Fabiola de la Cuba dejó su

corazón en Ciudad Eten 

 


La tierra del sabio militar Pedro Ruiz Gallo, Ciudad Eten, pasó una noche inolvidable con la artista Fabiola de la Cuba, cuya voz emocionó y sembró en los asistentes un inmenso amor por nuestras raíces y hacia la música y danzas de la Costa, Sierra y Selva. “Vale un Perú” llegó a esta tierra de origen Mochica para ser el inicio, el amanecer de una jornada cultural que recorrerá la región Lambayeque.




Festejos, valses, landós, marineras, huaynos, toro mata y una romántica balada conformaron un repertorio que recreado con coreografías y acompañado por danzas 
y contrapuntos, envolvieron a un

público que además de Ciudad Eten, llegó de Chiclayo, Monsefú, San José, Puerto Eten Santa Rosa, Pimentel, Reque y otras localidades vecinas, abarrotando el parque ecológico y turístico Pedro Ruiz Gallo de Ciudad Eten.





Fabiola de la Cuba demostró que “Vale un Perú” integra, involucra, une a todos los peruanos pues en esta ocasión invitó al escenario al elenco de danzas “Atin” de la municipalidad de Ciudad Eten y públicamente destacó el esfuerzo y dedicación de su director Diego Casas, un joven que desinteresadamente ensaya y dirige a un elenco conformado por niños y jóvenes que aman a su Patria. En la pasarela Fabiola de la Cuba levantó el brazo con Diego y el público aplaudió de pie a un hijo etenano. 





Otro momento de integración cultural fue el homenaje a José Escajadillo Farro, con los temas “Antes de partir” y “Jamás Impredirás”. El segundo tema, tuvo el acompañamiento de los jóvenes valores Harold Ramos Ruiz y Fernando Ñiquen Rodríguez, para quienes Fabiola pidió nuevamente muchos aplausos.

“Don José Escajadillo Farro es un gran valor de la música peruana, ganador de muchos festivales e identificado con todo lo que ocurre en el país con sus creaciones sobre los triunfos del vóley y los héroes del Cenepa. A la tierra que lo vio crecer, Ciudad Eten, también le ha dedicado un tema en homenaje al Divino Niño del Milagro. Gracias por ese talento”, dijo en el escenario Fabiola de la Cuba.




El alcalde etenano, Alejandro Ñiquen Sandoval, agradeció a las empresas, amigos y etenanos que hicieron posible la llegada de Fabiola de la Cuba y destacó que el mes elegido para este megaevento guarda relación con la intelectualidad y heroísmo, pues en abril de 1880 murió Pedro Ruiz Gallo inventando un explosivo en defensa de la patria, contra la invasión chilena en la Guerra del Pacífico. “Conmemoramos 132 años de la inmolación de este ilustre etenano y queremos recordarlo con esta fiesta cultural que quedará grabada en el corazón de todos los etenanos, lambayecanos y peruanos en general que hoy nos acompañan. Gracias Fabiola de la Cuba por permitir que como autoridad te haya invitado para regalar cultura a una tierra que ama su pasado”, señaló el burgomaestre.   




Fabiola de la Cuba destacó el respaldo de CREDISCOTIA, financiera identificada con el trabajo y esfuerzo de los hacedores lambayecanos. Entre el público asistente se sorteó 20 ollas arroceras y una madre de familia se llevó el premio mayor de 1,000 nuevos soles que fue entregado por la artista, el alcalde y funcionarios de Crediscotia. El espectáculo también tuvo el auspicio de la Universidad Particular de Chiclayo y su Escuela de Post Grado Altagora, lo que fue destacado por Fabiola de la Cuba.  




Los asistentes pudieron apreciar a en escena a más de un centenar de artistas, entre músicos, bailarines, acróbatas; además de un staff de producción conformado por técnicos en sonido, luces y efectos especiales, quienes dieron vida a un especial de danzas, canciones y sentimiento peruano.

La realización de este megaespectáculo tuvo además el respaldo de la Dirección Regional de Cultura de Lambayeque y colaboraron destacadas empresas como Puican Zarpán Ingenieros, Ternos Ela, Atin Event, La República y Best Cable.