TEXTOS NARRATIVOS LITERARIOS




 

“(…) sólo nos resta, si puedo así decirlo, hacer trampas al lenguaje. A esa trampa, a ese magnífico engaño que permite escuchar la lengua fuera del poder, en el esplendor de una revolución permanente del lenguaje, por mi parte, yo la llamo literatura.”

Roland Barthes, Lección inaugural








 

La narración literaria


   La narración literaria  es el relato de una historia ideada por un autor, constituida por una serie de hechos, algunos importantes y otros secundarios, que suceden en un lugar y en un tiempo y en el que participan personajes imaginarios. Entre las narraciones literarias encontramos: cuentos, novelas, leyendas, fábulas, apólogos, etc.
  La misma posee una secuencia narrativa particular que permite reconocer las acciones más importantes e irremplazables, de las secundarias que pueden suprimirse o modificarse sin modificar la historia.
  

Secuencia narrativa

    Se da a partir de las acciones núcleos o principales y las acciones menores o secundarias citadas tal como fueron sucediendo, ordenadas temporalmente, independientemente de los saltos temporales que pueden aparecer en el relato, como ser retrospecciones (ir al pasado), prospecciones(ir al futuro).

    El tiempo en una narración puede ser lineal, retrospectivo, prospectivo o tener todos en el mismo relato.

Acciones primarias o núcleos

     Los núcleos forman el esquema básico de una narración, si se alteran o suprimes  se modifica la historia. Nos permiten conocer la historia y responden a: ¿Qué ocurrió?

Las acciones menores o secundarias nos permite conocer el relato ¿Cómo se cuenta la historia?

   Dentro de estas se encuentran las catálisis, los indices y las informaciones

   Las catálisis: acciones de “relleno” que sirven  para demorar el avance  de la acción y generar suspenso entre un núcleo y otro. Se vinculan con los núcleos desde el punto de vista del temporal pues llenan el tiempo que transcurre entre una acción y la otra. Ejemplo: “Manzzini volvió un poco la cara a ella con una sonrisa forzada” (La gallina degollada de H.  Quiroga).

   Los índices: estos son palabras, construcciones o frases que señalan aspectos psicológicos, ideológicos, físicos del personaje o de la situación en que se desarrolla la acción, así como aspectos climáticos, temporo-espaciales, y por cierto son las marcas que determinan el tema, el género y la ideología no sólo del personaje, sino de su creador. Habitualmente tienen un carácter descriptivo y permiten al lector imaginar el universo en que se desarrolla la historia y, muchas veces, construyen climas de misterio, suspenso, etc.. Ejemplo: “El patio era de tierra, cerrado al oeste por un cerco de ladrillos” (Denotan el aspecto humilde del hogar), “Amaneció un día espléndido” (aspecto del clima)

    Otro recurso presente en la narración son las informaciones: son datos concretos de espacio y tiempo y se usan para lograr un efecto de realidad en el relato. Ejemplos: “…veintiocho años él, veintidós ella”, “A las diez decidieron salir…”

(Todas las citas utilizadas como ejemplos corresponden al cuento La gallina degollada  de Horacio Quiroga)

Las medias de los flamencos