Página principal

A continuación la carta de un HIJO PRESO A SU MADRE:

NO VOY A LLAMARLE  MAMÁ:

No voy a decirte Mamá, porque NO mereces para nada ese honroso título, Mamá, es aquella persona que educa, forma, disciplina, enseña, aquella persona que sabe explicar y enseñar cuándo debo decir NO, y cuando debo decir SI.

Mamá es quien te enseña las consecuencias de los actos y previene del mal a sus seres queridos, porque les ama. Por eso NO mereces ese título honroso, NUNCA, hiciste eso conmigo y por esa razón, hoy estoy aquí… en este maldito infierno, en este difícil lugar…

Nunca me educaste, siempre me dejaste hacer lo que me daba la gana…

Aquí no puedo hacer lo que me da la gana, aquí hay jefes, caciques y además de ellos, también estan los guardianes que le dicen a uno que debe y que no hacer…

De ti, solo aprendí, a acostarme a la hora que me daba la gana, mientras aquí aprendi que apagan las luces y todos a dormir…

De ti solo aprendí a estirar la mano y pedir y todo me lo dabas, mientras aquí para tener algo minimo, debo lavarle la ropa a otros presos y otras cosas difíciles de contar…

De ti solo aprendí a pedir ropa de marca, mientras aquí por quitarte una camiseta fina, te matan a puñaladas…

De ti solo aprendí a pasarme por alto a los profesores y las normas, mientras aquí los caciques deciden quien come, quien camina, quien corre, quien habla, quien dice…

Extraños me enseñan lo que no me enseñaste en casa... Si quieres pasarte las normas o sus propias reglas, te cosen a puñaladas o te asfixian con una bolsa…

De ti aprendí a salir a la calle con los pantalones mostrando los boxers y los interiores, mientras aquí entendí que eso solo lo hacen los presos homosexuales cuando buscan pareja…

De tu falta de carácter aprendí a insultar a los que me daba la gana, mientras que aquí en esta cárcel faltarle el respeto a alguien, puede costarme la vida…

De ti y de tu alcahuetería recibía plata para el trago y para mis farras, mientras que aquí la farra es a “otro precio”…

De ti aprendí a NO valorar a las demás personas, por eso mi papá se largó de la casa, mientras aquí se aprende que no existe hermano más fuerte que un amigo…

De ti aprendí a andar en la calle perdiendo el tiempo y vagabundeando, mientras aquí, ni una sola cuadra se puede caminar en paz…

De ti aprendí a NO respetar a mi novia y faltarle al respeto, porque no me enseñaste a valorar y respetar a una mujer, en esta cárcel aprendí lo que sentía mi novia… 

(Aquí la novia soy yo…)

De ti aprendí a blasfemar contra la comida y maldecir contra la sopa, mientras aquí en esta cárcel esa agua sal sabe a gloria…

De tu estúpido orgullo, aprendí a pensar como un ser omnímodo, mientras aquí me enseñaron a valerme por mi solito…

De tu estúpida alcahuetería aprendí a estar siempre a la moda, mientras aquí, ando casi descalzo y solo tengo dos cambios de ropa…

Lo que le quedó grande a usted enseñarme, educarme, guiarme, orientarme y disciplinarme, ya lo estoy aprendiendo en esta maldita cárcel, en este lugar de infierno…

Ya cumplo hoy siete meses en esta maldita cárcel, y por eso, NO SE MERECE USTED QUE YO LE DIGA MAMÁ, porque es por su culpa y solo por su culpa que estoy aquí, sin ser un criminal, usted me metió aquí, cuando no me castigaba por sacar el carro a escondidas y en lugar de reprenderme, se ponía era a pelearle a mi papa cuando quería disciplinarme…

Usted me metió aquí, cuando me daba plata para trago, cigarros y otras “cositas” a escondidas de mi papá…

Usted me metió aquí, cuando jamás me enseño a respetar a los demás… aprendí bien,  NISIQUIERA LA RESPETO A USTED…

Usted me metió aquí, cuando me dejaba faltarle al respeto, gritarle y enfrentarme a su autoridad, mientras aquí aprendí con dos puñaladas y tres palizas, que toca respetar y no andar alzando la voz…

Que no es lo que me dé la gana,,, pues aun, AQUI en la cárcel, “existen reglas”…

Usted jamás me enseñó sobre el sexo oral, aquí en esta cárcel, en dos días, aprendí bastante, casi que me han convertido en un experto…

Usted jamás me enseñó sobre la obediencia, aquí en dos semanas y cuatro golpizas lo aprendí…

Usted jamás me enseñó sobre ser  agradecido, mientras aquí lo aprendí en siete meses, que me han salvado la vida tres veces…

Usted jamás me enseño sobre dignidad, mientras aquí la perdí al primer día de estar preso…

Usted jamás me enseño sobre carácter, mientras aquí me enseñan todos los días en el patio y me lo recuerdan en la celda…

Usted jamás me enseñó a tener responsabilidades, mientras aquí, me enseñaron a cuidarme solo…

Usted jamás me enseñó a barrer o tender una cama, mientras que en esta cárcel, aprendí hasta a lavarle calzoncillos a otros presos…

Por esas pocas, PERO VALIOSAS RAZONES, NO LE PUEDO LLAMAR MAMÁ, y de todas maneras menos mal no me ha venido a visitar,,,

FINALMENTE DESCUBRÍ QUE JAMÁS  TUVE UNA MAMÁ.

Si tuviera una mamá, mi madre, jamás me hubiera dado dinero esa noche para trago, jamás me hubiese alcahueteado sacar el carro de mi papá a escondidas, jamás me hubiera emborrachado, jamás hubiera atropellado con el carro a esa familia y jamás me estaría pudriendo estos 35 años de cárcel aquí, con 19 que tengo, saldré de 54 años, simplemente, PORQUE JAMÁS TUVE UNA MAMÁ… Porque el padre que ama al hijo, ciertamente lo disciplina. Como usted NO me amaba, jamás me disciplinó ni dejo que papá lo hiciera,  por eso me pudro aquí. 

POR ESA RAZÓN USTED NO MERECE QUE LE DIGA MAMÁ.

Atentamente:

PATIO 5TO

PRESO 1.234. SHJO

ALIAS “PUEDE SER SU HIJO”

FECHA: CUALQUIER DIA DE SU VIDA

AÑO: EL QUE DECIDA IMITAR A ESA SEÑORA QUE SE DECIA  SER “MAMÁ”.


Comments