Suroeste de Marruecos y ciudades atlánticas/8

tumblr stats

Rematamos la tarde, comiendo churros embadurnados en miel, en el zoco de los dulces y volviendo a contemplar, las numerosas actividades, que se desarrollan, en la plaza de Al- Hedime. Son las mismas de ayer.

 

Volvemos al hotel. A pesar de, que quitando el de El Jadida, no hemos tenido muy buenos baños en nuestros últimos alojamientos, tampoco he tenido mucha necesidad de usarlos. Siempre que venimos a Marruecos, nos estreñimos. No sé, por qué será. Tal vez el pan de aquí, tenga menos fibra. Pero el caso es, que nunca, como esta vez, había estado cuatro días, sin ir al baño.

 

 

RETORNANDO A MADRID, DESDE FEZ, PARA SEGUIR RUMBO A TURÍN Y LIGURIA (ITALIA)

 

A primera hora, tomamos el bus para Fez (13 dirhams), con la compañía Transp. Laghzoui. En hora y media, estamos en la estación de autobuses de Fez. El día, como el de ayer, es caluroso. No podemos pretender otra cosa, siendo 4 de agosto. A pesar, de que hemos estado aquí, hace 20 días, no podemos contenernos, de bajar entera Talaa Seguira y volver a subir, por Talaa, kebira..

 

Después, nos dirigimos hacia la parte nueva y volvemos a repetir, casi miméticamente, los movimientos que hicimos, en el viaje de hace tres semanas. Compramos cervezas, en el puesto del mercado y nos las tomamos paseando y en las escaleras –casualmente-, de un club nocturno, que ahora está cerrado. En ellas, dos chicas descarriadas, se hacen un porro y nos invitan a fumar. ¡Dios nos cría y nosotros nos juntamos!.

 

Vamos al mismo ciber, con el fin de imprimir, las tarjetas de embarque, del vuelo de vuelta de Italia, desde Milán a Madrid, el día 11 de agosto. ¡Juro odio eterno, a los teclados franceses, con las letras descolocadas!.

 

Comemos harira, salchichas y kefta, en idéntico lugar donde lo hicimos, el 14 de julio. Y posteriormente, nos vamos a tomar el autobús 16, que nos conduzca hasta el aeropuerto. Pero, tenemos que esperar un rato largo, a que venga, entre la basura y a la escasa sombra, de la caseta de chapa, donde venden los billetes, con un calor tremendo. Lo que me indigna, no es tener que pasar estas situaciones –que también, aunque son buscadas-, sino que día a día y sin posibilidad de elegir, las tengan que vivir, la gente de aquí, no pudiendo elegir otras

 

Para que nada parezca distinto, el pequeño aeropuerto de Fez, sigue igual de caótico y el vuelo viene con una hora de retraso, como ocurrió, hace veinte días. Delante de nosotros, una pareja de josteleros, reciclados a padres, son incapaces de controlar, a sus maleducados y salvajes hijos (para más mala suerte, nos tocan detrás en el avión y ni el personal de vuelo, es capaz de controlarlos). Detrás, una italo-española, recibe por el móvil, la noticia de la muerte de su madre y rompe a llorar, aunque no tan desconsolada e histéricamente, como la chica, que iba en el autobús, de Tafraoute a Marrakech

 

Pero, al menos esta vez, no tenemos ningún jaleo, en la tienda libre de impuestos y conseguimos, comprar tabaco de cachimba –para un amigo- y un par de botellas de vino –para nosotros-.

 

Llegamos a Madrid sin más novedad, que una preciosa puesta de sol, que contemplamos desde el cielo capitalino, mientras nos entretenemos dando vueltas, a la espera, de que el tráfico aéreo se descongestione y podamos aterrizar. Una vez en tierra, salimos a la calle y –como otras tantas personas- nos acomodamos en los bancos, que hay frente a la terminal 1. La noche está algo fresca y celebramos nuestro regreso, degustando una botella de vino marroquí

 

En unas doce horas, partimos para Italia, para completar un circuito de 7 días, por Turín y los lugares más destacados, de Liguaria. Es posible, que en menos de un par de meses, regresemos de nuevo a Marruecos, en lo que sería el sexto viaje, esta vez, por el norte. ¡Dejamos atrás, nuevamente, el país donde fuimos Campeones del Mundo, aquel ya lejano 11 de julio!.

 

<   8   Página Principal
Comments