EL PUNTO DE PARTIDA

NOTICIAS DEL SISTEMA

CANALES DE TV

GRADOS DE LOS ADJETIVOS

Los adjetivos calificativos, es decir aquellos que expresan cualidades del sustantivo al que acompañan, los que describen al sustantivo acotando su significación tienen tres grados de significación: positivo, comparativo y superlativo.


Grado positivo: Un adjetivo se dice en grado positivo cuando está tal como aparece en el diccionario (a excepción de unos pocos que son en sí comparativos o superlativos). Lindo, bueno, hermoso, son adjetivos en grado positivo. Los adjetivos en grado positivo no dan idea de cantidad en sí ni en relación con otro.

Grado comparativo: Como su nombre lo dice permite comparar, por lo tanto se establece entre por lo menos dos términos de referencia. En general se forma agregando al adjetivo en grado positivo las expresiones más que (para aumentar) o menos que (para disminuir), intercalando el adjetivo en sí entre ambos téminos. Ej.: Juan es más alto que Diego.

Adjetivos como menor, mayor, mejor, peor, inferior, superior son en sí comparativos y funcionan sin más y sin ninguna partícula aumentativa ni dimitutiva seguidos de que, de, a, según el caso. No debemos decir más mayor, por ejemplo.

Grado superlativo: Es el grado máximo de la expresión del concepto repesentado por el adjetivo en grado positivo. En líneas generales los superlativos se forman a partir del adjetivo en grado positivo con el agregado del sufijo ísimo o del sufijo érrimo (en Uruguay preferimos el primero), de los prefijos super, hiper, ultra o en construcciones de dos términos anteponiendo el adverbio muy. Así son superlativos carísimo, muy caro, hiperactivo, ultraconfidencial, por ejemplo. Desde el punto de vista ortográfico debemos recordar que las palabras que tienen los sufijos ísimo o érrimo son esdrújulas, por lo tanto llevan tilde, que ísimo como sufijo se escribe con ese, que el prefijo hiper comienza con hache y el prefijo ultra comienza con u.

Algunos adjetivos como pésimo, excelente, son en sí superlativos de un concepto que en otros grados se expresa con palabras que no se relacionan por su sonido con estas. Los superlativos que son tales por su propia esencia no se usarán con cuantificadores, ej. no tiene sentido decir más excelente.

El habla coloquial de los jóvenes tiende a usar reiteradamente el prefijo super. Formas como superbueno son válidas en la conversación entre amigos, en el chat o en un mail, pero deben evitarse en escritos formales y en todas las situuaciones que requieran el uso de la lengua estándar. 

A continuación encontrarán algunos adjetivos que presentan formas cultas de superlativo que no usamos habitualmente pero que nos conviene conocer para comprender ciertos discursos y producir los nuestros adecuadamente si la situación lo requiere.

     Grado positivo             Superlativo culto              Superlativo habitual

                 bueno                                   bonísimo                                         buenísimo, muy bueno
                 cruel                                     crudelísimo                                     cruelísimo, muy cruel
                 fuerte                                    fortísimo                                         fuertísimo, muy fuerte
                 libre                                      libérrimo                                          muy libre
                 pobre                                    paupérrimo                                      pobrísimo, muy pobre
                 sabio                                    sapientísimo                                    muy sabio

Los superlativos siempre aceptan el femenino terminado en a.
En los adjetivos que presentan un superlativo culto y formas habituales, se consideran más elegantes las formas habituales con muy que las formadas con ísimo; por lo tanto en circunstancias formales si nos cuesta decir bonísimo, es preferible decir muy bueno a decir buenísimo.
Comments