- LOS DERECHOS DE LA MUJER, LA IGUALDAD DE LO DESIGUAL. guillermo lópez berrío

Estudiante de Derecho de la Corporación Universitaria Americana

 

 

 

“NO TE MEREZCO, MADRE, PERO TE NECESITO…”


 

“La violencia de género  se refiere a todo acto que se ejerce contra la mujer por el simple hecho de serlo y que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual, psicológico o emocional, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, y todo ello con independencia de que se produzca en el ámbito público o privado”

    (Asamblea General de Naciones Unidas, 1993)

 

 

La mujer como ser humano en la tierra, ha sido pieza clave para influir en los cambios de la sociedad y lo sabemos por los escritos de la historia, como la mitología griega, la historia del gladiador Hércules, donde ingerie una poxima, preparada por su madrastra y este bajo los efectos tóxicos, mata a su esposa e hijos, en la historia arcaica de la sociedad romana, la mujer en la familia romana era considerada una “cosa”; para la tradición cristiana, es motor fundamental de la familia católica, y en épocas del siglo xx, y siglo xxi, la mujer ha reclamado su espacio en el desarrollo y futuro de evolución de la sociedad, para que no sea mirada como ser humano representante del “sexo débil”, es una construcción social de genero y no biológica; sino que sea valorado desde la equidad de genero, participando en los cambios sociales, culturales, políticos y económicos de cada país y del mismo universo, y lograr que sean reconocidos los derechos de la mujer, como justicia social, proclamados y refrendados por Organizaciones Internacionales y la Constitución Política de cada país, como la nuestra, que dice: “Los derechos específicos de la mujer a la no discriminación como cláusula general ( art. 43 Constitucional  ) a la no discriminación  por razón de su género ( art. 13 Constitucional ) , a su  adecuada y efectiva participación  en los niveles decisorios de la Administración Pública ( art. 40 Constitucional ) , a la igualdad de derechos y oportunidades en relación con el hombre ( art. 43 Constitucional ) a la especial asistencia de parte del Estado durante su embarazo y posterior parto , a su libertad reproductiva, a determinar el número de hijos que desee tener( art. 43 Constitucional ),  al apoyo especial de parte del Estado por ser  cabeza de familia ( art. 43 Constitucional ) y a la protección especial en materia laboral ( art. 53 Constitucional ).. Lo que me lleva a preguntarme ¿si esa igualdad-de trato jurídico, desde la perspectiva de género, sirvió  para conocer y expresar otras facetas agresivas de comportamiento de esa personalidad femenina?.

Su lucha social y económica, de reconocer sus derechos a influido en aportar cosas positivas y de ejemplo para ser seguidas por el hombre; como enfrentarse sola, por ejemplo cuando tiene esa vivencia de ser madre cabeza de familia, lo hace a varias responsabilidades sociales, como es la educación de sus hijos, cumplir con las exigencias de los medios de producción industrial; su rol principal de formadora de la familia, eje de una sociedad o cuando por su capacidad intelectual y científica, participa en el avance de investigaciones, en la medicina, la economía, física , etc; o como líder mundial, como son los procesos de paz o dirigir los destinos de una nación; estos ejemplos de mujer proactiva, no son seguidos por otras mujeres, sino que influenciadas por el libre desarrollo de la personalidad y ese reconocimiento jurídico de derechos, han sido victimas, como el hombre de la sociedad de consumo, hace que expresen en la mujer comportamientos o actitudes agresivas, muy observables en el hombre, al punto de cometer infracciones a la ley, como participar en quitarle derechos a otro ser humano, quitar la vida; participar en delitos de corrupción o ser integrante de grupos al margen de la ley o ser victimas multiplicadoras de expendio de droga sicoactivas, hace que estos  derechos jurídicos de la mujer, le permiten enfrentarse a sus valores morales, a su comportamiento ético y hasta a sus creencias religiosas de cada uno, “competir y convivir, en una sociedad de consumo muy circunscrita en épocas anteriores del hombre, corriendo el riesgo de perder lentamente e imperceptiblemente ese terreno ganado y merecido en la sociedad de ser bastión y volver la mujer recibir expresiones o actitudes de desconfianza o como lo muestra los datos estadísticos de Colombia-Medellín, victimas de agresiones físicas por parte del hombre, como lo dice el Instituto de Medicina legal-Medellín; o ser victima de los “vicios sociales”. Finalmente tanto la mujer como el hombre deben dejar de legado de buen ejemplo a los niños, porque, todos decimos a los cuatro costados, que son el futuro de cada país, pero mirando sin apasionamiento, las futuras mujeres pujantes e intelectuales, están teniendo experiencias muy prematuras en una sociedad de consumo y porque no decirlo de querer tener poder de mando, choca con juventudes femeninas de estar en embarazo de adolescente, que son de alto riesgo, que también con lleva a trastornos psicosociales, con expresiones de sufrimiento interno, que origina estados de depresión o neurosis y perdida de vidas u otros medios de “escape” de situaciones afectivas, como es el consumo temprano de licor o cigarrillo, caer en el abismo de participar en actos de violencia e intolerancia, y pensar que la solución, es el refrán de “ojo por ojo, diente por diente”.

Lo anterior tiene solución, de lograr un equilibrio social, de diseñar nuevas estrategias de participación en esa equidad de genero, en cimentar los derechos humanos, que son universales, que la historia nos cuenta,  que costo “ríos de sangre”, garantizando procesos de reflexión, concertación y articular interinstitucionalmente e intersectorial, con organizaciones sociales de mujeres, para promover la eliminación de todas las formas de discriminación y violencia política, social, intrafamiliar, afectiva, psicosocial y sexual, que afecta a las mujeres, en especial las niñas, adolescentes, jóvenes, encausando ese poder y empoderarse para disfrute y respeto de los derechos de la mujer.

Podemos concluir, que los Derechos de la Mujer, están escritos, desde la perspectiva de la equidad de género, y hay, habrán múltiples indicadores de violencia, que están midiendo su resistencia jurídica, como pueden ser: los buenos y los tratos al mismo tiempo, comunicación fragmentada, esposos e hijos sin autonomía, etc.

Serán los Derechos de la Mujer, inmaculados por la sociedad por esa declaración Universal  de los Derechos Humanos, que son enunciaciones históricas que protegen al hombre contra todo lo que amenaza su existencia, en su Dignidad humana, el derecho a la Intimidad de la Mujer y el derecho a la Autonomía de la mujer

 

 

 

BIBLIOGRAFIA:

                           CONSTITUCIÓN POLITICA DE COLOMBIA

                            SENTENCIA C-355 DE 2006 (COLOMBIA)

 

 

 

 

 

Comments