PREMIO UNIÓN NACIONAL DEL PERÚ                    PARA P. EMIGDIO SANDOVAL

Trabajar tesoneramente por la fe católica y prosperidad de nuestra patria, su solidaridad humanitaria y su ejemplo de ética y valores ha merecido que el Instituto Nacional de Desarrollo y Acción Social (INDAS-PERU), otorgue el Premio Unión Nacional del Perú al Padre Emigdio Sandoval Guevara, rector de la Capilla Nuestra Señora Madre de la Misericordia en Chiclayo.


La resolución con la que se premia a P. Emigdio, señala que el Consejo de la Orden Premio Unión Nacional del Perú con la finalidad de resaltar a los valores de la República que se destacan en trabajar tesoneramente por la fe católica y prosperidad de nuestra patria, “debe reconocer el esfuerzo en el desarrollo a la solidaridad humanitaria con real desprendimiento, que será como el espejo para las nuevas generaciones del futuro, la misma que se caracteriza por la sensibilidad social con sus nobles integrantes de la iglesia católica entre otros, ampliando su gran vocación de servicio a las familias de extrema pobreza, actuando en su vida como gran líder religioso con ética y valores morales del reverendo padre Emigdio Sandoval Guevara”. Los mismos que son reconocidos por nuestra Institución, miembros de la sociedad civil de la República Peruana,

El sacerdote Emigdio Sandoval recibirá la Medalla de Oro en tres brillantes y diploma de honor en Consejo de la Orden Premio Unión Nacional del Perú el próximo 30 de enero, a las 7:30 p.m en la Iglesia Santa María Catedral de Chiclayo, luego de la Santa Misa Te Deum ofrecida por la Comunidad Madre de Misericordia.


P. Emigdio estuvo muchos años al frente de la parroquia Santa María Magdalena de Ciudad Eten, donde también fue director de la IE Pedro Ruiz Gallo y actualmente es promotor de la IEP Sabiduría de Dios. En Ciudad Eten es recordado por su gran labor pastoral y porque gestionó ante Hogar de Cristo, y ante las autoridades de aquel entonces, apoyo para los damnificados del fenómeno de El Niño en el humilde pueblo de Eten. En febrero de 1998, cuando la lluvia arrasó muchas viviendas humildes de Eten, P. Emigdio y los miembros de la Parroquia, albergaron a estas familias en los ambientes de la parroquia como el auditorio parroquial, ofreciéndoles alimentación, y un lugar donde pernoctar; ya en marzo del mismo año se ubicó un lugar seguro para estas familias damnificadas y se inició la historia de Villa el Milagro, entre palos, sacos y esteras. Actualmente, P. Emigdio lidera una campaña por la defensa de la vida y rechazo al aborto, representado en los 60 millones de no nacidos que hay cada año en el mundo.