TermaVein

Olvídate de las imperfecciones y lesiones vasculares

Eliminación segura, efectiva e instantánea. ThermaVein, la solución para la eliminación de las lesiones vasculares.

Ahora puedes tener un rostro sin imperfecciones vasculares de forma segura e instantánea con este tratamiento clínicamente probado.

  • Elimina eficazmente y al instante las irregularidades vasculares
  • Puntos Rubí y verrugas
  • Arañas vasculares
  • Resultados inmediatos y perdurables
  • Apto para todos los fototipos de piel, incluso pieles bronceadas
  • Sesión única en un gran porcentaje de pacientes (facial)
  • Prácticamente indoloro, sin efectos secundarios, ni lesiones, ni cuidados post tratamiento
  • No interacciona con el sol o rayos U.V.
  • No hay en este momento una alternativa a esta tecnología

FACIAL Y CORPORAL

"Habia estado preocupado por los molestos capilares de mi nariz durante muchos años, y me desaconsejaban el láser o los tratamientos de IPL, hasta que me recomendaron ThermaVein©. Inmediatamente después de mi tratamiento me miré en el espejo y las venas habían desaparecido totalmente. Gracias !"

Mr.Marc Fincham, paciente.

El problema a tratar

ThermaVein© es un equipo que trata los problemas vasculares faciales, las telangiectasias leves en las piernas y otros problemas dermatológicos de forma segura y eficaz.

Las lesiones vasculares son un problema que afecta al a un 65% de la población. Las opciones que hay para tratarlos son bastante reducidas y necesitan varias sesiones, son dolorosos y además de tener posibles efectos secundarios como manchas, quemaduras o la reaparición de esa misma vena.

ThermaVein© proviene del ámbito médico y avalado por varios estudios científicos que avalan su eficacia y seguridad. El tratamiento de esta condición mediante ThermaVein© es seguro, inmediato y eficaz. En la siguiente tabla puedes ver la comparación de la eficacia de ThermaVein© frente a otros tratamientos.

Cómo funciona

Una pequeña sonda, del tamaño de un cabello humano, se apoya encima de la vena (figura 1). A continuación se aplica una pequeña descarga de 0,2 segundos para sellar la vena y el proceso se repite a lo largo de la longitud de la vena hasta cerrarse permanentemente (figura 2). La sangre se absorbe de forma natural por el cuerpo y la vena desaparece (figura 3). Un sencillo protocolo, rápido e indoloro.

Casos Reales

Un sólo tratamiento en 15 minutos