Reportajes‎ > ‎

Sótano de las Golondrinas (2008)

    No recuerdo la primera vez que escuché algo sobre el Sótano de las golondrinas, pero sé que tuvo que ser Sofia o Dani; la primera porque ya había descendido y el segundo porque quería hacerlo. Fuese quien fuese el solo pensar en descender 333 metros del tirón me estremecía.

    En diversas ocasiones hablamos de afrontar esta aventura, pero la logística, la economía, la lejanía... hacía que no lo tomaramos en serio. Un factor determinante nos empujó a realizar el descenso al Sótano de las Golondrinas, la boda en México de nuestra compañera y amiga Sofia. El equipo se compuso finalmente por Dani, Alberto y Cipri, con el inestimable apoyo logístico y psicológico de Ana Sánchez.


La historia:

    En México D.F. rentamos un coche, el miércoles a las 23 h. tomamos rumbo a San Juan del Río(2 horas al norte de Ciudad de México) donde hicimos noche. Al día siguiente continuamos la marcha hasta llegar a Aquismón, población desde la que es necesario rentar una camioneta para que subir hasta la comunidad. El acceso a La Unión es por carretera (4 km) seguida de 8 km. de pista en mal estado que en el momento de esta crónica se estaba asfaltando. El precio de la camioneta rondaba los 1200 pesos ida y vuelta en distintos días, aunque es negociable; Nosotros íbamos a permanecer dos noches arriba con lo que acordamos que nos fuera a recoger el sábado por la mañana. No había necesidad de ir con prisas así que pasamos dos noches en las palapas de la comunidad.

    Al llegar a la comunidad, unos chavales se nos ofrecieron a ayudar en el porteo hasta las palapas a cambio de una propina. Una vez llegamos enseguida montamos la tiendas y nos acercamos al Sótano, aunque no pudimos apreciarlo en toda su magnitud debido a la falta de luz, se nos hizo de noche.
Cartel descriptivo del Sótano de las Golondrinas

    Al día siguiente nos levantamos pronto, la señora Holanda nos acercó el café y los panes hasta las palapas donde pasamos la noche. Comenzamos con la instalación sobre las 9 AM, tranquilamente, teníamos tiempo hasta las 10 AM; para no molestar a los vencejos han fijado un horario en el que debes realizar la actividad, este es de 10h a 15h, que se corresponden con la hora de salida y entrada de los habitantes del Sótano. Mientras Dani realizaba la instalación yo me encargué de rellenar una ficha que nos facilitó el comisario de la Comunidad, una especie de solicitud en la que dejas constancia de tu procedencia, datos personales, número de miembros del equipo, etc.

  
 La instalación la realizó Dani muy concienzudamente, razones había además de los 333 metros de pozo en volado. Nos encontramos spits de 10mm para los que no llevábamos llave ya que solemos usar de 8mm; Algunos spits de 8 se podían mover con un simple giro de muñeca, los parabolts estaban ya un poco viejos y daban poca confianza, y, para colmo, la roca en la que estaban todos esos anclajes sonaba como una campana, como si estuviera hueca. 
Cabecera del Sótano de las Golondrinas

Cuerda de más de 300 metros. Al fondo Dani instalando la cabecera.

    Tras salir todos los pájaros (10:00AM) procedimos a descender la cuerda lentamente. Para ello se pasa por el minirac de uno de los componentes asegurado en la cabecera y colocado para evitar el roce de la cuerda en el saliente mencionado. A partir de cierta cantidad de cuerda es necesario pasar de 2 a 3 barras, y finalmente a las 4 barras del minirac. Ana se quedó en la cabecera mientras Daniel, Cipri y Alberto, por ese orden, se preparaban para descender.
  
 
De izquierda a derecha, Dani, Cipri y Alberto


    A las 11:00AM comenzamos el descenso. 
                                      
Cabecera vista desde un lateral del sótano.                Lateral del sótano vista desde la cabecera.            El libro de visitas se encuentra a -333m. ¡¡Recuerda firmar!!

    Alberto, el último en bajar, alcanzó la base del Sótano sobre las 14:00. Tras casi una horita reunidos allá abajo (fotos de rigor y oficiales incluidas) y después de haber firmado en el "libro de visitas", iniciamos el ascenso a las 14:45 por indicación del comisario de la comunidad, para evitar molestar la entrada de los pájaros. El tiempo medio de subida desde la base del pozo hasta la cabecera es de 1 hora.

Paseo en la base del sótano.

    A las 17:00, Alberto (el último en subir) alcanzó la cabecera, y a las 18:00 recogimos toda la cuerda. Ana no pudo bajar pero no se quedó sin ver el fondo del abismo.... 

Ana asomándose al abismo.

    Los primeros metros de cuerda se subieron a mano evitando el roce desde la cabecera y asegurando con bloqueadores la cuerda recogida. Una vez recuperados 8-10 m de cuerda se colocó una polea humana en la cabecera para salvar el roce en el saliente inferior y un polipasto en el bloque del reaseguro, con lo que se consigue mayor comodidad al recoger el resto de la cuerda. 

    La noche del viernes la pasamos en las palapas. El sabado 8 por la mañana, bajamos a Aquismón y continuamos camino de viaje por la Huasteca Potosina… pero eso... es otra historia.

    Algunas recomendaciones:
  • Llevar spits de métrica 10 y/o parabolts de métrica 8, pues permiten utilizar otros anclajes existentes.
  • La Y en la cabecera, debe hacerse un tanto asimétrica hacia la derecha (lado del Sótano) para evitar el roce de la cuerda en un saliente a 1.5 m bajo la cabecera.
  • La cuerda sobrante del pasamanos puede utilizarse para el puño empleado en la técnica de cuerda pesada.
  • Un par de walkies resultan muy útiles para la comunicación base-cabecera.
  • No olvidar un buen par de guantes, como algunos patatas zarrapastrosos.
  • El descenso resulta algo pesado, al tener que alimentar continuamente la cuerda en el minirac hasta, por lo menos, 100-150 m del suelo. No poner la quinta barra hasta entonces, o incluso más allá.
  • Tener precaución en algunas zonas del Sótano con las acumulaciones de guano y amoniaco.
  • Una navaja a mano… no tiene precio. ( ¡¡¡aviso para aquellos que vistan melenas!!!! )
  • Sí, el bloque de cabecera está a escasos centímetros del borde del Sótano, y no es roca maciza, es hueco y suena como una buena campana; sí, los parabolts de 8 se movían con un simple giro de muñeca y tampoco se pueden usar con chapas del 10; sí, algunos spits resultan ser de 10 y tampoco se pueden usar, y otros están para llorar, pero… ¡no seas chillón, güey, esto es México…!

    Agradecimientos a David Tirado del Grupo de Montañismo de la UNAM.

Ficha de instalación

Dificultad

Anclajes

Cuerda

Observaciones

Pasamanos y reaseguro

Natural

35 m

Puente de roca en suelo

1 sp

Sobre bloque a 2 m puente de roca

1 parabolt

En bloque cabecera, ~1m de bloque anterior

1 sp

En bloque cabecera

P330

1 sp

330 m

Reaseguro

1 sp + 1 parabolt

Cabecera. Cubrerroces para el nudo.


Expedición GGG - Sotano de las Golondrinas