LA PATRIA POTESTAD,RELACION PATERNO FILIAL. mónica isabel ardila ayala


Estudiante de Derecho de la Corporación Universitaria Americana

 

En resumen podemos decir que la patria potestad es  una relación paterno-filial que consiste en un régimen de protección de los menores no emancipados, donde se encomienda la protección de éstos a sus padres,  no emana del contrato de matrimonio, sino que es un derecho fundado en la naturaleza y confirmado por la ley; esto es, que la patria potestad se funda en las relaciones naturales, independientemente de que éstas nazcan dentro del matrimonio o fuera de él.  Se podría decir que los derechos que la patria potestad le otorga a los padres se constituyen propiamente en poderes sobre los hijos, porque las facultades que la ley le confiere a los padres no son en beneficio de éstos sino de los hijos.

Es la familia La base fundamental de nuestra sociedad y en ella radican los derechos más nobles y las virtudes que hacen grande a una nación,  es una institución ética, natural, fundada en la relación conyugal de los sexos, cuyos individuos se hallan ligados por lazos de amor, respeto, autoridad y obediencia; la familia es necesaria para la conservación, propagación y desarrollo en todas las esferas de la vida y mas aun  de la especie humana.  Se  ha supuesto que hubo una primera fase de promiscuidad absoluta y la familia propiamente dicha no existía. Hombres y mujeres serían como un rebaño.

Viene luego una segunda fase caracterizada por un régimen de matriarcado, en la que el padre es desconocido y los hijos pertenecían a la madre y por último la fase de evolución sería la familia monógama, tal como es la cristiana actual. Desde sus comienzos en Roma la familia estaba asentada y organizada en forma patriarcal,  el pater familiae poseía una autoridad absoluta y exclusiva, despótica a veces.

El cristianismo infundió en la familia un elevado sentido ético, al engrandecer el matrimonio a la dignidad de sacramento indisoluble y al proclamar el principio de la igualdad de los esposos, aunque hoy se dan fuertes corrientes políticas y filosóficas encaminadas a descomponer a la familia, ésta sigue siendo la célula fundamental de la sociedad.

Existen dos sistemas para determinar el parentesco en la familia, estos son  civil  y  canónico,  en ambos son básicos los conceptos de grado y línea,  el  civil adopta como principio básico contar tantos grados como generaciones,  cada persona dista un grado de su padre y otro de su hijo, la línea paternal está formada por los que descienden unos de otros, así el nieto dista 3 grados del bisabuelo; y la línea colateral está formada por las personas que no descienden unas de otras, pero tienen un tronco común, por ejemplo  el tío y el sobrino.

La proximidad del parentesco se determina por el número de generaciones, el sistema canónico tiene su origen en las leyes germánicas, y coincide con el civil en la computación en línea recta o indirecta, puesto que se cuentan tantos grados como generaciones o como personas, exceptuando el tronco. En cambio, difiere del sistema civil en la computación colateral por contar sólo las generaciones de una línea, eligiendo cualquiera de éstas si son iguales, o la más larga si son desiguales.

A los padres les corresponde el deber y el derecho de proveer  la asistencia y protección de las personas y bienes de los hijos, en la medida reclamada por las necesidades de éstos,  esta asistencia y protección requiere un principio de autoridad que en Derecho se denomina patria potestad. Son conocidos los poderes absolutos que sobre las personas de sus hijos y descendientes ejercía el pater familiae de la antigua Roma, cuya patria potestad era despótica y perpetua; en cambio, el derecho de los pueblos germánicos supo adaptar mejor dicha institución a las necesidades de la vida, así, disponía que el hijo que continuaba en la casa paterna permanecía siempre bajo la autoridad del padre; en cambio, el hijo mayor que la abandonaba, se hacía independiente de la tutela paternal. En la Edad Media, la patria potestad adquirió un  carácter temporal y solamente se ejercía durante la minoría de  edad del hijo, modernamente, la patria potestad ha sido declarada institución establecida en favor de los hijos y por ello está bajo la tutela, vigilancia e inspección del Estado, las leyes sobre mendicidad, trabajo de menores y los tribunales tutelares creados para éstos, claramente lo prueban, es un hecho natural de los hijos crearse una existencia propia, independiente y librarse de la patria potestad, este hecho se denomina emancipación. El hijo que cumple la mayoría de edad o el que contrae matrimonio, quedan emancipados automáticamente.

Esta emancipación es igual tanto para el varón como para la mujer, y por su intermedio se les ajustan todos los derechos y todas las obligaciones de la persona con mayoría de edad, la emancipación por concesión del Estado suele otorgarse, en tiempo de guerra, al hijo mayor de 18 años que se haya alistado en el Ejército,  pero los padres también pueden incurrir en la pérdida de la patria potestad cuando han demostrado no ser dignos de educar y sostener a sus hijos, por consentir la prostitución o corrupción del hijo, o por haber incurrido en el delito de abandono de familia.

Hay sentencias de divorcio en las que de una manera expresa, se declara la pérdida de la patria potestad, y las que recaen en pleitos judiciales promovidos a propósito de malos tratos o corrupción;  el Código civil también prescribe la pérdida de la tutela en otros casos muy excepcionales; así

 en la antigüedad todo lo que adquiría el hijo de familia correspondía al padre, mas adelante, las leyes concedieron a los hijos facultades para que pudiesen tener pequeños patrimonios, ahora bien en las legislaciones modernas, los bienes adquiridos por el hijo emancipado, por medio del trabajo, industria, suerte o por cualquier título, pertenecen en propiedad al hijo que los ha adquirido, pero la administración y el usufructo corresponden al padre o madre que ejerza la patria potestad, este derecho de administración que confiere a los padres el ejercicio de la patria potestad no es renunciable ni delegable, por tratarse de un derecho de carácter público. A veces el amor que debe existir entre los miembros de una familia se halla tan debilitado, que el Derecho ha de establecer en forma imperativa las obligaciones de cada pariente, la prestación alimenticia es una de las más importantes, se entiende bajo el concepto general de alimentos, el sustento, la habitación, el vestido y la asistencia médica, de acuerdo con la posición social de la familia.

Comprende también la educación e instrucción cuando se  es menor de edad, están obligados a darse recíprocamente alimentos los cónyuges, los ascendientes y descendientes legítimos, los padres e hijos legitimados y los descendientes legítimos de éstos, los padres e hijos naturales reconocidos y los descendientes legítimos de éstos y entre hermanos legítimos, bien sean consanguíneos o naturales. La obligación de prestar alimentos puede cesar con la muerte del padre obligado. Se extingue también con la reducción de fortuna del obligado cuando suceda que, satisfaciendo los alimentos, tenga que desatender sus propias necesidades.

La patria potestad se ejerce por el padre y la madre, esto es, ambos tienen iguales derechos para ese ejercicio; mas no significa que siempre deban ejercitarla solidaria y mancomunadamente; de modo que si falta de hecho uno de los dos, el que quede está capacitado para ejercer la patria filial, pero ésta no es la única relación de este tipo, aunque es la más importante.

La patria potestad se aplica exclusivamente como un régimen de protección a menores no emancipados es obligatoria, pues los padres tienen la patria potestad a no ser que la misma ley los prive o los excluya de su ejercicio.

Ahora bien es personal e intransmisible porque son los padres quienes deberán ejercerla a no ser que la misma ley los excluya de su ejercicio.

También podemos decir que la patria potestad es un régimen de protección que ofrece las mayores garantías de protección de los menores no emancipados porque cuenta con el concurso de los protectores naturales de éstos.

Es indisponible, porque el ejercicio de la patria potestad no puede ser atribuido, modificado, regulado ni extinguido por la propia voluntad privada sino en los casos en que la misma ley lo permita, es importante señalar que los cónyuges pueden disponer sobre la guarda del hijo en el escrito de separación de cuerpos por mutuo consentimiento, pero este es un caso en que la ley lo permite, la patria potestad es irrenunciable y en todas las cuestiones relacionadas con el estado civil y el derecho de familia, sólo son válidas las convenciones expresamente autorizadas por la ley, de manera que las que no se amparan en las normas jurídicas propias, adolecen de nulidad. Esto significa que en tales casos, no existe ni funciona el principio de la autonomía de la voluntad, que opera en el derecho patrimonial. Lo que significa que es una labor gratuita, porque es un deber natural de los padres.

Ambos padres son solidariamente responsables de los daños que causan sus hijos menores que habiten con ellos. Si los daños los causan menores de 10 años, la responsabilidad será directa y exclusiva de los padres, si el menor es mayor de 10 años, el hijo también responderá personalmente y con sus bienes ante el tercero damnificado, y la responsabilidad de los padres es sólo indirecta o refleja, por lo cual podrán reclamar en contra del menor, si es que tiene patrimonio, compensación por lo que tuvieron que pagar al tercero.

Desde el punto de vista jurídico, podemos decir que la patria potestad, regulada en el Código Civil, no es más que el conjunto de derechos que la ley confiere a los padres sobre las personas y bienes de sus hijos no emancipados.


Comments