El desierto de los niños



 





 

El Desierto de los Niños ha vuelto a España después de cumplir los objetivos de su séptima edición. La caravana desembarcó en el puerto de Ceuta para tomar rumbo sur, haciendo escala en las poblaciones de Midelt y Boumalne Dades antes de dirigirse rumbo a Merzouga.

Uno de los objetivos de El Desierto de los Niños es que los chavales españoles que forman parte de la caravana conozcan a los niños que viven en las zonas que visita el viaje, acudiendo a varias escuelas y asociaciones locales donde son los propios niños quienes entregan el material escolar a los chicos marroquíes.

El primer contacto se produjo en la Asociación Merzouga, donde aparte de entregar diverso material, se inició una de las novedades de este año, ya que junto a las familias que acuden a El Desierto de los Niños viajaba este año un Santa Fe con cuatro ópticos. Su objetivo era revisar la vista a los niños del desierto, para lo que se transportaba en el camión todo lo necesario para hacer las revisiones oculares y fabricar in situ gafas graduadas, si estas eran necesarias. Además, los niños que pasaban por la ‘consulta’ se llevaban unas gafas de sol de la gama infantil de Alain Affleou. En total entre las poblaciones de Merzouga y Ouzina se revisó la vista a 300 niños, de los cuales 30 necesitaron unas gafas graduadas.

Después de tres días entre las poblaciones de Merzouga y Ouzina, la caravana se dirigía a Erfoud, donde se realizaba la mayor entrega de material de este año. La gran mayoría de los niños de la zona van al colegio andando o en bicicleta por unas calles y carreteras poco o nada iluminadas, situación muy peligrosa para los pequeños. Esta circunstancia se acrecienta en los meses de invierno, con menos horas de luz, ya que a la hora de salida de los colegios ya es de noche. Para mejorar la seguridad de estos niños el camión solidario de Aquarius transportaba 10.000 chalecos reflectantes, de los cuales se entrego una parte en Merzouga y en la escuela guardería que la Asociación Desierto Niños tiene en Erfoud. El resto, 9.000 chalecos, se entregaron a la Assotiation Ziz Accueil de Erfoud, en un acto al que acudió también el Jefe de la policía de la ciudad. Esta asociación será la encargada, una vez que comiencen los colegios en septiembre, de repartir los chalecos entre los niños y de concienciarlos de su utilización para mejorar su seguridad en las carreteras.

El Desierto de los Niños arrancaba este año bajo el lema ‘Ver y ser vistos’. Ver, por el trabajo de los ópticos para graduar la vista a los niños marroquíes. Ser vistos por la entrega de los 10.000 chalecos reflectantes y mejorar la seguridad en carretera de los chavales de la zona. Los objetivos se han cumplido. Ahora toca comenzar a trabajar en la edición 2012, que volverá a su fecha habitual de la Semana Santa.

 
  
 

Desierto de los Niños 2011: Objetivo conseguido - Foto 3


Más información en:

 

Visitas



Comments