Descriptio Puellae


Este tópico literario se caracteriza por describir a una mujer, admirando su cabello, su tez, sus ojos, su boca, su cuello... siempre alabando su belleza e idealizándola.
Muchos poetas han utilizado este tópico en sus poemas, tales como:

El poeta Francesco Petrarca:

Sus ojos que canté amorosamente,
su cuerpo hermoso que adoré constante,
y que vivir me hiciera tan distante
de mí mismo, y huyendo de la gente,
Su cabellera de oro reluciente,
la risa de su angélico semblante
que hizo la tierra al cielo semejante,
¡poco polvo son ya que nada siente!
¡Y sin embargo vivo todavía!
A ciegas, sin la lumbre que amé tanto,
surca mi nave la extensión vacía...
Aquí termine mi amoroso canto:
seca la fuente está de mi alegría,
mi lira yace convertida en llanto.

En este poema, que es uno de los que este autor dedica a su musa, Laura, nos está describiendo a su amada tras la muerte de ésta, y está expresando su tristeza al ver que toda la belleza de sus facciones y de su cuerpo, ahora no son nada, porque ella ya no está.


El poeta Pablo Neruda:

BELLA,
como en la piedra fresca
del manantial, el agua
abre un ancho relámpago de espuma,
así es la sonrisa en tu rostro,
bella.

Bella,

de finas manos y delgados pies
como un caballito de plata,
andando, flor del mundo,
así te veo,
bella.

Bella,

con un nido de cobre enmarañado
en tu cabeza, un nido
color de miel sombría
donde mi corazón arde y reposa,
bella.

Bella,

no te caben los ojos en la cara,
no te caben los ojos en la tierra.
Hay países, hay ríos
en tus ojos,
mi patria está en tus ojos,
yo camino por ellos,
ellos dan luz al mundo
por donde yo camino,
bella.

Bella,

tus senos son como dos panes hechos
de tierra cereal y luna de oro,
bella.

Bella,

tu cintura
la hizo mi brazo como un río cuando
pasó mil años por tu dulce cuerpo,
bella.

Bella,

no hay nada como tus caderas,
tal vez la tierra tiene
en algún sitio oculto
la curva y el aroma de tu cuerpo,
tal vez en algún sitio,
bella.

Bella, mi bella,

tu voz, tu piel, tus uñas
bella, mi bella,
tu ser, tu luz, tu sombra,
bella,
todo eso es mío, bella,
todo eso es mío, mía,
cuando andas o reposas,
cuando cantas o duermes,
cuando sufres o sueñas,
siempre,
cuando estás cerca o lejos,
siempre,
eres mía, mi bella,
siempre.

Este poema de Pablo Neruda es un claro ejemplo del uso del tópico Descriptio Puellae, pues está describiendo de una forma muy poética, muy bonita, cada una de las partes del cuerpo de una mujer, alabándola.


El poeta Luis de Góngora:

“Goza cuello, cabello, labio y frente,

Antes de lo que fue en tu edad dorada,

Oro, lirio, clavel, cristal luciente”.

En este poema, Luis de Góngora une dos tópicos literarios: el Carpe Diem y el Descriptio Puellae, pues por un lado nos describe la belleza física de una mujer, y por otro nos transmite que ésta ha de aprovecharlos en su juventud, pues no permanecerán para siempre en ella.


El poeta Lope de Vega:
No queda más lustroso y cristalino
por altas sierras el arroyo helado
ni está más negro el ébano labrado
ni más azul la flor del verde lino;

más rubio el oro que de Oriente vino,

ni más puro, lascivo y regalado
espira olor el ámbar estimado
ni está en la concha el carmesí más fino,
que frente, cejas, ojos y cabellos
aliento y boca de mi ninfa bella,
angélica figura en vista humana;

que puesto que ella se parece a ellos

vivos están allá, muertos sin ella,
cristal, ébano, lino, oro, ámbar, grana.

En este poema, Lope de Vega describe a su amada, su cuerpo, su cabello, sus ojos, su olor...comparándolos con elementos de la naturaleza como el cristal, el ébano, el lino, el oro, el ámbar y la grana.
Comments