CAUSAS Y EFECTOS DE LOS ESTEREOTIPOS

En la actualidad, en todas las sociedades vemos que las mujeres ya no se suelen  quedar  reducidas al hogar, sino que muchas salen al espacio público, tienen empleo (es decir, trabajo remunerado) y participan en las tareas productivas. Esta situación es positiva porque aporta autonomía económica a las mujeres y les permite tomar  decisiones cuando  se crea una familia. Pero también les provoca una sobrecarga de trabajo, generándoles cansancio y quitándoles tiempo para dedicárselo a las relaciones  de pareja y a sí mismas.

Y es que, a pesar de ello, muchos hombres siguen sin participar en las tareas reproductivas y sin asumir sus responsabilidades ni en las tareas domésticas ni en los cuidados a las personas dependientes (menores, mayores y personas  enfermas), perdiéndose la posibilidad de desarrollar valores asociados  a la afectividad, la empatía y la comprensión que requiere el acto de cuidar. Por ello, desde este espacio apostamos por que los hombres cambien  y participen en el espacio doméstico y en los cuidados, ya que es unaforma de mejorar sus relaciones consigo mismos, con sus parejas y con  sus familias.

Según Naciones Unidas, si los hombres participaran en las tareas de los cuidados, habría menos  guerras.

Estereotipos de género y sexualidad

Los estereotipos de género también afectan a la sexualidad de los hombres y de las mujeres.

Así, por ejemplo, practicar sexo se ve “normal” en los hombres y se considera tabú para las mujeres, que tienen que ocultar su deseo porque está “mal visto” socialmente.

Por otra parte, los temas relacionados con la interrupción del embarazo se considera un problema que atañe sólo a las mujeres. Pero ni lo uno ni lo otro es cierto, ya que las mujeres también tienen derecho a tener una vida sexual plena y saludable, y los hombres participan en los procesos de embarazo. Ninguna mujer puede quedar embarazada si no cuenta con un hombre. Luego poner los medios para evitar un embarazo también es una cuestión que les compete.

Imagen de Geekandchic.cl

Es por ello que tenemos que romper estos estereotipos y reconocer que hombres y mujeres tenemos un cuerpo que siente, que necesita placer y desarrollar una vida sexual sana, en la que los hombres tienen la misma obligación que las mujeres para que no se produzca un embarazo no deseado.

Las mujeres, en particular, tienen que romper los estereotipos que la limitan como su­jeto sexual y para desarrollar plenamente su sexualidad.

 http://unaf.org/saludsexualparainmigrantes/como-afectan-los-estereotipos-de-genero-a-la-sexualidad/#sthash.8i9umUim.dpuf