Introducción - Introduction

La relación y provecho en el ejercicio de la navegación mercante de Venezuela tiene sus orígenes  en  la  mismas  naves  de  Cristóbal  Colón, en  los años  del  descubrimiento de América,  quien  ya  había  fungido  en  el  viejo  continente  de traficante de lanas y con innúmeras aventuras; a su regreso de la isla  "La Española"  desde el año 1492  al  1498, luego de haber tocado tierra firme, y  entre  otras, las hoy venezolanas, lleva consigo al Puerto Sanlúcar de Barrameda, España, una  muestra  de  aquellos aborígenes, metales preciosos   y   perlas,  alfarería,  tejidos,  frutos  y  animales,  todo  ello  en  calidad  de mercadería novedosa y sorprendente.

Extendido tales oficios por el Mar Caribe, estas gestiones las asumían compañías poderosas, tales como las de los Welser, de Alemania, quienes  habían  financiado  a  Carlos  V  a   comienzos  del  siglo  XVI,  orientando,  a la sazón, muchos de sus  negocios hacia la América Española. Poco tiempo después entra en acción   la gran  empresa   Jesuita La Guipuzcoana, con  sede en la Provincia cantábrica y ésta se hace dominante hasta los finales del siglo XVIII.

Mas,  pese  a  que  ya  se  encontraban  convulsionados  los  pueblos  sudamericanos  por  los  inquietantes  brotes  revolucionarios  que precursaban la Emancipación; el comercio de productos principales exigía mayor  organización para fomentar una empresa naviera en estos lados de la Provincia, a cuyos requerimientos respondió, en el 1810, la Junta  Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII,  decretando  en  el  mes  de  septiembre  de ese  año,  la creación  de una "Academia de Matemáticas" en Caracas, con la finalidad de "proporcionar a la juventud aplicada los medios de  útiles al  Estado en  cualquier carrera que  emprendan  y  una  ESCUELA PÚBLICA DE NÁUTICA en La Guaira, con un plan de estudios de tres años.


La Escuela Náutica de 1811 y su Tiempo