EDUCACIÓN DE ACUERDO A LA LEGISLACIÓN ESPAÑOLA


Aunque generalmente se desconoce, en España no es obligatorio (ni recomendable) escolarizar a los niños hasta los 6 años.

Cumplimos al 100% con los principios, los fines y los objetivos generales establecidos en el BOE. (ORDEN ECI/3960/2007, de 19 de diciembre, por la que se establece el currículo y se regula la ordenación de la educación infantil.)


La finalidad de la Educación Infantil es contribuir al desarrollo físico, afectivo, social e intelectual de los niños y niñas en estrecha cooperación con las familias. En los dos ciclos de esta etapa se ha de atender progresivamente al desarrollo afectivo, al movimiento y los hábitos de control corporal, a las manifestaciones de la comunicación y del lenguaje, a las pautas elementales de convivencia y relación social, así como al descubrimiento de las características físicas y sociales del medio. Además, se ha de facilitar que niños y niñas elaboren una imagen positiva y equilibrada de sí mismos y adquieran autonomía personal.

De acuerdo con la LOE y el Real Decreto que establece las enseñanzas mínimas del segundo ciclo de la Educación Infantil, los objetivos generales de esta etapa educativa son los siguientes: 

  • Conocer el propio cuerpo y el de los otros, sus posibilidades de acción y aprender a respetar las diferencias.
  • Observar y explorar el entorno familiar, natural y social.
  • Adquirir progresivamente autonomía en sus actividades habituales.
  • Desarrollar sus capacidades afectivas.
  • Relacionarse con los demás y adquirir progresivamente pautas elementales de convivencia y relación social, así como ejercitarse en la resolución pacífica de conflictos.
  • Desarrollar habilidades comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión. Iniciarse en las habilidades lógico-matemáticas, en la lecto-escritura y en el movimiento, el gesto y el ritmo.

Es en este último punto donde surgen las dudas: ¿Cómo ocurre esto sin fichas ni libros? ¿Acaso iniciarse en las habilidades de lecto-escritura y lógico-matemáticas quiere decir aprender a leer, escribir, sumar y restar?

  • La lecto-escritura:

Contamos historias cada día al finalizar la jornada. Durante dos o tres semanas es la misma historia por lo que los niños aprenden todo el vocabulario sin necesidad de explicárselo, crean una imagen en su mente de toda la historia y la comprenden, no son frases vacías. La última semana todos juntos representamos la historia, bien sea con muñecos y escenario o bien sea teatralmente imaginando cada niño ser un personaje. Esto sienta las bases de una futura comprensión lectora, capacidad de expresión, buena memoria y una buena relación con la lectura.

Cada día hacemos un corro motor donde a través de una historia relacionada con la estación de año, trabajamos los fonemas, los ritmos silábicos y las rimas entre otros.

Los niños crean sus propias historias y cuentos orales solos.

Pintamos con ceras y con pinceles, modelamos cera y arcilla, lijamos y modelamos madera, cosemos y tejemos entre otras actividades. Todo ello enfocado al desarrollo de una motricidad fina madura, segura y controlada. De esta manera la escritura no supondrá ningún esfuerzo y desfrutarán del placer de escribir desde el principio.

Para los niños es todo juego, para quien ve más allá es un regalo educativo.

  • Pensamiento lógico-matemático:

Debido al sencillo hecho de que los niños estén mezclados desde los 3 años hasta los 6, ya entienden que 4 es más que 3 y que 5 es más que 3 y que 4. Este es un concepto matemático que resultaría muy complicado explicar. Simplemente lo saben porque han observado por ellos mismos.

En las actividades cotidianas como recoger aprenden lo que es dentro, fuera, arriba, abajo, mucho, poco, grande, pequeño, alto, bajo, etc. A la hora del desayuno o de la comida, ellos reparten los cubiertos y las servilletas, saben que el número que sobra, es el número de niños que faltan. Si el ayudante es mayor, puede contar a los niños y contar los cubiertos justos que necesita para cada uno. Todo ocurre de manera natural sin darse cuenta de que está contando o está restando.

En los momentos de juego, los niños saben que si hay solo dos columpios y son 4, dos se quedan sin poder usarlo primero. Continuamente ocurren situaciones de reparto, de división, de suma y de resta en el juego. Aprenden además de pesos, de procesos físicos como que al chocar dos piedras, se genera calor.