Inicio

La logopedia es la disciplina que trata los problemas, disfunciones o retrasos que se presentan en los campos del habla, del lenguaje, de la voz y de la comunicación. Para ello, se trabaja desde el campo cognitivo, físico y fisiológico.

Tiene como finalidad: la prevención, el diagnóstico, el pronóstico, el tratamiento y la evaluación integral de los trastornos de la comunicación humana: ya sean éstos trastornos del habla o del lenguaje.

El área de actuación de la logopedia y el ejercicio de la profesión se desarrolla en varios entornos: el educativo, el lingüístico, el conductual, el clínico, etc.

La logopedia inicialmente estaba delimitada en el marco de los Centros Escolares de Educación Especial. Poco a poco, la logopedia, se va abriendo camino y haciendo extensible a las Escuelas Ordinarias.
Con motivo de la Ley de Integración Escolar de niños con necesidades especiales, (sordos e hipoacúsicos, síndrome de Down, Paralíticos Cerebrales, etc.) se abre una brecha importante, en donde se realiza un soporte de prevención, diagnóstico, estimulación, intervención y mantenimiento del área del lenguaje.

En las escuelas encontramos los maestros de audición y lenguaje, profesional que suele confundirse con los logopedas, ya que realiza trabajos similares dentro del marco educativo. El logopeda y el maestro de audición y lenguaje han de colaborar en muchas ocasiones, especialmente en aquellos casos en los que los apoyos escolares son insuficientes.


Existen muchos indicadores y síntomas a tener en cuenta, entre ellos podemos nombrar:
- Que no se comprenda cuando habla el niño/a.
- Que con frecuencia el/la niño/a “se coma sonidos”, o que agregue otros sonidos.
- Que respire con la boca abierta.
- Que tenga dificultades para pronunciar algún sonido.
- Que se encuentre afónico con frecuencia.
- Que manifieste que no escucha bien.
- Que no discrimina ruidos de sonidos.
- Que no hable o hable muy poco.
- Que presente cambio muy drásticos en la voz.
- Que presenta alteraciones físicas, por ejemplo: Parálisis cerebral, espina bífida, etc.
- Que presenta alteraciones sensoriales.
- Que presenta retraso general en el desarrollo y el lenguaje.
- Que se descentra con facilidad ante cualquier situación de la vida diaria.
- Que no logra seguir consignas lingüísticas simples.
- Que presente dificultades a la hora de escribir o leer correctamente.

Noticias de Educacion

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.

El tiempo en España


Frase de Hoy


¿Cómo pueden ayudar los padres en nuestra intervención?

- Cultivando la comunicación con su hijo/a en un amplio sentido de la palabra.
- No utilizar disminutivos cuando hablan con el niño/a.
- Escuchar atentamente todas las aportaciones, tanto gestuales como verbales que el niño/a exprese.
- Potenciar y reforzar la riqueza de vocabulario del niño/a, ofreciéndoles variedad de ejemplos y diferentes contextos en donde incluir el inventario de palabras.
- Promover situaciones en los que el niño/a se comunique con más miembros de su familia y si es posible, con toda la gente que le circunda.
- No imitarlo cuando habla, ni tampoco deformar sus palabras.
- Hacer de las situaciones cotidianas (la comida, el baño, la vestimenta, etc) momentos de aprendizaje.
- No llevarlos a situaciones de stress ante la insistente repetición de fonemas.
- Estimular los progresos con efusividad. Aplaudir sus logros.