OBJETO DIRECTO / OBJETO INDIRECTO

VERBO TRANSITIVO Y VERBO INTRANSITIVO

El verbo es el elemento central de la oración, su sola presencia determina la existencia de la oración pero no todos los verbos completan el mensaje por sí mismos. Hay verbos como ir que pueden tener muchos adyacentes, pero no necesitan ninguno, se llaman verbos intransitivos, mientas otros como hacer necesitan que se diga qué se hace, estos son los verbos transitivos. Otros verbos como cantar pueden actuar como transitivos o como intransitivos. La calidad de transitivo o intransitivo aparece en los diccionarios como tr. o intr.

OBJETO DIRECTO

Categoría: El objeto directo (O.D:) es el adyacente verbal obligado de los verbos transitivos. Un O.D. siempre es algo o es alguien, por eso su categoría es sustantivo (piensen en la palabra objeto) y como sustantivo va a poder ser sustituido por un pronombre. El pronombre que sustituye a un O.D. es lo o sus variantes la, los, las; para decirlos más técnicamente el O.D. puede ser sustituido por el pronombre átono que mantenga las marcas de género y número de la expresión original.

Estructura: Lo más sencillo es un sustantivo. Compré libros.
Cuando el sustantivo que actúa como O.D. nombra a una persona puede aparecer precedido por la preposición a.
Ej.; Vi a María.
Debemos aplicar todas las pruebas de reconocimiento para no confundir con otros adjuntos. Encontraremos que en el caso de pasaje a la voz pasiva, esta a se pierde:
Vi a María. / La vi. / María fue vista por mí.
Recordemos que un infinitivo verbal actúa como sustantivo. Me gusta leer.
Podemos encontrar un sintagma, grupo sintáctico nominal formado por artículo y sustantivo o determinante.  Compré el libro.
Un sintagma, grupo sintáctico nominal que incluya otros adjuntos.
                                                      Compré el libro nuevo.
                                                     Compré el libro de Onetti.
                                                    Compré el libro que estaba en la feria.                                                                                                        
                           Compré el libro nuevo de Onetti que estaba en la feria.                                                                                                                                                                                                              
Un adjetivo sustantivado (adjetivo precedido de lo) Prefiero lo uruguayo.
Una oración subordinada de valor sustantivo Me dijo que vendría tempreno.
Un pronombre: como ya dijimos para determinar un O.D. debemos poder sustituir por lo, la, los o las. También pueden aparecer me, te, nos, os, según las personas.

Pruebas de reconocimiento: La primera que surge casi espontáneamente es preguntar "qué" con el verbo correspondiente.

Ej.: Compré libros. ¿Qué compré? libros

Esto nos parece muy natural y fácil. pero puede resultar engañoso y hacernos pensar que son O.D. otros adyacentes verbales como el sujeto o el objeto indirecto. Siempre debemos complementar esta prueba con alguna de las otras.

La segunda es la más segura, sustituir lo que creemos O.D. por lo, la, los o las.

Ej.: Compré libros. /Los compré.

El O.D. también puede aparecer como pronombre enclítico, es decir unido al verbo. Un verbo con pronombre enclítico (cómprelo, visítelo, etc.) se dice como una palabra con la acentuación correspondiente a una palabra, se escribe en un solo segmento con los tildes que requiera según la acentuación, pero al hacer el análisis sintáctico se distinguen las partes verbo y pronombre o pronombres, ya que puede aparecer un verbo con hasta dos enclíticos. De haber dos pronombres lo queda al final.

Una tercera prueba no siempre posible es pasar la oración a la voz pasiva regular de modo que lo que era O.D. pase a ser sujeto paciente o recipiente (no hace, le hacen) y el sujeto pase a ser complemento agente (hace).
Ej.: Compré libros. /Libros fueron comprados por mí.

El verbo en voz pasiva regular es una perífrasis integrada por el verbo ser conjugado en el tiempo y modo en el cual estaba el verbo de la oración original y el participio pasivo del verbo de la oración original. Esta prueba solo es posible para oraciones en las cuales el verbo transitivo signifique acción.

Siempre es peligroso confundir O.D. con sujeto. Para evitar errores debemos recordar que el sujeto concuerda en número con el verbo mientras que el O.D. es independiente del verbo. 
                                      
 Ej. Han florecido los árboles.
                                                      Podaron los árboles.

El grupo sintáctico nominal los árboles cumple funciones diferentes en ambas oraciones. En la primera es sujeto pues si digo "el árbol", debo decir "Ha florecido", mientras que en la segunda es O.D., puedo de decir: "Podaron el árbol." Este es un caso en el cual la pregunta con "qué" podría llevar a confusiones, las dudas desaparecen si aplicamos las otras pruebas de reconocimiento. En general la pregunta con "que" lleva a confusión cuando el sujeto aparece después del verbo.

Posición: Normalmente el O.D. va a aparecer después del verbo, pero su posición es variable según la intención del emisor. En su forma pronominal si el pronombre actúa libre va obligatoriamente antes del del verbo, si lo hace en forma enclítica, después de él como se explicó más arriba.

OBJETO INDIRECTO

Otro adyacente del verbo de valor sustantivo es el objeto indirecto. Se lo reconoce porque puede ser sustituido por un pronombre átono que conserva marca de número: le o les  (si la información que aporta está consabida). Si bien la sustitución por le es la que nos permite reconocer la función, los pronombres me, te, nos, os pueden actuar como objetos indirectos en tanto signifiquen a mí, a ti, etc. Representaremos al objeto indirecto como O.I.
En algunos lugares podrán encontrar información sobre este tema con el nombre de complemento indirecto (C.I.) o como modificador indirecto (M.I.).

Y hasta aquí tienen lo fundamental: Función: Adyacente verbal (acompaña al verbo oracional)
                                                           Valor :sustantivo
                                                           Reconocimiento: Puede ser sustituido por le.

A propósito de su estructura observamos que siempre está encabezado por la preposición a, por lo tanto se trata de una estructura preposicional que contiene como elemento central a un sustantivo, solo o con adjuntos  a un término.

Todos los objetos indirectos no pronominales son estructuras preposicionales que comienzan con a, pero no todas las estructuras preposicionales que comienzan con a son objetos indirectos.

Prueben reconocer los objetos indirectos en estas oraciones:

Invitamos al amigo de Luis para ir a jugar a la pelota. Vamos a ir  a la plaza a las seis. Él llamó a su madre al trabajo para avisarle.

Duplicación (Dos por falta de uno): Es frecuente que el O.I. aparezca dos veces en la misma oración, con un referente pronominal y en forma explícita: Le dije a la abuela que la visitaría. 
Esta modalidad es más frecuente en la oralidad que en la escritura. Debemos tener presente que el pronombre representa al objeto indirecto y debe concordar con él en número, por lo tanto si el O.I. representado es plural, debemos usar les: Les dije a los abuelos que los visitaría.

Forma pronominal: Igual que el O.D., el O.I., cuando funciona como pronombre en forma independiente aparece delante del verbo, pero puede unirse al verbo como pronombre enclítico. Le como enclítico aparece al hablar y al escribir unido al verbo como una sola palabra pudiendo tener variantes en la acentuación, en relación a sus componentes aislados, pero al hacer el análisis sintáctico se debe diferenciar la parte de verbo y el pronombre con sus respectivas funciones. Le puede unirse tanto a formas verbales conjugadas (decíale) como a formas no personales (decirle, diciéndole). Si un verbo presenta simultáneamente un enclítico en función de objeto indirecto y otro en función de objeto directo, el que hace las veces de objeto indirecto va inmediatamente después del verbo (dámelo)



LEÍSMO,LAÍSMO Y LOÍSMO

Se trata de errores en el uso de los pronombres que hemos estudiado como representantes de los O:D.  y O.I.
En algunas zonas de habla española se suele usar popularmente lo o algunos de los pronombres de su grupo como O.I., en otros casos se usa le como O.D. Estas modalidades no son muy frecuentes en nuestro país pero pueden llegar a nosotros a través de medios, especialmente TV e Internet o de literatura.
El uso incorrecto de lo es el loísmo, el uso incorrecto de la es el laísmo y el uso incorrecto de le es el leísmo, técnicamente hablando. Dejamos los nombres a modo de ampliación, lo importante es no incurrir en los errores.


Comments