VERBO CONJUGADO

El verbo


Todo verbo presenta dos partes desde el punto de vista morfológico, un morfema léxico, base o raíz (es la es la parte que aporta el sentido) y un morfema flexivo, terminación o desinencia
(que aporta las variaciones que el verbo puede expresar: número, persona, modo y tiempo). Estas variaciones se llaman accidentes del verbo.

EL NÚMERO: Es la expresión de singular (uno) o plural (varios).

Los verbos en singular se reconocen como correspondientes a yo, tú, vos, usted, él, ella (todos sujetos gramaticales de un solo miembro). Para recordar pueden asociar conceptos, algo singular es único, los tenistas que juegan uno contra uno lo hacen en singles.

Los verbos en plural se reconocen como correspondientes a nosotros/as, vosotros/as, ustedes, ellos/as (todos sujetos gramaticales que implican la idea de más de un miembro). El número en lengua solo se relaciona con cantidad numérica en singular (siempre es uno), en plural se aplica la misma forma desde un referente dos hasta el infinito. Lo plural es siempre múltiple.


Piensa el plural correspondiente a cada uno de estos verbos, luego comprueba pasando el cursor al lado de cada uno de ellos.


volví-volvimos                                   sentiste-sentisteis/sintieron                              sale-salen
estudias-estudiáis/estudian                leyó-leyeron                                                    pedías-pedíais/pedían

¿En qué casos aparecieron dos plurales? ¿Cuál usamos en Uruguay?


             
LA PERSONA: Es la indicación de a quién se refiere el verbo.

Siempre a través de la desinencia el verbo nos dará información sobre la persona del discurso, las personas son tres, no deben asimilarse a los pronombres personales con los cuales habitualmente se las representa.
El uso de las personas está determinado por la situación de enunciación.

Primera persona:   Se refiere al enunciador o emisor, tanto en singular como en plural.

Segunda persona: Se refiere al destinatario o receptor.
                            En este caso hay que tener en cuenta que cuando se usa la forma usted o su plural ustedes el verbo se usa con la
                            forma correspondiente a la tercera persona (averigüen el origen de ud)

Tercera Persona: Se refiere a quien no es enunciador ni destinatario, tanto en singular como en plural.
                          Algunos verbos se usan solo en tercera persona de singular, no hacen referencia a un sujeto   explícito, son los  
                          verbos unipersonales, ejemplo los que refieren fenómenos meteorológicos.


EL MODO: Es la consecuencia de una palabra o expresión de la que el verbo dependa o esté subordinado.

El modo se asocia a lo gramatical y a lo sintáctico. Con frecuencia se dice que el modo refleja la intención del que habla, esto, si bien no es correcto puede ayudarnos a identificar el modo. A través del tiempo el concepto ha variado y con él el  número de modos reconocidos que pasó de 5 a 2 ó 3. En este tema conviene no usar libros antiguos para evitar confusiones.

Se reconocen en todos los ámbitos dos modos: el indicativo (de los hechos reales) y el subjuntivo (de los hechos posibles o deseados), más técnicamente: el modo indicativo expresa seguridad y el subjuntivo expresa duda.   Muchos discuten la existencia del modo imperativo (usado para pedir, mandar o rogar). En nuestro país el imperativo puro es casi desconocido y su función se cumple con formas verbales en subjuntivo y aún en indicativo, por eso se ha impuesto hablar de formas de imperativo. Además por su propia esencia el imperativo es un modo que tiene una sola persona, la segunda, y un solo tiempo, el presente. Lo que antes solía llamarse modo infinitivo, hoy se estudia como formas no personales del verbo y lo que aparecía como modo potencial se ha integrado como tiempos condicionales al modo indicativo.



EL TIEMPO: Alude al momento al cual refiere el verbo.

Básicamente el tiempo se divide en tres momentos en relación con el momento de la enunciación. El eje, llamado presente es el momento simultáneo a la enunciación, lo anterior a este momento se reconoce en términos generales como pasado, pero, tratándose de tiempo verbal lo llamaremos pretérito y lo posterior se llama futuro. En cada modo el presente tiene una forma, aunque puede tener más de un sentido, el pretérito tiene muchas formas y el futuro dos, cada forma puede tener más de un sentido. El presente y el pretérito se identifican por sus características, no así el futuro que por su historia se originó de una formación compuesta del español antiguo.

Número, persona, modo y tiempo son las variantes que estudiaremos más en Segundo Año pero existen otras dos variantes que suelen aparecer entre los llamados accidentes del verbo: el aspecto y  la voz.

EL ASPECTO: Es el significado del proceso verbal según esté en su comienzo (ej. empieza a caminar), en desarrollo (camina, caminaba, va caminando) o finalizado (caminó). El aspecto se expresa a través de la desinencia en las formas simples y a través de auxiliares y formas no conjugadas en las perífrasis.

Es importante atender las variantes de aspecto a la hora de construir un mensaje, especialmente en los textos narrativos.


LA VOZ: Es un accidente del verbo que no corresponde a un morfema flexivo del verbo sino a estructuras sintácticas especiales que significan distintas perspectivas desde las que se observa el proceso determinado por el verbo.

Las estructuras son activas cuando la oración se construye desde el punto de vista del proceso: Los estudiantes hacen sus escritos. Si invertimos y miramos desde el punto de vista de los resultados, las estructuras son pasivas: Los escritos son hechos por los estudiantes.

Si observamos el sujeto veremos que en la voz activa hay un sujeto que hace lo expresado por el verbo (sujeto agente), mientras que en la voz pasiva hay un sujeto que recibe lo expresado por el verbo (sujeto paciente o recipiente)

Las construcciones de voz pasiva pueden expresarse con formas simples o perifrásticas, las de voz pasiva regular se forman con el verbo ser conjugado más el participio pasivo del verbo que se conjuga, este participio concuerda con el sujeto en género y número.

Además de la pasiva regular existe la forma de pasiva llamada
pasiva con se: Se hacen escritos (antepone se a una forma conjugada dando un matiz impersonalidad).


Para repasar y ejercitarse pueden visitar este enlace.

Para conjugar cualquier verbo pueden hacerlo en esta página.

Comments