Collige,virgo,rosas

COLLIGE, VIRGO, ROSAS (Coge, virgen, las rosas...):  La juventud y la belleza son pasajeras y por tanto se ha de disfrutar de ellas antes de que el tiempo nos las robe.
 
Francisco Brines
(El otoño de las rosas, 1986)
Estás ya con quien quieres. Ríete y goza. Ama.
Y enciéndete en la noche que ahora empieza,
y entre tantos amigos (y conmigo)
abre los grandes ojos a la vida
con la avidez preciosa de tus años.
La noche, larga, ha de acabar al alba,
y vendrán escuadrones de espías con la luz,
se borrarán los astros, y también el recuerdo,
y la alegría acabará en su nada.

Mas, aunque así suceda, enciéndete en la noche,
pues detrás del olvido puede que ella renazca,
y la recobres pura, y aumentada en belleza,
si en ella, por azar, que ya será elección,
sellas la vida en lo mejor que tuvo,
cuando la noche humana se acabe ya del todo,
y venga esa otra luz, rencorosa y extraña,
que antes que tú conozcas, yo ya habré conocido.


Habla del paso del tiempo y de que, en su juventud, estaba con amigos; pero que después esa época pasa y solo te quedan los recuerdos, aunque a veces ni eso.


 
Luis Alberto de Cuenca
(Por fuertes y fronteras, 1996)

Collige, virgo, rosas

Niña, arranca las rosas, no esperes a mañana.
Córtalas a destajo, desaforadamente,
sin pararte a pensar si son malas o buenas.
Que no quede ni una. Púlele los rosales
que encuentres a tu paso y deja las espinas
para tus compañeras de colegio. Disfruta
de la luz y del oro mientras puedas y rinde
tu belleza a ese dios rechoncho y melancólico
que va por los jardines instilando veneno.
Goza labios y lengua, machácate de gusto
con quien se deje y no permitas que el otoño
te pille con la piel reseca y sin un hombre
(por lo menos) comiéndote las hechuras del alma.
Y que la negra muerte te quite lo bailado.

Habla del paso del tiempo con el símil de las rosas. Hay que disfrutar de la niñez y de la juventud, de las rosas, de su belleza, antes de marchitarse.
No pienses las cosas, simplemente disfrútalas. Haz todo lo que quieras sin miedo porque un día morirás y ya será tarde.


Garcilaso de la Vega

En tanto que de rosa y azucéna
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende al corazôn y lo refrena;
y en tanto que el cabello,que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto,
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena;
Coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.
Marchitará la rosa el vienta helado,
todo la mudarA la edad ligera,
por no hacer mudanza en su costumbre.
 
Como todos los poemas de este tópico, habla del paso del tiempo de la rosa que se marchita y la añoranza a la juventud.
 
 

La referencia original de estos versos corresponde al poeta latino Ausonio quien en el siglo IV utilizó la metáfora de la rosa como algo bello y duradero. Entonces, el poeta alentaba a los jóvenes a aprovechar las ventajas de su juventud antes de que el tiempo acabara con su frescura.



Comments