6. Guía de supervivencia a la inflación

La inflación es para la economía el mayor de los males, por los efectos perversos que causa a los agentes económicos. Productores, comerciantes y consumidores, nadie está inmune a sus negativas consecuencias.

Hay maneras de conjurar el mal, de proteger el patrimonio de la erosión, producida por el alza constante de los precios de bienes y servicios.

PARA PROTEGERTE DE LA INFLACIÓN, DEBES ASUMIR UNA ACTITUD DE CONSUMIDOR RESPONSABLE Y ACTIVO.

Deja de lado el comportamiento pasivo y fatalista, según el cual, no puedes hacer nada frente a las realidades económicas.

Es cierto que no conseguirás impedir que los precios escalen. Pero, también lo es que, frente a la inflación, hay acciones preventivas y paliativas. 

Estas acciones, harán menos traumática tu experiencia, en una economía inflacionaria. Ten presente, ante todo, que la inflación socava el poder de compra de la moneda de un país. Es urgente, entonces, c  ambiar la composición del patrimonio, moviendo las posiciones en efectivo o en bancos, a posiciones en activos.

Debes temer al dinero en el bolsillo. Cámbialo rápidamente a valores que conserven, o aumenten, su valor en el tiempo.

En nuestro país, la inflación es ya parte del paisaje cotidiano. Desde hace más de dos décadas, sufrimos índices de inflación anual de por lo menos dos dígitos. Este año 2017, durante los primeros cuatro meses del año, la cifra ya ronda el 92,8 %, de acuerdo al índice de incremento de precios, que provee la Asamblea Nacional (AN). Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI), proyecta 720 % de inflación, durante todo el año 2017.

Desde el 2013, el índice de precios ha subido considerablemente, así tenemos que:
• En 2013 fue de 56,1 %

• En 2014 fue de 68,5 %
• En 2015 fue de 180,9 %
• En 2016, fue de 274,4 %.
• En 2017 será de?

Aunque el Banco Central de Venezuela (BCV), incumpla su propia ley, y no suministre datos oficiales de manera confiable y oportuna, basta salir a la calle para percibir la gravedad de la situación


¿CÓMO HAGO FRENTE A LA INFLACIÓN? ¿CÓMO ME PROTEJO?

INFÓRMATE

Un consumidor activo, está obligado a informarse del entorno en el cual se desenvuelve. Debe incluso sortear la desinformación, generada por algunos entes de gobierno. Ya que, al fin y al cabo, la inflación es el resultado de una errada política económica. Los bancos centrales deben ser autónomos, y brindar información relevante para la toma de decisiones, por empresas y consumidores. Pero, de no tener confianza en las fuentes oficiales, puede recabarse información en medios de comunicación, o Internet.

Claro está, ninguno de estos datos, superará a los de primera mano. Al momento de ir al mercado o de comentar, con vecinos y amigos, “lo caro que está todo”. En estos intercambios, también puede averiguar dónde comprar a menor precio, o lo que hacen unos y otros, para rendir el dinero.


INGRESOS FIJOS O INGRESOS VARIABLES

La inflación afecta, en mayor medida, a aquellos que perciben ingresos fijos, no modificables a voluntad y a corto plazo. Hablamos de los asalariados y pensionados, o los rentistas que hayan establecido contratos de arrendamiento a largo plazo. Todos ellos, verán que los ingresos recibidos mes a mes, les alcanza para comprar menos bienes.

Por otra parte, aquellos cuyos ingresos sean variables, y de fuentes diversificadas, podrán ajustarse mejor a las subidas de precios. Por ejemplo, las personas que trabajen por cuenta propia y puedan modificar las horas trabajadas y los honorarios, buscarán nivelarse a la inflación.

De lo anterior se concluye que, si sus ingresos son fijos, deberá diversificar los mismos, generando entradas de dinero adicionales.

Puede, por ejemplo:
• Alquilar alguna propiedad, estableciendo contratos de corto plazo.
• Comprar activos productivos (casas, autos, maquinarias, equipos, etc.).
• Iniciar algún emprendimiento, por sencillo que parezca.
• Invertir en usted mismo, en su capital humano. Aprendiendo algún arte u oficio, que pueda poner en práctica, y obtener ingresos de ello.

TASAS DE INTERÉS NEGATIVAS

Recordemos:
La tasa de interés pasiva, es la que nos paga el banco por nuestros depósitos. Mientras que la activa, es la que nos cobra, al concedernos un préstamo.

Cuando la tasa pasiva se hace negativa, quiere decir que la misma está por debajo de la inflación. O sea: al ahorrar, recibiremos a futuro del banco, un dinero que comprará menos productos que si lo gastáramos hoy.

En escenarios de tasas de interés pasivas negativas, deberemos minimizar lo más posible los depósitos en el banco.

Ahora bien, una tasa activa negativa, significa que lo que pagaremos al banco por los créditos, está por debajo del índice de inflación. Esto hace atractivo endeudarse hoy, para adquirir algún activo productivo. Al vencimiento del crédito, los activos comprados tendrán un precio mayor, incluso, al sumar el capital más los intereses pagados.

Es importante, sin embargo, endeudarse con criterio. Anteponga la compra de activos productivos, frente a la de bienes y servicios para el consumo y el ocio.

Igualmente, es necesario cambiar la composición de nuestras deudas de la tarjeta de crédito. Pague la deuda de la misma, si ha sido utilizada para gastos corrientes. Deje libre esta línea crediticia para emergencias, o para adquirir activos, que se traduzcan en ahorros o ingresos futuros.

Recuerde, las tasas de interés no pueden permanecer negativas por mucho tiempo. De lo contrario, el sistema financiero, y la economía, se verían afectados. Tarde o temprano, ocurrirá algún aumento de las tasas, y con él aumentará el dinero destinado, para pago de deudas.

Dado un ingreso constante, el aumento de precios hará que el dinero sea insuficiente, para comprar la misma cantidad de productos, mes a mes. Esto pudiera comprometer, a la larga, nuestra capacidad de pagar las deudas contraídas.

Es prudente establecerse un límite de endeudamiento. Por regla general, se considera que el servicio de nuestras obligaciones crediticias, no debería superar un tercio (33 %) de nuestros ingresos mensuales.

Cordero Y (2017) La Inflación en Venezuela 2017. Guía de supervivencia. Recuperado de: http://www.monedasdevenezuela.net/articulos/inflacion-en-venezuela-2017/

   En el siguiente vidéo se dan algunos otros tips para sobrevivir a una superinflación: https://www.youtube.com/watch?v=BE4J3EmwlIQ

    De todos los artículos en este blog, a mi parecer este es el más importante ya que nos enseña a hacerle frente a la crisis que estamos viviendo; no por esto vamos a simplemente dejar pasar los problemas, pero al menos es una forma de sobrellevarlos mientras buscamos una solución efectiva. He podido darme cuenta que sobrevivir a una hiperinflación implica una gran inestabilidad así que en vez de solo quejarnos y pensar en la dificultad, debemos encontrar una motivación y hacernos crecer como personas y como trabajadores, además de eso podemos encontrarle cosas positivas a la inflación como el hecho de que nos oblliga a ser más responsables y a saber administrar el dinero, también que nos pone a prueba y que nos eneseña a ser agradecidos.


Comments