2.2.- Relaciones semánticas entre las palabras

Las palabras no se presentan de forma aislada en la lengua sino que se relacionan entre sí atendiendo a distintos criterios. Aquí estudiaremos las relaciones semánticas que mantienen entre sí, es decir, las relaciones que las palabras tienen en función de su significado. Atendiendo este criterio, nos encontramos con los siguientes fenómenos: 
  • Polisemia 
  • Homonimia 
  • Sinonimia 
  • Antonimia 
  • Campo semántico 
POLISEMIA. Se dice que una palabra es polisémica cuando tiene varios significados. Por ejemplo, “banco” (de peces; lugar para sentarse; establecimiento al que hay que ir para pedir un préstamo hipotecario…) o “sierra” (herramienta para cortar madera; cordillera de montañas…)

HOMONIMIA. Este fenómeno se produce cuando dos palabras se pronuncian o se escriben igual pero tienen un significado y un origen totalmente diferente, y a menudo incluso pertenecen a dos categorías gramaticales distintas. Así, por ejemplo, una puede ser un verbo y otra un sustantivo, como es el caso de “vino” (de “beber” y de “venir”). 

Si las palabras se pronuncian igual pero se escriben de manera diferente se llaman HOMÓFONAS y el fenómeno se llama homofonía. Por ejemplo, “asta” (=cuerno) y “hasta” (=preposición); y “basto” (=tosco, grosero) y “vasto” (= amplio). Conoce más ejemplos de palabras homófonas pinchando aquí.

Si las palabras se pronuncian y se escriben igual se habla de homografía y a las palabras se las denomina HOMÓGRAFAS. Por ejemplo, “real” (=de realidad o de realeza) y “coma” (= signo ortográfico o pérdida de la consciencia y de la capacidad para moverse de forma voluntaria). 

Cuando nos encontramos con dos palabras homógrafas es difícil distinguir entre polisemia y homonimia, especialmente cuando ambas pertenecen a la misma categoría gramatical. En estos casos, para diferenciar polisemia de homonimia, habría que conocer el origen de las palabras o consultar, en su defecto, un diccionario etimológico. Y es que recordemos que la polisemia se produce cuando una misma palabra va adquiriendo diferentes significados a lo largo de su historia; por el contrario, en la homonimia estamos ante palabras distintas que, por circunstancias históricas, han terminado casualmente pronunciándose o escribiéndose igual. Otra manera de distinguirlas sería consultando un diccionario como el de la RAE: las palabras homónimas tienen diferentes entradas en el diccionario; sin embargo, cuando una palabra es polisémica sus diferentes acepciones aparecen recogidas en una misma entrada.

SINONIMIA. Se produce cuando dos o más palabras distintas comparten un mismo significado. Ejemplos: “contento” y “feliz”; “narrar” y “contar”. 

ANTONIMIA. Se considera que dos palabras son antónimas cuando presentan un significado opuesto. Ejemplos: “frío” y “caliente”; “posible” e “imposible”. 
Es muy importante tener en cuenta, además, que para que dos palabras sean sinónimas o antónimas deben necesariamente pertenecer a la misma categoría gramatical.

CAMPO SEMÁNTICO. Se dice que dos o más palabras pertenecen al mismo campo semántico cuando están relacionadas por su significado. Y, al igual que ocurría con la sinonimia y la antonimia, dichos vocablos deben estar incluidos en la misma categoría gramatical.

Lo verás mucho más claro con los siguientes ejemplos:
        - Campo semántico de los meses del año: enero, febrero, marzo, abril… 
        - Campo semántico de los medios de transporte: coche, autobús, metro, tren, barco… 
        - Campo semántico de las prendas de vestir: pantalón, camiseta, chaqueta…

Repasa lo aprendido con el siguiente MAPA CONCEPTUAL (pincha aquí para ver la imagen en otra ventana)

                                                                                                       

EJERCICIOS INTERACTIVOS:

    a) POLISEMIA
    b) HOMONIMIA
    c) SINONIMIA
    d) ANTONIMIA
    e) CAMPO SEMÁNTICO
   f) MISCELÁNEA