Escuela de Pérgamo

Entre mediados del siglo III y mediados del siglo II a. C., se convierte en la dominadora del mundo helenístico, desarrollando una corriente de tipo barroco en la que destacan los motivos ornamentales, las composiciones piramidales complejas, las figuras que ofrecen posturas atormentadas, las musculaturas exageradas y las actitudes dramáticas. El tema preferido es la lucha de los monarcas pergamenses contra los gálatas cuando estos invaden Asia Menor, esculpiéndose figuras sobre las batallas en reconocimiento de la victoria.

El gálata suicida, el gálata herido y el gálata moribundo son claros ejemplos de cómo logran representar tanto el tipo racial como la fortaleza de su carácter. Son obras donde se desbordan los sentimientos y el drama, con numerosos detalles de carácter anecdótico.



El Altar de Zeus tiene como relieve más importante el de la Gigantomaquia, que representa el sentimiento de ferocidad a partir de un ritmo serpenteante. Es una composición monumental, tanto por la escala del friso exterior (casi 120 metros de longitud y 2,30 de altura) como por el elevado número de personajes (de tamaño superior al natural) que supera la centena. El friso en la parte baja del edificio es novedoso al incrementarse la sensación de grandeza debido a la proximidad del espectador.

En él aparece la lucha entre los dioses y los gigantes (Gigantomaquia), que en realidad alude a las victorias de los griegos sobre los bárbaros. La sensación de movimiento y la intensidad de la acción alcanzan aquí su mejor expresión, gracias a la diversidad de posturas y a la exageración de los gestos.

La expresión de angustia y dolor de los gigantes que son vencidos por los dioses, así como el denominado “horror vacui”, refuerza la idea barroquizante.Es importante la tensión que muestran las musculaturas de los cuerpos masculinos y el movimiento de los cuerpos femeninos. En cuanto a los ropajes, recuerdan a Fidias, aunque eneste caso, la vestimenta no está subordinada al cuerpo que cubre.

Comments