- EL DERECHO DE LOS PRESOS COLOMBIANOS EN EL EXTRANJERO. maría patricia gaviria taborda


El DERECHO DE LOS PRESOS COLOMBIANOS EN EL EXTRANJERO

 

PUNTO DE VISTA CRÍTICO.

La PRISION es una herramienta fundamental en la lucha contra el crimen, resulta ser prueba fehaciente de la lucha entre el bien y el mal. Aunque en verdad se haya estructurado desde tiempos remotos es para muchos el último castigo que un hombre deshonesto en sus principios merece. Trato de pensar en los 19.000 colombianos que están en este momento encarcelados en otros países, pienso en su tristeza, en su impotencia, pienso en aquellos que por error de alguien o quizá por el olvido de Dios, pasan sus días suplicando o soñando con un debido proceso, con un abogado que pelee por su más grande ideal, la justicia. Pero lo que ellos no saben con certeza es que su estado natal, su querida Colombia, jamás los ayudara, jamás los tendrá en cuenta, si acaso se avergonzará por el porcentaje, solo por las cifras.

Me atrevo a pensar después de estos 2 semestres que han contribuido a mi formación como Abogada, que la gran mayoría de esos olvidados presos, surgieron en la ilegalidad internacional, por comprobar y sentir la falta de oportunidades que en su país natal no encontraron. Seguramente guiados por la proeza de otro se arriesgaron a minar su más precioso bien, SU LIBERTAD.

Leyendo apartes de las cartas que ha recibido Alexandra Piraquive de presos en cárceles de EEUU, me lamento de su miseria, de su falta de apoyo, me avergüenzo de nuestro consulado, de nuestro canciller. Existen entre ellos unos pescadores sindicados hace mas de 4 años por un supuesto crimen de narcóticos, sin prueba en contrario y con la pobreza a cuestas de su familia pasan sus días rezagados a los más miserables y aberrantes tratos a los que la persona se pueda someter. Esperemos pues que aunque sea solo por el trabajo de esta senadora algunos de ellos sen tratados de manera digna y puedan ser repatriados.

 

Sus conductas criminales, ahora en boga, desconocen en todas las etapas de la historia el concepto de fronteras que en la actualidad se ha venido valiendo de revoluciones como la tecnológica, que sin duda ha hecho más pequeño el planeta y sus habitantes. Ciertamente a nuestros presos colombianos no les beneficia en nada que cada día la tecnología que nos acerca a los libres a los presos los aleje. Hay que resaltar la obra del joven antioqueño Alejandro Domínguez que recibe las cartas de los presos en EEUU y las hace llegar por medio de correo electrónico a sus familiares acá en Colombia.

Pensara usted señor lector que mi pensamiento acerca de los presos es de pesar y de creer que todos ellos son unos corderos sacrificados, no, mi critica va por todos los inocentes, por los no tanto y por los que si lo son, aunque lo pongo en duda, muchos miles de ellos no han tenido un debido proceso, un juicio, un abogado. Basados en la falta de oportunidad de defensa, todos somos inocentes o por lo menos así se presume mientras no se compruebe lo contrario.

No es para nadie un secreto que los grandes movimientos de capitales producto de crímenes como el narcotráfico, comercio de precursores para la producción de sustancias ilegales o el gran negocio de la venta de armas y la facilidad de obtener información virtual para la fabricación de algunas de ellas, son los delitos que suman el 90% de los presos Colombianos, con ello llega la famosa EXTRADICCION.

Aprobada en Colombia, es la mejor manera de deshacernos de los mas aterradores criminales gestados en Colombia y que han traspasado las fronteras de la delincuencia, basados en la normatividad internacional y los tratados tenemos un numero de Colombianos encadenados y condenados en e exterior. Desde mi punto de vista quizá ignorante, la extradición no debería de darse solo por favores políticos como es bien sabido por todos, debería ser concebida bajo un estudio minucioso y por delitos de lesa humanidad.

La extradición a mi manera de ver es solo una respuesta clara a los delitos enunciados que no conocen limites de ninguna especie; pero no como se ha esbozado hasta el momento, pues los viejos convenios y acuerdos para la cooperación judicial, en palabras de muchos autores, como el Ex ministro de Estado Colombiano Fernando Cepeda Ulloa, se antojan actualmente ridículos e ineficaces.

Ante la alarma, evidenciada por la ineficacia de los instrumentos existentes, hay que decirlo con absoluta claridad, frente a una situación de criminalidad internacional, la única salida resulta ser la implantación de una estrategia de lucha contra el crimen igualmente global o regional, que permita la completa interacción entre los agentes reguladores en cada uno de los Estados, siendo preeminente el intercambio de información obtenida a través de procesos de inteligencia humana y técnica; contando con la utilización de medios de prueba avanzados y de una tecnología de punta. Es pertinente indicar, para no dar lugar a confusiones, que en el presente ensayo no estoy haciendo alusión directa a la reciente conformación de una instancia Penal internacional, ni a otros estamentos como los tribunales de corte regional, ya que allí se encuentran regulados y penalizados un tipo de conductas, relacionadas con la Violación de los Derechos humanos, el derecho internacional humanitario y el juzgamiento de individuos y estados; estamos construyendo más bien, una salida digna a la aplicación de la jurisdicción complementaria que implica el nuevo Tribunal.

El actual panorama, aún más oscuro y las dificultades para combatir los delitos transnacionales, más notorias. Entonces, nuevamente y dentro de una nueva concepción, la extradición complementada resultará seguir siendo una herramienta útil y fundamental; pero no sí se utiliza en forma aislada, (para perseguir delitos puntuales o de forma coyuntural) sino como parte de una gran estrategia de naturaleza regionalizada.

Ahí surge el gran problema y también la inquietud de todo investigador social; ¿por qué, cómo asimilar los cambios que se avecinan y sobre todo cómo crear una conciencia de que sólo a través de la creatividad en la lucha contra el crimen se pueden obtener los mejores resultados? Creemos entonces que la sectorización o mejor la regionalización nos podría dar la respuesta en poco tiempo.

La intradición es un término poco conocido en Colombia, hablare de ella por la lectura que hice con respecto del tema en mención y porque si alguna vez se diera, estaríamos cumpliendo los sueños de algunos juristas bastante soñadores. Esta posición bastante interesante se podría aplicar perfectamente y en principio con los Estados Unidos de Norteamérica y brindaría por fin las garantías necesarias para evitar que los delincuentes nacionales sean tratados en otros Estados como escoria humana. En breves palabras la figura plantearía el regreso del condenado Colombiano, luego de ser juzgado y sentenciado, a su territorio; en donde y bajo la normatividad carcelaria extranjera, entraría a cumplir su condena.

Como ya lo hemos expresado en otras instancias, esto sin duda alguna, cambiaría la visión actual que sobre la figura de la extradición se tiene; la intradición se encuentra en etapa embrionaria y faltan muchos elementos para llevarla hasta el estadio que se merece, que no es otro que el práctico; pero precisamente eso será fruto de una investigación más amplia, más humana, menos apegada a tantas teorías, lo que no implicaría su desconocimiento.

Y a pesar de que esta idea la hemos concebido de acuerdo con los problemas propios del pueblo Colombiano, La Debilidad e inoperancia del Estado y la impunidad frente a los fenómenos criminales; le deberían dar a la academia un espacio para servirle a la Nación. Indagar las necesidades de nuestras sociedades y proponer soluciones e ideas creativas y en esto cobra una importancia inusitada el trabajo en equipo y de forma interdisciplinaria, porque en verdad, ya va siendo hora de que los abogados dejemos de pensar que somos los únicos capaces de decidir sobre lo divino y lo humano.

La intradición, resultado de algunas averiguaciones, renueva la idea de la extradición; estaría alojada en tratados internacionales y para aplicarla a los delitos que allí se enuncien. y sí la extradición etimológicamente plantea la extracción de una persona de su territorio para ser juzgada o condenada en otro, la nueva figura, como segunda parte del proceso extradicional permitiría en unas condiciones especiales, trasladar al nacional extraditado, para que pague su condena en el territorio que lo vio nacer . Resulta sin duda alguna una propuesta arriesgada y loca, pero el riesgo y la locura, han marcado al hombre y le han permitido acercarse a horizontes brillantes.

De esta forma creo en los términos generales de los lineamientos de una figura, que aunque requiere perfeccionamiento, estamos seguros podrá coadyuvar en la búsqueda de la paz en Colombia; porque indubitablemente debemos ser consientes, que la presión de la Nación a través de sus fuerzas Armadas, la conformación de unas instituciones remozadas y sin indicio de corrupción creara por fin, después de décadas de conflicto y de falta de decisión política, el ambiente verdadero para lograr una negociación. Negociación a la Colombiana, no una negociación a la Macondiana.

UTOPIA, MENTIRA, LETARGO DE LA JUSTICIA…Nuestros Colombianos, Compatriotas, hermanos bien llamados por nuestros principios religiosos, están y estarán relegados en las oscuras prisiones internacionales, hasta que un Gobierno de gente se ocupe de que los consulados y cancilleres cumplan a cabalidad su objetivo: JUSTICIA para todos, hasta para los mas criminales.



Comments