Ubicación temporal y espacial del movimiento de Ilustración, las Reformas Borbónicas y el proceso de Independencia.

INTRODUCCIÓN

Así como Nueva España fue capaz de establecer todo lo necesario para consolidar su poder sobre los indígenas convirtiéndolos en sus peones, del mismo modo se fueron tejiendo los elementos que más adelante propiciarían el desprendimiento del poder de la Corona. Esos fenómenos se dieron al interior de Nueva España y otros provinieron del exterior; tal fue el caso  del movimiento de la Ilustración nacido en Francia y la aplicación de las Reformas Borbónicas nacidas en España. El primero fue una corriente intelectual francesa que se pronunciaba por la eliminación de la figura monárquica y surgió en el siglo XVIII; precisamente, las Reformas Borbónicas provienen de ello, las cuales vinieron a reestructurar el esquema administrativo de las colonias hispanas también a fines del siglo XVIII en Nueva España; estas reformas movieron las aguas a favor de la Corona, lo cual inconformó a los criollos. Poco a poco se fue abriendo el camino para la llegar a la Independencia de México.


PANORAMA DE PERIODO: Ubicación temporal y espacial del movimiento de la Ilustración, las reformas borbónicas y el proceso de Independencia.


En el siglo XVIII es un periodo de profundas transformaciones a nivel mundial, es en esta época que se publica la Enciclopedia y se sistematizan las ideas ilustradas, que proponían limitar la autoridad de los reyes absolutistas, formulando los principios de igualdad, ciudadanía, libertad y soberanía popular.


El Siglo de las Luces, como también se le ha llamado, fue revolucionario en todos los ámbitos históricos, la Revolución industrial transformó la vida y las maneras de producir y trabajar. Las relaciones internacionales sufrieron el impacto de la independencia de las trece colonias y la Revolución francesa. Tal fue el impulso de esta época que se hacía inevitable que la Nueva España también se transformara.


UBICACIÓN TEMPORAL Y ESPACIAL DEL MOVIMIENTO DE LA ILUSTRACIÓN, LAS REFORMAS BORBÓNICAS Y EL PROCESO DE INDEPENDENCIA.





• En nueva España muchas de las instituciones políticas que se establecieron en el siglo XVI se consolidaron a finales de esa centuria. Al mismo tiempo, la actividad económica, que incluía como principales rubros a la minería, la agricultura y el comercio, declinó en algunos periodos debido a los descensos demográficos ocurridos desde mediados de siglo, ya que las epidemias provocaron la pérdida de mano de obra indígena, africana y asiática. La zona central del territorio se vio casi despoblada alrededor de la década de 1620, y posteriormente lo mismo ocurrió en Nueva Galicia, Yucatán y el Norte. Para finales de ese siglo esta situación mejoró, por lo cual la economía, así como otros rubros, se vieron favorecidos para el siglo XVIII. 

CARLOS III
CARLOS III

• Para entender la dinámica que se vivió en Nueva España durante este tiempo es necesario tomar en cuenta acontecimientos en la Península Ibérica. La problemática política de la Corona española conllevó la pérdida del control gubernamental sobre el Estado que se agravó con la muerte de Carlos II, sin descendencia, y el estallido de la guerra de sucesión española en 1701, la cual llevó al poder a una nueva Dinastía gobernante. La casa de los Borbones. Esta dinastía buscó reafirmar la autoridad de los monarcas españoles, sobre todo en sus colonias. Carlos III, uno de los principales representantes del absolutismo ilustrado, instrumentó reformas políticas, económicas y administrativas en España y sus posesiones americanas que le  permitieron centralizar  y consolidar el poder político.



*Entre las reformas llevadas a cabo la reorganización del territorio en intendencias y la renovación del aparato burocrático, además decretó nuevas cargas fiscales y cambios en el sistema de comercio con lo que se propició el aumento del intercambio de mercancías con otros puertos, tanto de América como de España.

*Estas reformas repercutieron en gran medida en Nueva España, pero también produjeron malestar ya que la renovación del aparato burocrático provocó que muchos funcionarios criollos fueran sustituidos por españoles peninsulares, lon que enojó a los súbditos americanos. Para ese tiempo los criollos desarrollaron una conciencia de identidad propia, misma que los llevó a cuestionar su lugar ante los peninsulares, quienes gozaban de mayores privilegios.


El cobro eficiente de los impuestos permitió aumentar las arcas reales, por lo cual España vivió un periodo de crecimiento económico y cultural. Sin embargo, los novohispanos, sobre todo las clases bajas, resintieron las cargas fiscales.}

Esta época de gran esplendor se vio empañada por sucesos que condujeron a una crisis política y económica a la Corona española a finales de ese siglo e inicios del XIX. Por un lado, España se vio inmersa en una guerra contra otras naciones europeas que buscaban conquistar sus posesiones americanas; de igual forma, sufrió la invasión a su territorio por parte de Napoleón (1808) que ocasionó la renuncia de Fernando VII al trono.


Estos dos hechos, obligaron al gobierno español de echar mano de los recursos económicos de Nueva España, así como de sus otras posesiones americanas. Así, la Real Hacienda, las corporaciones gubernamentales, civiles y religiosas del Imperio otorgaron grandes sumas de dinero a la metrópoli, lo que llevó a una crisis financiera.
Los problemas económicos y políticos de la monarquía española, aunados a una crisis financiera y agrícola, la búsqueda de una mayor representatividad por parte de los criollos y la influencia de las ideas ilustradas, creó en Nueva España un descontento que desencadenó el movimiento de independencia de 1810.