4.- El Ambiente Educativo y la Organización...

4.- El Ambiente Educativo y la Organización de la Escuela.

PLAN GENERAL

 El ambiente educativo y la organización en la Escuela de Hoy

OBJETIVOS

 

  INTRODUCCION

 

1. ORGANIZAR NUESTRO CENTRO CON OTRO ESTILO

2. RASGOS PECULIARES DEL AMBIENTE

2.1. El clima de relaciones fraternas y cercanas

2.2. Espíritu de familia

2.3. La serenidad del Educador

2.4. Estímulos educativos

2.5. Pedagogía preventiva

2.6. La preferencia por los más necesitados

2.7. La apertura universal y eclesial

3. ALGUNAS SUGERENCIAS PEDAGÓGICAS

3.1. Acoger, conocer y respetar a los alumnos

3.2. Crear hábitos de disciplina y buenas disposiciones escolares

3.3. Silencio y dedicación al trabajo

3.4. Una pedagogía activa

3.5. Participación activa de los padres

4. LÍNEAS ACTUALES Y ESTILO DE LA ESCUELA DE HOY

4.1. Fidelidad creadora

4.2. La aceptación de la pluralidad

4.3. Algunos medios educativos

5. CONCLUSIONES

6. PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO

 

OBJETIVOS:

 

1. Reconocer la importancia de un educador comprome­tido, previsor, minucioso y creativo, que trabaje por una escuela eficaz y provechosa.

2. Identificar los elementos propios de un estilo nuevo de escuela y asumir su validez creativa para la sociedad de hoy.

3. Constatar la pervivencia de determinados valores universales para las escuela de hoy.

4. Estimular la reflexión y actualización de los educadores en torno a los elementos propios de este modelo de escuela.

5. Suscitar respuestas novedosas y creativas dentro de las comunida­des educativas para seguir actualizando el estilo y la pedagogía que estamos proponiendo en este estilo de escuela.

 

INTRODUCCION

 

1.ORGANIZAR EL CENTRO CON OTRO ESTILO

 

La principal intención de este proyecto pedagógico esta centrado en el deseo de lograr un nuevo estilo de escuela, ciertamente diferente a los modelos que tenemos en este tiempo en Cuba. Este nuevo concepto de la escuela la estructura pedagógica se apoya en el descubrimiento del corazón humano y, sobre todo, en el reconocimiento de la dignidad de la persona humana. Haciendo de la docencia algo eficaz y dinámico adaptado al mundo de hoy inspirados en el deseo de servir al ser humano.

 

2.  RASGOS PECULIARES DEL AMBIENTE DE LA ESCUELA DE HOY

 

·                El clima de relaciones fraternas y cercanas

La simpatía y la cordialidad, la confianza y el afecto profundo de los discípulos hacia los maestros.  El educador debe ser una persona de total dedicación, entregado en exclusiva a la tarea docente, bien preparado, muy ordenado y disciplinado,  capaz de trabajar en equipo con los otros educadores.

En este sentido es importante la cordialidad y la cercanía en las relaciones personales, tanto con las familias como con los alumnos.

·                El espíritu de familia

La cercanía del educador, el interés por su progreso y por su resultado, la superación de los meros intereses académicos, la apertura a destiempo y contratiempo para ayudar en las necesidades incluso afectivas y morales, la generosidad en el tratamiento, abiertos al diálogo, no sólo a la hora de los recreos, sino antes y después de las clases, incluso en los días de asueto.

 

·                La serenidad del Educador

La fuerza del trabajo escolar se halla preferentemente en la serenidad del profesor, el cual tiene que ser modelo de ponderación y de habilidad, de trabajo y de sacrificio, de fortaleza, en una palabra, que es lo mismo que decir poseedor de fuerza para mantener las riendas en todo momento y hacer trabajar con interés a sus alumnos.

Procurando conservar la igualdad de humor en la escuela y no dejarse llevar por la impaciencia. No es serio lanzar las palmetas a los alumnos y resulta ver­gonzoso darles golpes.

·                Estímulos educativos

Si la vigilancia no basta para prevenir la falta, será buen estímulo el saber aplicar con amor las correcciones convenientes. Incentivos, alientos, alaban­zas, reprensiones, premios, castigos son recursos que es preciso administrar con tacto y discreción. El castigo, por doloroso que sea, es un beneficio que se transforma en formación y en desarrollo de la personalidad. El tratamien­to del castigo en esta pedagogía se presenta como algo imprescindible para la buena marcha de la clase y lo convierte en recurso de emergencia del que nunca se debe prescindir.

La corrección, deberá estar siempre inspirada por el amor y en el respeto hacia la persona y no por el mal humor.

La corrección de los alumnos tiene una gran trascendencia en la escuela. Es importante hacerla bien para que produzca sus frutos, tanto en el que la recibe como en quienes son testigos de ella, nunca se debe aplicar un castigo a un a un alumno por sentimiento de aversión o de rabia contra él o porque nos ha causado pena o no nos cae simpático.

·                Pedagogía preventiva

Esta puede encontrará sus equivalentes en: vigilancia, acompañamiento, previsión, inteligencia práctica, presencia, cercanía. La Pedagogía preventiva, la metodología del evitar el error, el deseo de evitar la falta, la desviación, se convierte en una forma de educar para la vida ordenada y da un estilo peculiar a la personalidad.

Siempre en actitud de previsión y teniendo en cuenta todo lo que va a servir en la actividad del alumno, es el maestro el que va a dar la tónica con su habilidad, su destreza y, sobre todo, su dedicación, a la forma de educar de las escuelas

·                La preferencia por los más necesitados

Junto con el trato sencillo, en los centros ha de prevalecer el interés por los más desfavorecidos y pobres. Se han de organizar las tareas con atención suficiente a todos los niveles, a todos los alumnos y a todas las situaciones. Se ha de mirar con singular comprensión a los alumnos con especiales dificultades de aprendizaje, de adaptación o de comportamiento.

 

3.      ALGUNAS SUGERENCIAS PEDAGÓGICAS

Son rasgos constitutivos de este estilo de escuelas el orden y la eficacia, la previsión y el realismo, el conocimiento del escolar y el tratamiento diferencial, el seguimiento y la vigilancia, la apertura y la cordialidad, la promoción de los valores humanos y la proyección al mañana en la vida de cada persona, la sencillez y la solidaridad.

 

3.1. Acoger, conocer y respetar a los alumnos

Y en esta fortaleza está la dedicación a conocer a los alumnos, para poder­se acercar más estrechamente a ellos. Las disposiciones pedagógicas resultan siempre premiadas por los efectos positivos en el trabajo de cada día. Es de sumo interés el conocer, apoyar, animar y seguir a los alumnos, tanto a los que son buenos escolares como a quienes se hallan con especiales dificultades de convivencia, comportamiento o de aprendizaje.

Es un conocimiento pedagógico que resulta más provechoso cuanto más delicado, discreto y transformador de las personas es. El maestro debe promocionar la cultura para conseguir personas más libres. Y para ello precisa conocer a sus alumnos hasta el fondo del alma.

 

3.2. Crear hábitos de disciplina y buenas disposiciones escolares

No menos importantes que la disciplina, son la formación de los hábitos en el trabajo y las buenas disposiciones de los escolares. Si esto sale de dentro del alumno, el resultado es muy superior a sí tenemos que esforzarnos constante­mente en infundirlo desde fuera por medio de presión o castigos.

 

3.3. Silencio y dedicación al trabajo

Los frutos de esa fortaleza, evidentemente, se manifiestan en actitudes como el esfuerzo, la normalidad, la armonía en la marcha de la vida escolar. Valorar el silencio y la dedicación al trabajo cotidiano debe convertirse en una costumbre. El silencio debe ser considerado como uno de los primeros medios para establecer el orden en la escuela. Cada maestro hará observar exactamente el silencio en la clase no tolerando que nadie hable sin su permiso. Para eso el maestro hará entender a los estudiantes que deben guardar el silencio, según como este prescrito,.

Es inútil que el maestro se empeñe en que los alumnos guarden silencio si él mismo no lo guarda. Él les enseñará más esta actitud con su ejemplo que con sus palabras. El silencio del maestro produce más orden en la escuela que cualquier otro procedimiento. Con él, el maestro vela mejor sobre sí mismo y sobre los escolares. El ejemplo es un medio más eficaz de enseñar, por esto se recomienda al maestro ser moderado y modesto.

 

3.4. Una pedagogía activa

Es aquella en la que se cuenta con la colaboración del alumno, su solidaridad, su crea­tividad para asegurar la marcha de la tarea docente, repartir los oficios en la clase, propiciar la participación de todos y de cada uno de los escolares, utilizar los estímulos, valorar las relaciones con los padres, distribuir las  responsabilidades, propiciar una dinámica acogedora en el marco escolar de manera que todos los escolares se encuentren agrada­blemente atendidos y valorados en todo momento.

Mantener el sentido del orden, seriedad, trabajo, eficacia, responsabilidad, esfuerzo. Con verdadera inteligencia práctica, apoyada en la experiencia que de cada maestro.

Existen cosas que pueden contribuir a establecer y mantener el orden en las escuelas: la vigilancia del maestro, las señales, los avisos, los estímulos, las correcciones, la asiduidad y la puntualidad de los alumnos, el reglamento, el establecimiento de oficios y respon­sabilidades entre los escolares y la estructura, calidad y uniformidad de las escuelas.

 

3.5. Participación activa de los padres.

Entre los valores de la participación en la vida de la escuela se halla la de los padres como pieza fundamental en la marcha del trabajo escolar, es emblemática y condicionante desde el principio hasta el final de la escolarización.


    4.  LÍNEAS Y ESTILO DE LA ESCUELA DE HOY

La pedagogía en esta propuesta se basa en la dinámica de la creatividad.

 

4.1. Fidelidad creadora

Ese servicio va a estar vinculado con los estilos educativos que se van a promover en la escuela: comprensión con los necesitados, cordialidad en las relaciones, orientación en las incerti­dumbres, claridad en los objetivos.

– Ha de dominar en las aulas un clima de relaciones fraternas de elevada calidad: cordialidad en el trato de las personas, inquietud por sus dimensiones profundas, sensibilidad solidaria y trascendencia más allá de los días limitados de la vida académica.

– Han de regir las actividades académicas por un sano rigor, orden y metodología, que han hagan el trabajo eficaz y los resultados general­mente ventajosos.

– Ha hecho del orden, del trabajo, de la eficacia y del esfuerzo algo mágicamente compatible con la alegría y la confianza en las relaciones, armonizando maravillosamente la dignidad de las personas con la pre­cisión de los objetivos y el rigor de los programas escolares.

– Desde los primeros momentos de la infancia, la apertura a las familias y la solidaridad con los padres sea la tónica de las escuelas que han pretendido ser la cumbre de todo los ideales y procedimientos pedagógicos.

 

4.2. La aceptación de la pluralidad

El pluralismo de la cultura moderna, la diversidad y la pluralidad de los hombres, de los pueblos, de las culturas, de los gru­pos humanos. Lejos de pretender uniformar a todos los hombres en modelos unitarios y especulativos, siempre se he de tener conciencia de que hay que respetar la intimidad, la identidad y la originalidad de las personas, de las familias y de los grupos.

Este valor del pluralismo se cultiva de forma especial en los tiempos actuales, y arrastra una experiencia creciente y enriquecedora de apertura y de solidaridad interracial, ínter lingüística e intercultural.

Se precisa hoy una organización de las escuelas y una orientación de los alumnos adecuadas a las exigencias de los nuevos tiempos. La apertura está reñida con los capillismos y con los egoísmos.

 

La escuela en los albores del siglo XXI está llamada a servir a los hombres nuevos para dar respuesta educativa y cristiana a unos reclamos que en otros tiempos pudieron incluso resultar insospechados:

  • Incidencia de los nuevos medios de comunicación social.
  • Explosión de la tecnología.
  • Incremento de las relaciones humanas y de los efectos de los grandes movimientos humanos que acontecen.
  • Sentido especial de la libertad, de la democracia y de los derechos humanos fundamentales, etc.
  • Adaptaciones curriculares que atiendan las diferencias educativas de los alumnos.
  • Programas especiales de alfabetización e integración social.
  • Ayudas a emigrantes y preparación para el empleo.

Los resultados de un estilo organizativo compartido no pueden ser otros que la mayor cualificación de la docencia y de la educación, en todos los nive­les y desde todas las perspectivas.

La escuela, para conseguir la mejor formación de los alumnos, precisa grandes recursos humanos, reclama continuidad en los procesos y solicita compenetración entre quienes intervienen en tareas comunes. Los educadores son cada vez más conscientes de esa responsabilidad y se aprestan a dar respuesta adecuada.

 

4.3. Algunos medios educativos

Como respuesta, surge un torrente de prioridades, especialmente la sensibilidad pedagógica.

·         Se miran las reuniones y los encuentros frecuentes, discretos, fraternos, como medio de conseguir la conjunción de los propósitos y de armoni­zar los medios que se ponen en juego.

·         Se cultivan las relaciones cordiales y solidarias entre los profesores, incluso más allá de los ámbitos académicos, logrando la trascendencia de los ideales personales.

·         Se aprecian los rasgos en favor de la democracia organizativa, por encima de otros esquemas jerárquicos, consiguiendo nuevos cauces de conocimiento, de abnegación y de servicio, incluso contando con las limitaciones de las personas.

·         Se busca el acompañar al alumno en la vida escolar y también en la personal, con miras a superar los simples niveles académicos e instruc­tivos, aun cuando se da la justa importancia a la calidad de la docencia, de la que toda la comunidad suele estar orgullosa.

·         Se potencian los servicios personales, acogiendo incluso los modos técnicos que hoy proporciona la Psicología, la sociología o las diversas ciencias del hombre.

·         Se cultivan las relaciones extraescolares, incluso haciendo esfuerzos por superar las barreras del aula o las condiciones sociales. Por eso se da tanta importancia en las escuelas a las fiestas, servicios culturales, grupos artísticos, deportes, folclore, ocio, esparcimientos, etc.

·         Se abren las estructuras a la participación de los padres y de cuantos puedan aportar a la marcha del centro sus medios, su tiempo, sus inicia­tivas o su apoyo moral y afectivo.

·    Se cultivan y estimulan las cualidades de los alumnos con actividades, estímulos, experiencias y recursos que están por encima de los mismos programas escolares y enriquecen las personas de manera intensa.

 

 

5.      CONCLUSIONES

 

Es importante en este proyecto contar con la participación de educadores comprome­tidos, previsores, minuciosos y creativos, que trabajen por una escuela eficaz y provechosa.

La pedagogía en esta propuesta se basa en la dinámica de la creatividad, la pluralidad y  trata de mantener un espíritu donde predomina el valor y el respeto a la persona humana. Aplicando las más modernas teorías de la pedagogía y la didáctica.

  

6.      PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO

 

a.  Enumeran algunos rasgos del estilo educativo. Señala dos o tres que te parezcan más importantes hoy. ¿Por qué?.

b. ¿Qué aspectos de esta metodología destacarías de forma más relevante y por qué? ¿Cuál necesita de un apoyo decidido?

c. El secreto de la eficacia educadora en la escuela es el trabajo compartido entre los profesores, ¿se puede definir este rasgo como una cualidad de tu centro educativo? ¿En qué?

d.  De las líneas actuales que diseñan el futuro de la Escuela de Hoy, ¿qué aspecto nos llama más la atención, porque coincide bas­tante con lo que se da en nuestro centro? ¿Cómo se manifiesta hoy y qué hacemos para incrementarlo?

e.  ¿Cuáles son las estructuras que mejor funcionan en tu centro desde la perspectiva de acercamiento a los alumnos y del trato personal a los mismos. Reseñar dos o tres rasgos que merecen la pena resaltar en el plano positivo.

Email: escueladehoy@bellsouth.net  Sitio web: http://valorescubanos.org

(c) 2010 MINISTRIES TO THE RESCUE - MINISTERIOS AL RESCATE INC.

 

Comments