos que ellas trabajan como una llave.
Estas moléculas tienen un “sitio activo” que les permite actuar sobre
un sustrato específico y no sobre otro. Ese “sitio activo” es por
ejemplo, la conjunción de tres residuos, o substituyentes, o
“moieties” que reconocen una parte específica de la molécula o
sustrato sobre el cual van a actuar. El desconocimiento de estos
procesos es lo que hace que la opinión pública considere que una
molécula “vieja” la han vuelto a patentar.

Con lo anterior quiero señalar que hay un cierto nivel de
desconocimiento sobre el derecho de autor y sobre la propiedad
industrial que ha conducido a declaraciones de “reducción del dominio
público”. Si llevamos estas declaraciones o este tema tan político a
un foro tan especializado como el de la OMPI vamos a terminar
desvirtuando el objetivo principal de la propiedad intelectual cual
es motivar la actividad creativa de nuestros nacionales. Yo entiendo
sus preocupaciones pero consideramos que han sido adecuadamente
atendidas en los instrumentos internacionales que actualmente
tenemos. En efecto el WCT establece en su preámbulo el reconocimiento
de “la necesidad de mantener un equilibrio entre los derechos de los
autores y los intereses del público en general, en particular en la
educación, la investigación y el acceso a la información, como se
refleja en el Convenio de Berna,”, el preámbulo del WPPT por su
parte, establece el reconocimiento de “la necesidad de mantener un
equilibrio entre los derechos de los artistas intérpretes o
ejecutantes y los productores de fonogramas y los intereses del
público en general, en particular en la educación, la investigación y
el acceso a la información”. Uno y otro instrumento han sido
ratificados por nuestro país mediante la ley 565 de 2000 y mediante
la ley 545 de 1999. Ello significa que estamos preocupados por un
adecuado balance entre los titulares y el público en general, pero la
forma de implementación de la propuesta de dominio público no es
clara para nosotros, nos preocupa y no podemos aceptarla.

En vista de lo anterior, queremos que quede registrado en el informe
que Colombia manifiesta su reserva a esta propuesta del dominio público.

Gracias señor Presidente y distinguidos delegados por su paciencia.