POEMAS DE ALGUNHXS DXS PARTICIPANTES

Os POETAS DECLARAMOS O ESTADO DE URXENCIA ANTE A A USURA E A MEZQUINDAD DO PODER



A POESÍA VACUNANOS CONTRA A IMBECILIDADE E Ou MEDO


Os poetas contra a usura. A usura é o cancro do mundo, contra a servidume do diñeiro. A usura é pecado contra natura.


Canto pode custar un amencer ou un neno, canto diñeiro custa un río, un mar, un labirinto, un día de verán ou unha man, canto nos vai a custar a usura. Que se pode dicir co diñeiro que non sexa árida area, que deserto diredes que vén agora. En cantos idiomas querémosnos/querémonos, sóbrannos os idiomas para nomear a impostura, a usura ocupa o lugar das flores e os paxaros non cantan xa a primavera. Dá vergonza vivir na escombrera da usura, na escoria financeira apágase a luz das estrelas e as palabras tremen de vergonza. A luz enche a terra de recordos pero a usura fai estalar a nosa memoria, a dor do diñeiro chama á morte. Naceremos sen mans, a cobiza cortaranos as mans e cemiterios de usura serán as nosas cidades. Pero quédanos a palabra: a usura é pecado contra natura.


A usura é o mundo ao revés, no mundo da usura os lobos son os bos.

Usura obriga a pedir perdón por ser pobres. A pedir perdón por vivir. A usura parece querer dicirnos : Somos especialistas en gaiolas, si non temos a súa gaiola farémoslla mentres espera. Témolas tan discretas que vostedes apenas as notan, tamén as temos para discapacitados e para soldados mortos. Temos unha gaiola para cada un. A usura chámalle á humillación asistencia social, á mentira liberdade de expresión, ao converternos en cousas nivel de vida, ao despedimento reconversión, a volvernos tolos chámalle higiene mental, ao roubo economía nacional, ao espectáculo da confusión chámanlle publicidade e á tiranía democracia.


A usura traballa con eficacia, imponnos necesidades artificiais, abarrota a nosa vida de armatostes, acumula coñecementos para unha tecnoloxía subornada. A ciencia dedícase a estudar canto tempo quédalle ao planeta, porque é cuestión de tempo que haxa que abandonalo, que haxa que deixarllo aos miserables. A usura non deixa que sexamos felices, fainos insolidarios e non nos sentimos queridos e enchémosnos/enchémonos de odio.

Os poetas contra a usura. A usura é o cancro do mundo, é pecado contra natura.


Queridos amigos e amigas, compañeiros e compañeiras, aqui e hoxe, ignoramos aos malditos administradores da miserable abundancia. Saudámosvos un abril máis, un novo abril de cravos como puños.

O inverno foi longo, duro, frío...pero chegou a primavera, inevitable e xenerosa, encarnada de presentes cheos de porvir.

O duro inverno tamén é aliado dos que resistimos a adversa e estéril usura.

Sacámoslle partido, dános tempo para pensar, para atopar os nomes, para saber das raíces de tanta ignominia, de tanta falacia. Ábrenos o tempo da lumbre, dos fogares acesos, o tempo das longas conversacións nas súas longas noites, onde a tenrura e a pedra, a rama espida e o silencio, fecundan baixo as ardentes neves, as sementes que hoxe magníficas e furiosas énchennos de esperanza.

A poesía mece o mundo e fai do aire o colo dos voos.



A poesía é algo comunal é insumiso.

É un resto da índa non desmentida primeira, cega unidade; e por un intre pon o home ao

marxe do medo, inda dentro do medo, e salva como o amor.(De Uxio)

NUNCA EMPEÑAREMOS A NOSA PALABRA. Os poetas han de ser libres i estar máis alá de toda fidelidade proposta. E xa que ninguén resiste estar sempre nela, han de estar polo menos en disposición de ir ou de tornar á FRONTEIRA onde se fai o home novo...... A Poesía é UN MENESTER DE FRONTEIRA. (Uxio)


DEFENSA DE LA ALEGRÍA

Defender la alegría como una trinchera

defenderla del escándalo y la rutina

de la miseria y los miserables

de las ausencias transitorias y las definitivas

defender la alegría como un principio

defenderla del pasmo y las pesadillas de los neutrales y de los neutrones

de las dulces infamias y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera

defenderla del rayo y la melancolía

de los ingenuos y de los canallas

de la retórica y los paros cardiacos

de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino

defenderla del fuego y de los bomberos

de los suicidas y los homicidas

de las vacaciones y del agobio

de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza

defenderla del óxido y la roña

de la famosa pátina del tiempo

del relente y del oportunismo

de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho

defenderla de dios y del invierno

de las mayúsculas y de la muerte

de los apellidos y las lástimas

del azar

y también de la alegría


Loa Da Dialéctica

Con paso firme paséase hoxe a inxustiza.


Os opresores dispóñense a dominar outros dez mil anos


máis.


A violencia garante: «Todo seguirá igual.»


Non se oe outra voz que a dos dominadores,


e no mercado grita a explotación: «Agora é cando


empezo.»


E entre os oprimidos, moitos din agora:


«Xamais se logrará o que queremos».


Quen aínda estea vivo non diga «xamais».


O firme non é firme.


Todo non seguirá igual.


Cando falen os que dominan,


falarán os dominados.


Quen pode atreverse a dicir «xamais»?


De quen depende que siga a opresión? De nós.


De quen que se acabe? De nós tamén.


¡Que se levante aquel que está abatido!


¡Aquel que está perdido, que combata!


Quen poderá conter ao que coñece a súa condición?


Pois os vencidos de hoxe son os vencedores de mañá


e o xamais se converte en hoxe mesmo.


Con usura se hincha la línea

con usura nada está en su sitio (no hay límites precisos)

y nadie encuentra un lugar para su casa.


Darme una palabra y cosechare los sueños, y solo así, habitamos los días. Y hacemos del alma el reflejo del mundo.

Asi concebimos la poesía, como una productora de humanidad, como una herramienta, un producto de primerisima necesidad, y en el limite, como un arma...como un arma cargada de futuro.

Maldecimos a los curas parlanchines anclados a la sequía del pulpito. Maldecimos a los políticos mediocres que con las manos sucias se desentienden y evaden, y amontonan dolor y sufrimiento en los paraísos del infierno. Los políticos mezquinos anclados en las solapas afiladas de los banqueros blindados como famentos ataúdes.


Corrimos todos tan despacito como chupando un caramelo

corrimos todos los últimos de todas las clases

y llenando los bolsillos de vuelos

plagiamos violentamente los pájaros bisiestos

y crucificamos alegremente el aire

para hacer de la corriente alterna

un voltaje de primera mano

un sin fin de arriesgados caminos arcos voltaicos

llenos de pasos los zapatos

mientras dios desaparecía con un pan a punto de quemarse

No ves que sucumbimos a los besos como si el mar

estuviera tendido al otro lado allá donde se aparean los sueños

con las turbias victorias que la usura diseca en tus cristales?

(mio)

Sky Walkers On The Wire


www.culturainquieta.com

Bertolt Brecht

A LOS HOMBRES FUTUROS

Vosotros, que surgiréis del marasmo en el que nosotros nos hemos hundido, cuando habléis de vuestras debilidades, pensad también en los tiempos sombríos de los que os habéis escapado. Cambiábamos de país como de zapatos a través de las guerras de clases, y nos desesperábamos donde sólo había injusticia y nadie se alzaba contra ella. Y sin embargo, sabíamos que también el odio contra la bajeza desfigura la cara. También la ira contra la injusticia pone ronca la voz. Desgraciadamente, nosotros, que queríamos preparar el camino para la amabilidad no pudimos ser amables. Pero vosotros, cuando lleguen los tiempos en que el hombre sea amigo del hombre, pensad en nosotros con indulgencia.


SOLO OS PEDIMOS QUE ATORNILLEIS VUESTROS HUESOS A LA BRISA, HOMBRES POBRES, QUE TALLEIS EN PIEDRA VUESTROS GESTOS, QUE DESDOBLEIS LA RABIA HASTA LAS VELAS, Y ADELANTE CON LOS SUEÑOS COMO QUILLAS, SIN MIEDO A LAS DERROTAS, QUE SOLO DE LOS NAUFRAGOS SON LAS ISLAS DEL TESORO


POEMAS DE GUILLERMO


                                 El reino del silencio

Las voces de los oprimidos han callado

Han sido silenciadas.

Con las limosnas deberían haber comprado

Cuchillos, no olvido.

En cambio se mordieron la lengua.

Como los esclavos del infierno de Dante

Desaparecen entre las sombras de las jarras

En el panteón de las tabernas. Aquí

La opresión provoca vergüenza y

Suicidios entre sus víctimas.

                          *****************

El bosque está enfermo. Las aguas están enfermas. El aire

está enfermo. La hierba está enferma. Los peces ya

no tienen ojos.. Los pájaros se hunden en el mar, pesados

de plomo. Las gentes están enfermas. No hay

remedio. Hemos olvidado cómo podría

haber sido. Hemos olvidado cómo es. Cuando todos

están enfermos no hay ningún enfermo. El bosque

no está enfermo. Las aguas  el aire la hierba los peces

los pájaros nosotros los hombres Ya no estamos enfermos.

                              ******************

desde   que uno se ha jubilado

no necesita avergonzarse

de no tener trabajo.

Ya es como todos los demás.

                                ****************

No nos desmenucemos en decimales, como si fuesen moscas las cifras  del saqueo, ampliemos las navajas hasta las mismisimas costuras de las falsas promesas, rompamos los candados de la penuria, tan rentables como tumbas para peces.


Ya veis que las flores no se funden, y las piedras son miguitas de larga duración, los pobres cada vez mas pobres como un mar de pobres nos reciben con los brazos abiertos y no hay que temer pues se hace pie en este río como un cielo que son los dias.

Pero nada de chistes, los chistes solo los cuentan los dentista para sacarnos los dientes (casariego)


Y a veces nos congelamos, sobre todo los bolsillos, los dedos de descontar los besos, y a veces, se hacen balas los silencios fragmentados por el llanto.         



Con usura no tiene el hombre casa de buena piedra

Con bien cortados bloques y dispuestos

de modo que el diseño lo cobije,

con usura no hay paraíso pintado para el hombre en los muros de su iglesia


VIII. QUIERO... SUEÑO

No me contéis más cuentos,

que vengo de muy lejos

y sé todos los cuentos.

No me contéis más cuentos.

Contad

y recontadme este sueño.

Romped,

rompedme los espejos.

Deshacedme los estanques,

los lazos,

los anillos,

los cercos,

las redes,

las trampas

y todos los caminos paralelos.

Que no quiero,

que no quiero,

que no quiero,

que no quiero que me arrullen con cuentos,

Que no quiero,

Que no quiero,

Que no quiero,

Que no quiero que me sellen la boca y los ojos con cuentos,

que no quiero,

que no quiero,

que no quiero,

que no quiero que me entierren con cuentos,

que no quiero,

que no quiero,

que no quiero,

que no quiero verme clavado en el tiempo,

que no quiero verme en el agua,

que no quiero verme en la tierra tampoco,

que no quiero, a su ovillo, como un hilo de barba sujeto.

Quiero verme en el viento,

quiero verme en el viento,

quiero verme en el viento,

quiero verme en el viento...

quiero... ¡quiero!... sueño... ¡sueño!

Soy gusano que sueña... y sueño

verme un día volando en el viento.




              UN ANIMAL                

             nunca está perdido del todo


sigue los aullidos

                                    

                                     los movimientos

                        

                      las luces

             el aroma de los suyos

                    

                  y al reconocerlos


                                       emprende la carrera


        como un          grito

        como un          salto

           como un          ataque


de quien sabe destrozar con sus garras y fauces.




Por supuesto, es el pueblo el poseedor potencial de la suprema actitud poética: la inocencia. Y en el pueblo, aquellos que sienten la coerción del poder como un dolor. El inocente, conscientemente o no, se mueve en un mundo de valores (el amor, en primer término), el imbécil se mueve en un mundo en el cual el único valor está dado por el ejercicio del poder.


POEMA DE GUILLERMO:

                     TIEMPO  MUERTO

Este siglo, que ya nació harapiento y entrapado,

Es hijo de aquel otro más cruento que sonado

Que llamaron el veinte más que odiado,

Atómico, negro, mentiroso y quebrado.

El veinte como digo tiene en su haber dos guerras mundiales,

Un  holocausto, un rosario de guerras inciviles, una fría, varias quiebras,

Un montón de golpes de estado, hambrunas por doquier,

La sed que araña los mocos de los niños como su esvástica

De tierra más seca que su olvido, varias mentiras mayores

De esas que valen para miles de millones, fusilamientos diversos

De diferentes colores y diferentes tallas, un inventario pornográfico

De cárceles con frío, torturas a elegir, con perro o con mendigo,

Millones de desaparecidos, no saben no contestan, no existieron

Nunca en el siglo de las cuentas, que no salen nunca, que no saben

Cuántos son los que se fueron, o murieron, o no jodan, nunca estuvieron

De este siglo veinte que preparó el olvido para que no supiéramos

Son hijos estos escasos trece malnacidos, duros de pelar, como escoria arrancada del

acero, años de desprecio. Nos dieron el tiempo

Metido en un trapo, todo sucio y podrido

Para que hiciéramos con él nuestro destino, mas ya podemos hilar fino

Si queremos reconocer en la mierda del trapo todo lo que fuimos.

Porque tendremos que hacer del trapo una camisa

Y del sucio tiempo enrollado una bandera,

Un futuro, en el que quepa toda la esperanza que nos queda.

de BLAS DE OTERO


Desde luego, la vida

es una broma pesada. Y sin embargo,

el aire existe y el año diecisiete existe indestructible

y ella y yo hemos sin causa aireado días en Castilla

y junto al Cáucaso del Norte,

es que la vida no sabe lo que hace,

a veces falta a su palabra,

no es un río que rueda y refleja los árboles, las nubes

y desemboca a hora fija en el Atlántico,

sino un caballo violento, arbitrario, ciego

y sin embargo hermoso como un caballo,

y ella y yo lo llevamos asido duramente

lo mismo en La Habana, Kislavosqui o Bilbao,

y el aire revuelve las florecillas silvestres

y estalla la tormenta y corremos hacia la larga fachada

del palacio de invierno, donde la vida se mudó de ropa.


LA TIERRA»

Un mundo como un árbol desgajado.

Una generación desarraigada.

Unos hombres sin más destino que

apuntalar las ruinas.

Romper el mar

en el mar, como un himen inmenso,

mecen los árboles el silencio verde,

las estrellas crepitan, yo las oigo.

Sólo el hombre está solo. Es que se sabe

vivo y mortal. Es que se siente huir

—ese río del tiempo hacia la muerte—.

Es que quiere quedar. Seguir siguiendo,

subir, a contramuerte, hasta lo eterno.

Le da miedo mirar. Cierra los ojos

para dormir el sueño de los vivos.

Pero la muerte, desde dentro, ve.

Pero la muerte, desde dentro, vela.

Pero la muerte, desde dentro, mata.

...El mar —la mar—, como un himen inmenso,

los árboles moviendo el verde aire,

la nieve en llamas de la luz en vilo...



En el principio

Si he perdido la vida, el tiempo, todo

lo que tiré, como un anillo, al agua,

si he perdido la voz en la maleza,

me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo

lo que era mío y resultó ser nada,

si he segado las sombras en silencio,

me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro

puro y terrible de mi patria,

si abrí los labios hasta desgarrármelos,

me queda la palabra.



De nuevo acerca de las contradicciones en el seno de la poesía.

Nuestra poesía es más puta que nuestra democracia

con sus párpados puede corromper a la juventud

trompeta de burdel sonada hacia el horizonte

a lomos de una vaca a punto de desintegrarse

pero ducha en el póker de los siglos.

Cristo con bello chaleco de jazzista

clavado químicamente a su propio milagro

el poeta simularà una esplémdida mudez

pensando que tan sólo la ciudad es náufraga

Rezo a tu tempestad imploro suplico cara a cara

por tu tempestad gozne junto de goce flete de oro

hacia el desierto que clama por la sal

Crema de lástima emboscada flagrante

todo esto es sólo una erizante broma

cuando no lloras eres espantoso como un payaso de caucho descolorido por la corriente

La poesía es el cubo de la leche de burra

donde cayó la estrella por quienes todos preguntan

Otra jugarreta de la locura y perdería mi puesto de centinela formidable

cayendo como la lengua de un ahorcado hasta una jaula llena de lobos frágiles

Una erizante broma nada más emboscadas flagrantes puta poesía para disimular


MIS POEMAS

Al alba cuando esquinas y hogueras

se contradicen

una dulce conspiración de luz

inventa naufragios

en la punta de mi lengua

Se alzan voces

que descifré con los labios rotos

en Asia

y mi corazon

se incendia.

Un paisaje anegado por el llanto

de pajaro o animal sin patria

Suaviza

la afilada mercancia de la noche.

Nadie viene

a recoger los restos.

Aún no hay hogares encendidos.

Pero mi corazon

no teme

tanta luz desnuda.

Al fondo,

donde habita

tu gramatica

no me esperan

y la boda se celebrará

lejos de este campo que ondula

de espuma como ecos

de islas del tesoro

y mapas fabulosos

de clandestinas derrotas.

Todo contradice la desdicha.

Al alba

Nada Mas


TUS LABIOS ABRIGAN NUESTRA CASA

y un niño silba en los cristales

Como lares encendidos tus verbos

crepitan

no dejando ningun rincon

a la intemperie

Es primavera o es invierno?

Ni los animales domesticos

lo saben cuando vuelas

dejando los techos del cielo

como albas antiguas

o calidos crepusculos

donde tambien la muerte

encuentra su lugar

de arboleda en brasas

Hay tanto sitio cuando tu te posas...

tanta estacion en ciernes

tanta musica comestible

tanta pena en los fallados

tanta pena

que todo parte cuando te vas

como se van las hojas

y sus ramas a fabricar carbón

para otros siglos jamás nuestros.

Tus labios conjugan hogar

con fuego con tienda negra

con derrota con orillas con ceniza

Y siempre, allá al fondo, donde el humo,

desmigandose el pan de mi cariño.


En estos tiempos donde hasta la oscuridad parpadea como un vodevil y la soledad desolada es saqueada por los muros infames, donde toda emoción es un pez transgénico en los escaparates-pecera.

La poesía, la puta poesía, indoblegable, espantados lo poetas, los poetas que hacen de la poesía una melopea estupida bajo la cual recorren el camino mas corto hacia la estupida alabanza, esa poesía liberada de las garras de los mal llamados poetas, pintores de brocha gorda de las sórdidas fachadas del expolio y del crimen, del poder de los imbéciles, de los insaciables banqueros, de todos los que astutos e ignorantes hacen de la falta de escrúpulos una religión, de la corrupción una cultura, de la masacre, una filosofía, de la muerte, una mordaza, del miedo y de la miseria la más rentable de las materias primas, pues bien, esa poesía volada en la boca de todos los hombres, piensa el mundo en el corazon de los hombres sin pedir permiso a dios, celebra el milagro de cada dia, el crepusculo y el alba y el silencio magnifico de estar vivos, incluso como las estrellas.

Las calles como ramas tiernas

eshiben muchachas en flor

justo donde anidan

todos los ojos de los dedos

y los vuelos sin contar sus pajaros.


Abundan las carantoñas

en las cornisas suicidas

y todos los pasos perdidos

remolonean en las verdes esquinas


De vez en cuando, una brisa lampiña

juguetona, excitada y ágil

silbando suavemente

melodías nómadas

se hace pasar por labios

entre los dedos que sueñan

rutas de las indias,

rutas de las sedas,

islas del tesoro

brisa que se hace pasar

por mastil  corsario

allí entre las piernas

que arden

y donde todas las derrotas

son tiernas

allí, a donde los ojos vuelan

espejismo de primavera,

adorables telegramas

de la efimera muerte

de los veticales besos.


hoy Arden las esquinas

Y sus piernas enamoradas

las de las muchachas

con la pereza de los animales

que las sonrisas crian




Y por esto

por que hay una patria sin pais alguno

por que tu

con tus ojos manuales

tallas el llanto

sin quebrar una sola brizna de hierba

corrijo mi quehacer

de nomada

y sin contar con dios

miro el cielo para leer lluvia

y sin perdida de tiempo

al ritmo de la luz

que tanto calla

hago una hoguera

en la mismisima boca del camino

y te espero

No me importa si la guerra dura.

No me importa si la muerte silba.

Estoy acostumbrado a la ternura.

                                              Para Vukusic (avr



ENVEJECE A LOS VERDUGOS,

impone sus razones,

reconcilia nostalgias,

pero ni silencia

ni apaga los latidos.

MENOS LAS DE LA MEMORIA

TODAS LAS HERIDAS CICATRIZAN

                       (antonio gomez)


Con crueldad premeditada,

impone su estrategia.


La voz de la injusticia

se alója en las ventanas,

el miedo de ser presa,

limita al inocente,

convirtiendo la muerte

en un deseo.


Si se trata de derrotas,

el protagonismo

siempre es del vencedor,

por evitar otros caminos.                     (antonio gomez)


ARRASTRAMOS UN CADAVER

Y ni nos damos cuenta.

Se nos ha instalado el peso

en los rincones, en las axilas

de la balanza.

La mente es un pajar destartalado.

Todo arde cuando llueve.

Telares de lo que fuimos

arrumbados fuera del ritmo.

Nos queda el mapa en las rodillas.

La memoria amoratada.


Música de una luz bajo la puerta.


EL TIEMPO NO DESAPARECE, SE DESHACE

Trampantojo que vive arriba


            abajo,

ahí al lado                        en ambos lados,

           Señal de la cruz.


Que tira de la soga en dirección

contraria y confunde el correo

                              y baja cojo

las escaleras.


Todo contratiempo.

Su arrítmico

                                                                                                          (victor m. diez)


VICTORIA (Pasolini)

…...............

Bueno, pues por primera vez en mi vida

despierto con ganas de empuñar un arma.

Lo ridiculo es decirlo en poesía


--a cuatro amigos de Ferrol, dos de Valladolid,

ellos saben que el recuerdo, en mi elegia,

está idealmente traducido del aleman, en esta calma


arqueologica, que contempla una España tendida

al soll y despoblada. Sede de barbaros maquis,

bajando Caureles y Telenos por la vieja via del oro...


Lo mio no es más que un frenesi del alba.

Al mediodía estaré con mis pasiones

comiendo, trabajando, e la realidad que enarbola


la bandera, blanca ahora, de los Destinos Generales.

Y vosotros, comunistas, mis camaradas no camaradas,

sombras de camaradas, alejados primos carnales


perdidos hoy y en los lejanos,

inimaginados dias del futuro, vosotros, padres

sin nombre, que escuchasteis reclamos


que yo creyera iguales a los mios, esos que arden

ahora como fuegos abandonados,

en las frías llanuras, a la orilla


de los ríos durmientes, en los montes bombardeados...



A POESÍA É O GRAN MILAGRE DO MUNDO

Insinareiche sin berros.

O poeta é un mestre sin ira.

Levareite ó meu reino,

onde te agarda

a bandeira da espranza.

Non che amostraréi aquéla

triste, abatida sobre o mastro,

solitaria baixo unha chuvia cincenta.

Estóu arrepentido de pensar

que o máis brosmo e brután dos homes

non poida descalzarse

pra entrar no noso reino.

           (¡A poesía é o gran milagre do mundo!)

Eu faréi que olles a través das túas maos toscas

a luz da túa sangre.

Puliremos a túa frente de seixo

hasta case facela lúa.

Non che faréi erguer pesadas pedras,

nin subir o monte máis alto

onde cravada está

a bandeira do meu verso,

nin soster cos teus hombros as noites.

Todo esto xa o ten feito o poeta

por ti, pra ti e máis pra o mundo.

Eu asegúroche que quedarás enviso

fitando prás estrelas.

O xoto palpexar das túas maos

chegará a conocer as rosas invisibles na noite.

Sentirás o borboriño da propia sangre

i o silencio que todos levamos

cando digas:

os seos da miña amada…

Quedarás deslumbrado pola súa luz,

baixo da sombra verde no bosque.


               (¡A poesía é o gran milagre do mundo!)

Faremos música do teu vocerío.

Eiquí estamos coa túa lingoaxe vulgar.

Nomearás calquera cousa

–árbol, cabalo, pedra…–

e veralos nacer coa súa vida máis íntima,

cos seus contornos máis puros.

Olla esa formiga,

ise argueiro mouro…

¿Qué delicados dedos de alfareiro

puideron modelar tan pequechiño corazón,

que latexa agora baixo dos altos árboles?

¿Non te decatas de que se movéu o silencio?

É esa noitarega

que nesgóu o bosque:

doces, xordas plumas,

abanador da noite.

                                                                Sombra do aire na herba, 1959.



Un hombre pasa con un pan al hombro

Un hombre pasa con un pan al hombro

¿Voy a escribir, después, sobre mi doble?


Otro se sienta, ráscase, extrae un piojo de su axila, mátalo

¿Con qué valor hablar del psicoanálisis?


Otro ha entrado en mi pecho con un palo en la mano

¿Hablar luego de Sócrates al médico?


Un cojo pasa dando el brazo a un niño

¿Voy, después, a leer a André Bretón?


Otro tiembla de frío, tose, escupe sangre

¿Cabrá aludir jamás al Yo profundo?


Otro busca en el fango huesos, cáscaras

¿Cómo escribir, después del infinito?


Un albañil cae de un techo, muere y ya no almuerza

¿Innovar, luego, el tropo, la metáfora?


Un comerciante roba un gramo en el peso a un cliente

¿Hablar, después, de cuarta dimensión?


Un banquero falsea su balance

¿Con qué cara llorar en el teatro?


Un paria duerme con el pie a la espalda

¿Hablar, después, a nadie de Picasso?


Alguien va en un entierro sollozando

¿Cómo luego ingresar a la Academia?


Alguien limpia un fusil en su cocina

¿Con qué valor hablar del más allá?


Alguien pasa contando con sus dedos

¿Cómo hablar del no-yó sin dar un grito?



“Grândola, vila morena

Terra da fraternidade

O povo é quem mais ordena

Dentro de ti, ó cidade

Dentro de ti, ó cidade

O povo é quem mais ordena

Terra da fraternidade

Grândola, vila morena

Em cada esquina um amigo

Em cada rosto igualdade

Grândola, vila morena

Terra da fraternidade

Terra da fraternidade

Grândola, vila morena

Em cada rosto igualdade

O povo é quem mais ordena

À sombra duma azinheira

Que já não sabia a idade

Jurei ter por companheira

Grândola a tua vontade

Grândola a tua vontade

Jurei ter por companheira

À sombra duma azinheira

Que já não sabia a idade”


TRES POEMAS DE XIANA ARIAS


RECITAL 150 ANOS DE CANTARES GALLLEGOS

Un diálogo con:

Por eso a meniña hermosa
fuxe da alegre fontiña,
tal como triste ovelliña
que trema de dor queixosa.
Vai sentida, vai chorosa,
mentras lle cantan con saña:
-"¡Da montaña!, ¡da montaña!"

E ela, que de tal se estraña,
ferida no que máis sinte,
que a maltraten non consinte,
e así lles contesta huraña:

"Anque che son da montaña,
anque che son montañesa,
anque che son, non me pesa".

Cantares Gallegos, Rosalía de Castro.

****

ESTRADA ERÓTICA, por Xiana Arias Rego.

I
Da montaña baixou.
E despois de tanta curva
había quen se mofaba dela.
A costa, o sur.
Con quen xogar no sur?
O sol, calor.
Repetían o que ela dicía e rían.

Todo cambiou o ano en que
medraron as tetas e
a nena
fíxose moza mirando o chan
co corpo encollido.
Na neve de ollos verdes naceu lume.

II
Da montaña marchou.
E despois de tanta curva
escribiu que non foi fácil ir ás festas.
Que á volta pasaba días e
noites enteiras atada
as patas da cama.

Entendeu de fábricas e
quixo erguer o corpo, mirar á fronte.
As veces só podía caer e
caer e
caer.
Mancou. Mancouse.
A moza
construíu un forte de rabia e soños
coa xente máis vixiada da cidade.

III
Fóra da montaña traballou.
E despois de tanta curva
había un hospital e un home
dúas veces enfermo.

El pregunta: te obligan a hablar en gallego?
Non señor.
El aconsella: pues perdona pero
así no vas a ningún sitio.
A muller
contesta huraña: Vou si.
E con humor. De momento...
vouno levar a vostede á sala de raios.

IV
Na montaña ficou.
E alí, antes de tanta curva
viu como todas voaban alto
para despois caer e
caer e
caer.
Dicía: veñen, comen, beben e vanse.
A vella
coseu unha e outra vez as ás
rotas, tocando sempre a mesma canción.

Escoita:
este é o ruído de pelar unha pataca,
non é máis ca iso, é o ruído de pelar
unha pataca xunto ao ritmo
do corazón acelerado.



POEMAS DE OLALLA COCIÑA


naide sabe como espertou hoxe]

de onde viña

que vestidos por debaixo da pel

manchados de que estraña materia os seus zapatos

como era a linguaxe que lle enredou as pálpebras

porqué a percorreu un calafrío cando recuperou o sentido da mañá, da realidade

e sobre todo como é que, ao abrir as contras aínda tremendo,

quedou sen voz.

despois

alguén entrou e apagou outra vez a luz do cuarto. en exactamente

tres segundos, unha mao misteriosa entrou

e pulsou o interruptor sen permiso.

parecera que quixese apurar as moitas horas que restaban aínda

para que chegase a noite outra vez, outra vez a noite.

naide sabe, naide se atreve a adiviñar.

eles xiran ao seu redor coma un exército de motoserras. preguntan. exclaman. ofrécenlle comida, moven abanos, abren contras, sacoden sabas.

ela descobre os ollos a un pranto baleiro, seco, e fica muda.

naide sabe de que país nin con que fronteiras se fraguou

ese silencio.

naide, nin ela.

Tritón]

nada do que eu teño che podería servir

para abrir as contras do teu corpo húmido,

xa reverdecido.

es o meu suave tritón.

da túa pel extráese a suavidade do musgo.

as túas costelas anuncian

a silenciosa calma do balor que envolve os cantos rodados

dos regueiros da aldea

e asustado por un escuro florecemento dentro de ti

encólleste en pregarias desesperadas a ese deus da chuvia

que non ten máis nome

que os teus bronquios convertidos en humus

e os teus ollos debuxando a elipse borrosa

dos insectos que ao solpor devorarás


ACORDOME

Comer bichos

Acórdome daquel do instituto que comía todo tipo de insectos e bichos pequenos. Dicían, ademais, que lle sabían.

Qué vergonza

Acórdome do día que máis vergonza pasei. Estábamos no parque de atraccións de Madrid e levaba unha saia curta, azul e branca, de pregos. E fun ao baño, e ao saír, a saia enganchou na braga e así estiven... non sei canto tempo, ata que unha muller me avisou. Quixen morrer.

Escarapotes

Acórdome de calzar as chaparritas transparentes para que non me picaran os escarapotes, ata que nos fixemos maiores e só había a opción cor carne. Aí deixamos de calzalas, porque eran realmente horribles. Acórdome de estar disposta a mexar se picaban a unha amiga e non tiñamos a mao amoníaco. Nunca se deu o caso, menos mal.

Debuxar árbores de Nadal

Acórdome do que me gustaba debuxar árbores de Nadal, en cada punta do piñeiro unha bola, enriba a estrela, e logo, sempre, a deliciosa purpurina.

Fui un fracasao

Acórdome de escoitar aquel disco de Gardel de meu pai que me flipaba tanto, e do calafrío de escoitar "me verás siempre golpeándote, como a un malvao".

FRONTEIRA

As Caixas contiñan a Delimitación


e pola súa natureza foron refuxio de extraperlistas


cemiterio de amantes e punto de fuga


o xogo do escondite


entre botellas de refrescos reutilizables

sen falalo, sabíamolo. bandeiras. estandartes

para os inseguros


xuntas pasamos por onda elas centos de veces


recitando nomes tamén


-doutras formas, pero ao fin-


Delimitadores:


ríos, sistemas montañosos, climas


capitais, orografías difusas


-quen sabe onde era que se tornaban verdadeiras


e para cando iso acontecese


ningunha de nós viviría xa alí-


lu facía fotos para os meus oídos


lu recordaba con detalle a roupa do primeiro día


lu sabía máis cousas porque tiña irmás maiores


os marcos para a reconstrucción, hoxe


ensúcianse como a pel das maos moureando


en clase de manualidades


pinguiñas de auga de barro batendo contra chan


olas deliciosas entre os mesmos dedos que apreixan


unha anguía baixo a ponte cando está a marea


baixa


un día ao chegar ás Caixas, lu sentenciou


aquí acaba Galicia


asentindo apagamos outra volta o interruptor


como diariamente


en silencio as tesoiras, de vagar o idioma noso


confortadas a unha pola outra


como cando aprendemos a andar na bici


apoia o brazo aquí


nosoutras tamén somos capaces


estouna vendo pronunciando a sospeita


algo parecido á vergonza, pero non exactamente


e anegándonos o cheiro dun animal morto na cuneta


un gato se cadra


certas de que naide o enterraría


seguimos adiante


NORTE

Aquel verán leváchesme de viaxe pola costa norte e en cada parada eu anotaba escrupulosamente os nomes das vilas, difíciles e escarpadas. Tu relaxábaste cando por fin soltabas o volante e podías apartar as curvas da vista, fumando con tranquilidade un cigarro. A min poñíame moi contenta poder calzar as chaparritas verdes e baixar ata o final das calas ás carreiras.

Levei o reconto día tras día, agosto adiante. Tamén describín como eran as nubes a medida que os días de calor ían marchando, e poido asegurar que nunca, ningún día, repetiron forma nin cor.

Se cadra esperaba algún sinal, a chegada dun vento frío que anunciase o outono e poder dicirche, co indicio nos beizos:

-Regresamos?

Mais nunca fun eu de natureza valente, e foime imposíbel ventar o fin, ocupada como estaba na etiquetación dos lugares. Así que cando me propuxeches volver en solitario decateime de que nas miñas palabras, nas descricións, fallaba a semántica, e por máis empeño que puxeses en lelas non serías quen de interpretalas.

Era causa dunha caligrafía obtusa ou dunhas lentes mal graduadas? Difícil orquídea.



POEMAS DE PEDRO CAMPOS


I. CONTACTO.

Bloques de aceiro unidos;

Estructuras diagonais.

Metáis ben pulidos;

Suaves.

E os dedos aerodinámicos,

Atravesan o aire.

Pingas do enxebre que algún día cambiou algo.

E cores artificias para facelo visible.

Soños e visións esparcidas.

Cadros que berran.

II.                   AFONDANDO.

Parada de taxis…

“New  York”…

Algo de música…

(…)

E ti estabas na outra acera.

Chovía.

Estabas con paraugas.

Descalza.

Nunca creín que os espellos poideran atravesarse.

III.                    2001

Alonxándonos do que antes era real.

Chegar. Mergullarnos.

E tes só dez segundos.

Pararás o reloxo?

IV.                Prólogo dun pesadelo.

Aínda estás a tempo,

Poida que xa estés demasiado lonxe.

Poida que por alá, chova demasiado.

Pero a este nivel de comprensión

Iso é totalmente descoñecido.

V.                  Deitado frente a TV

Eu fágoo por que si,

Está de moda.

Porque quero e dame a gaña

Porque… quero asemellarme a ela.

Porque… despois de todo… quéroa tanto…

Un soño lonxe de calquera país.

ESCENAS DE BAR


Imaxinade que neste intre,

neste mesmo intre,

un vaso cae.

Chasss…

Unha voz escóitase  dende a porta.

O señor do fondo pide outra.

A rapaza do móbil, ergue a ollada.

Non ve nada.

E sempre fuches cristal escachado.

Pero nunca se desfixo coma ti.

A cor azul nunca foi tan escura.

Nin se pisou máis de cincuenta veces.

A felicidade, gárdala en… caixas de cartón,

Pero deixas os tuppers cheos de porcelana

E os caixóns completamente abertos

para quitarlles o pouco amor que queda neles.

Agora, miras a lúa con outros ollos,

Agochados entre as estrelas.

Soñas  outras cousas diferentes,

E cavilas acerca da realidade.

Cada dia a mesma porta

vai  dar a diferentes sitios.

Son efectos da enfermidade.

Porque sentir o pulso na man

nunca foi tan imposible,

nin tan incrible.

Por iso agora xa non quedan leite e galletas para almorzar;

por iso o caldo está tan frío pola mañá;

por iso os panos de mesa

Xa non son de papel,

E as cartas que agardaban na caixa de correo caducaron;

Coma os iogures da semana pasada.

A caixa de Pandora sempre estivo baixo a terra,

agochada en países árabes.

Esa substancia negra coma a túa cor azul

que amabas tanto,

E pola que tanto pelexabas …

Esa substancia que ateiga depósitos …

Hoxe, poxan as últimas pingas.

Poxan as últimas pingas de felicidade e poder.

Poxa o poder !

E o pobo está en loita coma sempre …

(…)

Coma sempre quixo estar.

Os cristais seguen no chan.

Empezan a ser recollidos.


POEMAS DE RAMIRO VIDAL

AS HORAS VIOLADAS

As feras violadoras

Das horas que respiramos

Invadem a noite

A sua oraçom macabra

Tem eco na rua molhada.


Horas violadas

O oxigénio negado do povo

A fenda do grito desesperado

Furtivos ministradores de terápias marciais


O pêndulo insano

Parece pôr música à noite infame

E o cuvil aguarda

Para cozer a justiça infectada.


Rádio fórmula e electrodos

E o triscar de um novo limiar de dor tronçado

E o zoar das suas acusaçons


Violadores

Das horas que respiramos

Que um novo sol vos engola

Que a vossa noite se disolva

Num amanhecer de esperança


Corre mais que as tuas lágrimas, corre mais que os teus uivos

Além da dor está o futuro



VERSOS PRA UNHA MULLER ANONIMA

Continua na minha lembrança, mulher livre de vento e mar

Que vens voando numha ráfaga de liberdade

Que trazes ao meu coraçom umha estela de corpos zelestes

Que jogam nos meus sonhos

A constuir um cosmos limpo e fermoso.


Continua a namorar-me sem sabê-lo

E que o mistério permaneza por sempre

Quero possuir a mágia da tua presença e nom conhezer-te


Para outros o teu nome e a tua pele

Para mim a tua aurea limpa e clara.


QUANDO EU SON A MINHA CIDADE

As minhas retinas derramam lágrimas de chúvia urbana

Tenho olhar de ruas em outono

Eu som a minha cidade

E o meu tempo é um percurso de passos quase inconscientes

Polas veias dela

Eu sei que som a minha cidade

Porque os caminhos se filtrárom na minha alma

E as minhas lembranças som um transitar constante e discreto

Eu sei que a minha vida é umha cidade, sem nome. A cidade onde se escrevem as linhas da minha história.


LÍNGUA

O verso precisso há-de nascer

Nas tuas estruturas e cadências.

Sempre, meu fogar cósmico, jogo contigo a demiurgo clandestino.


Tu que lavras na terra as músicas e bio-ritmos do nosso ser,

Senda do meu tudo,

Brinquedo e arma

E também alma.


E casa,

Onde habitam as minhas emoçons

E ponte,

Da nossa memória.


E ferida que reventa em palavras como cravos, como manancial a regar o bosque das ideias




POEMAS DE ILDEFONSO RODRIGUEZ


LOS SUEÑOS OLVIDADOS

(Werner Herzog)

la visión sobreviene en lo más profundo de la caverna

con los ojos otros

otrojos

con los otros ojos

ojotros

con los ojos deseados

que tengo en las entrañas

dibujados

(y el sexo pintado de rojo)



PATO LAQUEADO III

(para todos nosotros, los emigrantes de este verano)

Y aquí ahora

con la sal, no, con la sed, no, con la sal

del verano

el silbador en el hueco fresco

la fanfarria de lo reaparecido

como si el paisaje desplegase el hule de las familias

y está ése que abrillanta sus posesiones:

la plata esclava balangandá sonora

el altarcito coloreado al dios Juju

(¿no es ésa la vida coloreada de Apollinaire

la que él fue viendo hasta que el hierro le entró

por su hueso de poeta?)

pues ésta es la casa de Juju con dos puertas

la florecida la tapiada

como el palacio en la maleza con su durmiente

porque así ya es uno a solas es como oírse grabado

el yo soy inaguantable

los hongos fosforescentes del doble interior

pero la casa la sal la sed el silbador la fanfarria…

otra vez:

esos zapatos que todavía quieren ir de fiesta

(“hoy es siempre todavía” está escrito en la pizarra de la escuela del maestro Machado)

¿cómo?

¿es concebible un mundo musical sin nota sensible?

yo guardo la billetera de mi padre

su riqueza: billetes de infancia ferroviaria

un cromo donde se ve al muttaburrasaurus

otro emigrante del verano

más: aquí en el vaivén, no, en el galpón de la modalidad fluctuante

abiertos a la pampa quechua

el lugar sin límites

otras noches es la chinampa náhualt

el cercado del amor a lo próximo, no, lo lejano, no, lo próximo

porque hay veces la verdad en que yo

es mi experiencia y os la cuento yo la verdad a veces

toco ante el espejo

soplo en el saxo me miro creo sentir

toda la ilusión intacta

a veces

en los detalles de un sueño

intacta está toda la experiencia del mundo

la hoz de un abrazo

la palma húmeda de las despedidas.