Portugal de sur a norte/1

counter for tumblr


Portugal, de sur a norte


Todos los textos y fotos de este relato son originales. Queda permitida su reproducción parcial en otros sitios webs, siempre que no se usen con fines comerciales, se cite la fuente de procedencia y se me informe de ello a la dirección de correo electrónico que aparece en la página principal de esta Web


Ir a la página:    Principal    o al resto de las páginas del relato    2    3    4    5

             Este relato se ocupa, de un viaje de trece días, que realizamos en abril-mayo de 2.001. Empezamos en el sur de Portugal y llegamos hasta el norte, en 10 días. Los restantes, los pasamos recorriendo el sur de las Rías Bajas, terminando en –la siempre querida, a pesar, de que se hayan disparado los precios de todo-, Santiago de Compostela.

 

            Por coherencia con la organización de la web y a pesar de ser un solo periplo, el actual relato abarcará la parte portuguesa del viaje y se construirá otro documento, con la gallega, que se publicará en la sección, de “Escapadas por España”. Sin embargo, el itinerario completo y los destinos descartados, se publicarán en ambos

 

            Los aspectos generales de Portugal, ya se expusieron en el relato, del viaje del año pasado, por Oporto, Braga y Guimaraes. No obstante y en algunos apartados, completaremos la información aquí, con algunos datos más. La introducción allí publicada, es válida para aquí, salvo, que se indique lo contrario. La podéis leer, pinchando el siguiente enlace: http://sites.google.com/site/evaporelmundo/oporto

 

 

ITINERARIO DEL VIAJE

 

            Hacía tiempo, que teníamos ganas de volver al Algarve portugués y a Lisboa y alrededores, adonde no íbamos, desde 1.992 (ya ha llovido desde entonces). También, ardíamos en deseos, ve retornar a las Rías Bajas, dado que los últimos periplos por Galicia, han sido a Santiago y a las Rías Altas. Ya solo faltaba, unir ambas comarcas, con la línea más recta posible, atravesando Portugal, de sur a norte. El único problema, es que el año pasado, estuvimos a Oporto, Braga y Guimaraes y no queríamos repetir, ninguno de esos destinos. Aunque, pasar por el primer punto citado, finalmente, resultó impepinable.

 

            Las siguientes gestiones, una vez tuvimos claro el itinerario, fueron contratar los vuelos y solo una parte de los hoteles, dado, que salvo en Oporto y Lisboa, no encontramos precios, que nos convinieran, a través de internet..

 

            Vamos con el itinerario completo del viaje:

 

            Día 1.- Valladolid-Madrid (tren)-Faro (vuelo con Ryanair).

 

            Día 2.- Faro y Tavira (bus nocturno a Lisboa).

 

            Días 3 y 4.- Lisboa

 

            Día 5.- Cascais, Boca del Infierno, paseo marítimo hasta Estoril, Estoril y Belem

 

            Día 6.- Óbidos y Nazaré.

 

            Día 7.- Tomar y Cova de Iria (Fátima)

 

            Día 8.- Leiria, Coimbra, Aveiro y Oporto

 

            Día 9.- Oporto.

 

            Día 10.- Nine, Viana de Castelo, Valença y Tui

 

            Día 11.-  La Guardia, monte de santa Tecla, Camposancos, playa de Mouiño y Vigo

 

            Día 12.- Santiago de Compostela y Santiago de Compostela-Málaga (vuelo con Ryanair)

 

            Día 13.- Málaga-Valladolid (vuelo con Ryanair).

 

            El regreso parece algo estrambótico, pero nos salía bastante más barato y ameno hacerlo así, que viajar en tren o autobús, desde Santiago de Compostela, a Valladolid. Cada vez resulta más corriente, que salga mucho más barato, hacer casi 2.000 kilómetros volando, que poco más de 400, en ferrocarril o bus. ¡Hay, que adaptarse a los nuevos tiempos!

 

            Volviendo al viaje realizado, descartamos los siguientes destinos, por las motivaciones que se explican a continuación.

 

            -En el Algarve, Lagos, Sagres, cabo de San Vicente y Silves. Los tres primeros, lugares, por haberlos ya visitado en viajes anteriores y el último, por quedarnos algo a trasmano.

 

            -Setubal y Évora, por las malas comunicaciones (sobre todo, en el último caso).

 

            -Sintra, en las afueras de Lisboa, por haberla visto ya varias veces.

 

            -Castelo de Vide y Marvao. En un principio, nuestro itinerario contemplaba, recorrer este tramo por el interior (en el Alentejo). Pero finalmente, nos decidimos a tirar por Óbidos y Nazaré, destinos no previstos y más próximos a la costa Atlántica (en su momento, se explicarán más detalladamente las razones).

 

            -Braga y Guimaraes, por haberlas visitado el año pasado

 

            -Baiona, en Pontevedra, por falta de tiempo.

 

 

LOS TRANSPORTES UTILIZADOS

 

            -Avión:

 

            Los vuelos y como casi siempre, que nos desplazamos por Europa y por España, los contratamos con Ryanair. Unas dos semanas antes del viaje, compramos tres tramaos: Madrid-Faro (7 euros cada uno), Santiago de Compostela-Málaga (4,68 euros), y Málaga-Valladolid (4,68 euros).

 

            Para llegar desde el aeropuerto de Faro a la ciudad, lo hicimos andando. No debimos planificarlo así, porque hay tramos de autopista –no son muchos-, potencialmente peligrosos para los peatones. Dista unos seis kilómetros y dispone de buses, que recorren el trayecto, por menos de 2 euros

 

            -Tren:

 

            Lo utilizamos, para movernos en el trayecto, Faro-Tavira, por los alrededores de Lisboa, para ir desde Coimbra a Oporto –parando en Aveiro- y para llegar a Valença, deteniéndonos unas horas, en la agradable, Viana de Castelo.

 

            Cabe distinguir varios tipos de trenes en Portugal, aunque se pueden simplificar en tres: los interciudades, los regionales y los urbanos. Los dos primeros salen caros –casi al mismo precio de España-, siendo los últimos, realmente baratos, frecuentes y recomendables. Prestan servicio a los alrededores de las grandes ciudades, como Lisboa y Oporto, a través de varias líneas (se corresponden, con lo que en nuestro país conocemos, como cercanías).

 

            Esta es la web,de la compañía estatal portuguesa www.cp.pt/cp/displayPage.do?vgnextoid=87cbd5abe2a74010VgnVCM1000007b01a8c0RCRD

 

           

            -Autobús:

 

            Lo usamos para el tramo, Faro-Lisboa, porque cuesta lo mismo que el tren, pero te permite viajar de noche,  mientras duermes y ahorrarte una noche de hotel. También nos servimos de los buses, para los trayectos: Lisboa-Óbidos, Óbidos-Nazaré, Nazaré-Tomar, Tomar-Cova de Iria (Fátima) y Leiria-Coimbra (el tramo Fátima-Leiria, lo llevamos a cabo andando, por razones, que durante el relato del viaje, se detallarán ampliamente).

 

            En Portugal, tanto las empresas regionales, como la nacional de autobuses, son exageradamente caras, para el nivel de vida del país. En el viaje y yendo en plan económico, será este capítulo, el que dará el mordisco más gordo al ajustado presupuesto. En cuanto a su estado y en general, tanto unos como otros, se encuentran bastante correctos.

 

            La empresa nacional de autobuses –creo, que sin competencia, leal o desleal, alguna-, es Rede Expressos (www.rede-expressos.pt). Hace gala de algunos comportamientos tercermundistas, como que solo se pueda pagar con tarjeta de crédito portuguesa, cuando casi hasta en la más modesta pensión, aceptan cualquiera. Digo yo, que la Visa será Visa, esté emitida en Zambia, En España o en Japón.

 

            La red de carreteras, que en 1.992 –igual, que en 1.980-, era como las del cualquier país africano hoy, se ha renovado  por completo (como siempre, aquí también habrá pagado Alemania, me imagino). Las vías más secundarias, fundamentalmente, a través del interior del país, se hallan en peores condiciones. Pero, de todas formas, se meustran transitables.

 

 

            -Transoporte público:

                       

            El metro de Lisboa es eficiente, aunque no demasiado barato. Solamente, lo tomamos una vez (para trasladarnos a la alejada estación de autobuses, desde donde parten lso servicios para Óbidos). Desconocemos, si llega hasta el aeropuerto. En esta ciudad, circulan también tranvías.

 

            La red de metro de Oporto, es nueva, limpia, eficiente y relativamente barata. Hay que estar siempre pendiente de los paneles, que indican la dirección del tren, porque desde el mismo andén, suelen partir, a distintos puntos.

 

El sistema de tarificación, es por zonas. El metro conecta el aeropuerto (billetes de zona 4), en unos 45 minutos, con la estación de Trinidade (línea violeta), cerca del Ayuntamiento y del céntrico, Paseo Aliados. Se puede cambiar a Sao Bento, tomando la línea amarilla, pero no merece la pena. ¡Mejor, paseando!.

 

No cogimos taxis, ni autobuses urbanos. El tráfico no nos pareció demasiado caótico, ni siquiera en las grandes ciudades. Y los conductores se nos mostraron mucho más educados y respetuosos con las normas de circulación, que hace casi 20 años, en nuestra última visita larga al país. Entonces, presentaban un preocupante estado, algo semisalvaje

 

 

EL ALOJAMIENTO

           

            Si en el relato de Oporto, Braga y Guimaraes, se indicaba, que se puede dormir por 30-35 euros, esta vez hemos descubierto, que sin ningún problema, se puede hacer, por tan solo 20-25 (incluso, en Lisboa), en alojamientos algo básicos –con el baño compartido o no-, pero correctos. Aunque a veces, son mucho mejores e incluso, puede incluirse el desayuno

 

Solamente, llevamos reservado, a través de internet, los hoteles de Lisboa y Oporto, no teniendo demasiada dificultad, para encontrar el resto de ellos, una vez ya en los diferentes lugares. En términos generales, puede decirse, que la oferta de alojamientos económicos, resulta bastante amplia, en todos los destinos en los que pernoctamos.

 

 

Para los apartados de gastronomía, bebidas, guías, webs, oficinas de turismo, dinero, precios y presupuesto, consultad el relato de Oporto, Braga y Guimaraes y concretamente, este enlace:  http://sites.google.com/site/evaporelmundo/oporto-2

 

 

CAMINO DE FARO

Amenaza lluvia, según bajamos hacia la estación de trenes, pero afortunadamente, no cae ni una sola gota. Nos tratan de vender el caro Alvia, en lugar del Regional Exprés, que tratamos de coger, alegando, que tarda mucho. ¡Pero, somos incorruptibles!. No somos los únicos, que nos hemos decantado por ese plan, dado que el convoy, que arriba puntual, va lleno.

 

En Madrid hace fresquito, aunque poco a poco, el día se va arreglando. Es domingo y hay poca gente en la calle. Incluso, en las zonas más nobles de Madrid. Diría, que los pocos transeúntes o son ancianos o inmigrantes. Algunos bares, se han bajado del burro y ofertan la caña a un euro. Otros, sin embargo, te soplan 8, por 6 ostras.

 

Como tenemos tiempo,  decidimos caminar. Enfilamos hacia la plaza Castilla y tras dejar atrás las torres Kio, acometemos Bravo Murillo. Hacemos algunas compras, en un abarrotado supermercado. Como en Madrid hay libertad de horarios, muchos abren los domingos, con normalidad (entre ellos, todos los dependientes, de El Corte Inglés).

 

Llegamos a Cuatro Caminos y continuamos hacia la glorieta de Bilbao, desde donde ya tenemos acceso, a Malasaña, Tribunal, la calle Fuencarral y el centro. En esta zona, hay bastante turismo, que supongo, está agotando la parte final de la Semana Santa..

 

Damos una vuelta por el FNAC, comemos, sentados en un banco y tomamos el metro hacia el aeropuerto, que se halla casi vacío. Sacamos dinero de un cajero. En el control de seguridad, hoy toca quitarse las botas y poner los pies encima de un cacharro. Debe ser la oferta del día. El reloj, por el contrario y a diferencia de otras veces, no les molesta.

 

Salimos diez minutos tarde. En 55, estamos tomando tierra en Faro, después de un vuelo con muchas nubes y un precioso aterrizaje, contemplando bonitas marismas, que parecen naturales y que forman, el parque nacional de la Ría Formosa. El aeropuerto de Faro, es coqueto y nuevo.

 

 

FARO

 

Bajamos andando y no acertamos, porque cruzamos algunos tramos de autopista, que resultan potencialmente peligrosos para el peatón. Deberíamos haber tomado los autobuses 14 o 16, que conducen hasta el centro, por menos de 2 euros. Resulta y según vamos encontrando gente, que entiendo mejor, el portugués de Brasil o de Mozambique, que el de aquí. ¡Porca miseria!

 

En una hora, nos encontramos en la vacía estación de trenes, donde comprobamos los horarios para mañana, acercarnos hasta la localidad de Tavira. El centro está al lado y el mar, también.

 

Nos cuesta encontrar una pensión con plazas libres. Hoy es Domingo de Resurrección y suponemos, que aquí mañana, se celebrará el lunes de Pascua. Aunque, luego caemos en lacuenta, que la fecha del día venidero, es el 25 de abril, la Nacional –conmemoración de la Revolución de los Claveles, que tuvo lugar a mediados de los sedtenta- y día que da nombre, al puente más famoso de Portugal

 

Finalmente y por 30 euros (6,5 de puntuación), vamos a parar al residencial Dandy, en la calle Felipe Alistao. Seguro, que cualquier otro día, sale bastante más barato. El lugar es coqueto y la habitación –con baño compartido y televisión-, nos aprece pequeña, pero correcta. Y nos ha visitado la suerte, gracias a que tienen 2 anulaciones de Booking, reservadas a 20 euros y anuladas. 

 Página de Inicio   1   >
Comments