Novedades‎ > ‎

Laguna de Los Padres: refugio de historia y vida de nuestra región

publicado a la‎(s)‎ 23 ago. 2012 5:17 por entomologia mdp   [ actualizado el 23 ago. 2012 5:41 ]

Un lugar con diversidad biológica única y distintiva en el sudeste bonaerense

 

Si la identidad forma parte de una de las búsquedas más profundas en la vida, saber sobre el lugar que habitamos nos acerca una parte de la respuesta. Conocer nuestro patrimonio, como lo es la Reserva de Laguna de Los Padres, nos ayuda a participar y opinar con fundamentos, tomar decisiones responsables y disfrutar mejor de los recursos naturales y locales.

 

A 14 kilómetros de la ciudad de Mar del Plata, sobre la ruta 226, está localizada la Reserva Integral Laguna de Los Padres, lugar histórico y hogar de la mayor diversidad biológica de nuestra región. Es un área natural que ocupa un total de 687 hectáreas, de las cuales el 46% corresponden al cuerpo de agua. En otras épocas, a mitad del siglo XVIII, fue territorio de los puelches, bajo el dominio del cacique Cangapol “El Bravo”, como lo llamaban los españoles. En aquellos años, se instalaron las misiones jesuíticas fundadas por los Padres José Cardiel y Tomás Falkner, que persistieron el tiempo que duró “el buen humor” de Cangapol, cerca de cuatro años. Tiempo después, en las primeras décadas del siglo XIX, el territorio fue cediendo a la ocupación de las estancias que se dedicaron a la actividad agropecuaria. Un dato curioso es que en 1844, el niño José Hernández y su padre se establecieron en la Laguna de Los Padres durante nueve años; allí, el autor del “Martín Fierro” aprendió la vida del hombre de campo. La Reserva de Laguna de Los Padres es importante por su historia y porque es el único lugar con un paisaje de asociaciones de fauna y flora irrepetibles en el mundo que cuenta con estatus de protección.

 

 

La Reserva está subdivida para usos diferenciales según lo dispuesto en el Plan de Manejo aprobado en 1984 (Decreto Municipal Nº 1020). Básicamente hay tres zonas establecidas:

·     zona intangible: correspondiente al curral (área terrestre) y al delta (área acuática), donde se encuentran las colonias de aves y sus sitios de nidificación. En esta zona -en teoría- está prohibido el acceso al público.

·   zona de conservación: rodea a la zona intangible. La única actividad autorizada es la contemplación de la naturaleza y se permite únicamente el acceso en forma peatonal.

·   zona de usos intensivos: se pueden desarrollar actividades recreativas, deportivas y contemplativas.

Flora

 

“La Tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos.” Anónimo.

 

En los bordes de la laguna, la vegetación  predominante son los juncos, totoras y espadañas. Hay plantas que viven sumergidas en el agua (como la cola de zorro acuática o la gambarrusa) o en la superficie (helechos de agua, hepáticas y lentejas de agua).

En los montes de uso recreativo, hay vegetación leñosa que fue cultivada para generar lugares de esparcimiento (eucaliptos, pinos, acacias, olmos, ligustros, etc.). La vegetación natural se caracteriza por pastizales y se pueden apreciar algunas zonas con plantas autóctonas (típicas de la región) que hacen de éste un paisaje único en el mundo. Entre ellas están la cortadera o cola de zorro, la chilca y la carquejilla. A su vez, están los fragmentos más australes del bosque de tala, algunos ejemplares de saúco (que parecen ir en disminución) y el emblemático curro.

 

El curro: bandera de la Reserva

 En 1957 se crea la figura de la Reserva Provincial del Curral. El municipio reconoce que el curro (Colletia paradoxa) cumple importantes funciones para la diversidad de fauna silvestre y para el suelo.

 El curro es un arbusto que alcanza los tres metros de altura. Es espinoso, de flores pequeñas con ligero perfume.

Los únicos lugares en el mundo donde se lo puede encontrar son: el sistema de sierras de Tandilia, Laguna de Los Padres y algunos sitios serranos de Uruguay.

 

 

 

Los invasores verdes:  ¡Hay moras en la costa!

 Hace varios años, la laguna de Los Padres sufre la invasión de una planta conocida como zarzamora (Rubus ulmifolius), originaria de la región Mediterránea. Aún no hay registros de cuando comenzó la invasión. La zarzamora se reproduce muy eficientemente, porque con pocas flores produce muchas semillas. Sus frutos son consumidos por mamíferos y aves y dispersados a través de las heces. Esta planta perjudica a los animales y plantas nativas, porque los desplaza de sus hábitats. También, afecta los valores recreacionales y estéticos de la Reserva. Por la orilla de la ruta 226, cerca de la entrada a la laguna, se observan grandes extensiones de zarzamora. Quien recorra a pie la Reserva podrá comprobar la magnitud del avance de esta planta invasora: es un gran manto uniforme de vegetación impenetrable. En 2007, una estudiante de biología de la Universidad Nacional de Mar el Plata realizó su tesis de grado en la evaluación de los métodos de control de la zarzamora. El estudio concluyó que los métodos de remoción física y aplicación de herbicida en bajas concentraciones ejercieron un control sobre la planta. Sin embargo, aún quedan pendientes las investigaciones sobre métodos integrados que tengan en cuenta las características y preservación de las comunidades de plantas  y animales nativos de la zona.


 El pez por la planta muere

Otro problema que enfrenta la laguna ocasionalmente es la propagación de una planta acuática: la gambarrusa. Su crecimiento aparece asociado al aumento de nutrientes en el ambiente. Las plantas acuáticas necesitan principalmente dos nutrientes para crecer: el fósforo y el nitrógeno. En una laguna saludable, estos nutrientes son limitados, lo que mantiene controlado el crecimiento de las plantas. La acumulación de compuestos con nitrógeno y fósforo en el agua ocurre por el drenaje natural de un suelo rico en estos elementos. Pero la actividad humana, como el uso abundante de fertilizantes, efluentes cloacales sin tratamiento o el uso de detergentes, también incrementan la cantidad de estos nutrientes. Este incremento estimula el rápido crecimiento de algas y plantas y crea consecuencias que afectan a la laguna: causa la aparición algas tóxicas y/o la disminución de la cantidad de oxígeno en el agua. Esto concluye con la muerte de los peces y el deterioro estético, recreativo y deportivo del recurso. Combatir este problema se solucionaría a corto plazo con el mantenimiento periódico de la remoción mecánica de la gambarrusa. Sin embargo, no hay que hacer la vista a un lado, y tomar conciencia de que la dependencia de insumos químicos del modelo agrícola actual es uno de los primeros acusados ante esta situación.

 

Fauna

 “Una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales” M. Gandhi.

 

En la Reserva de Laguna de Los Padres viven una gran diversidad de animales que han sido objeto de estudio de distintos biólogos de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

La comunidad de anfibios se compone de cuatro especies (sapo común, sapito panza amarilla, rana del zarzal y rana criolla). La diversidad de hábitats que proporciona el ambiente de pastizal, junto con la disponibilidad de charcos, la humedad y las áreas protegidas favorecen el crecimiento y la reproducción de estas poblaciones de anfibios.

Los reptiles que se pueden encontrar en la Reserva son las culebras. Se alimentan de anfibios y peces, y son inofensivas. En los pastizales habita una lagartija sin patas, la viborita de cristal, que usualmente la gente confunde con una pequeña serpiente.

La laguna de Los Padres alberga gran diversidad de aves, que en total llegan a alcanzar las ciento cuarenta especies. Entre las que se reproducen y nidifican en el sudeste bonaerense, se pueden observar por ejemplo: gaviotas, cuervillos de cañada, garcitas bueyeras, macáes, cisnes de cuello negro, patos, gallaretas, etc. Los juncales son áreas de descanso para estas aves y la vegetación de la laguna es utilizada frecuentemente para construir los nidos. En los montes, pastizales y sierras que rodean la laguna se pueden ver perdices, golondrinas, el lechuzón orejudo, la lechucita de  las vizcacheras, gavilanes, el martín pescador, benteveos, horneros, entre otros.

Los mamíferos tienen representantes como el carpincho (que es el roedor más grande del mundo y llega a pesar hasta 50 kilos), los coipos (más conocidos como nutrias), murciélagos, comadrejas, cuises, lauchas, etc. Un ejemplo de una especie exótica es la liebre europea, que fue introducida en el país en 1888 para la caza deportiva; se reprodujo y dispersó ampliamente, causando problemas a los agricultores. Los mamíferos son difíciles de ver, pero el observador puede detectar su presencia por huellas o rastros.


En la laguna hay distintos tipos de peces: dientudos, madrecitas, mojarras, chanchitas, tarariras, bagres y limpiafondos. El pejerrey es uno de los peces con mayor atractivo para la pesca deportiva.

En cuanto a los animales invertebrados, todavía queda mucho por estudiar, particularmente sobre los insectos. Los investigadores estiman que la reserva hospeda cerca de ciento cincuenta especies de mariposas y polillas. Hasta la fecha han registrado noventa y nueve especies sólo de un grupo de escarabajos. Además, encontraron varias especies nuevas para la ciencia, entre las cuales una es exclusiva de un sector de la laguna de Los Padres.


Cualquier visitante que haya pasado por la Reserva habrá observado nidos grandes, casi esféricos que parecen de cartón, colgados entre las ramas de los árboles. Esos nidos son fabricados por colonias de avispas camoatí, insectos sociales productores de miel que se vuelven agresivos sólo si son molestados.

Entre otros invertebrados visibles de la laguna, es fácil encontrar caparazones vacíos del caracol manzana. El caracol vive en el agua pero es capaz de resistir períodos de desecación, ya que además de respirar por branquias, tiene un pulmón. En la vegetación acuática, son llamativas las masas de huevos de color rosa intenso que las hembras depositan llegado el verano.

 

Los insectos nos hablan

Los insectos indican cuál es el estado de salud y conservación de un ambiente o paisaje particular. El idioma en el que cuentan qué es lo que está pasando en su hábitat es a través de sus variaciones en la abundancia, distribución y diversidad. Los investigadores traducen  estos datos para saber cuáles son los efectos de los cambios que ocurren en el ambiente, ya sean de origen natural o humano. Por eso, los insectos (como las mariposas, los escarabajos y las termitas) son buenas herramientas para monitorear y evaluar los sistemas naturales. A partir de esa información  también se pueden elaborar planes de manejo del recurso turístico local.

 

Agua que no has de beber

La laguna de Los Padres está incluida dentro del Cinturón Hortícola marplatense, zona dedicada fundamentalmente a la producción agrícola. Esta situación implica un riesgo para el ambiente acuático, porque es susceptible de recibir el vertido de los pesticidas por la escorrentía después de un evento de lluvias, o por vientos. Una vez que ingresan al ecosistema, los pesticidas pueden permanecer mucho tiempo en la materia orgánica del suelo y en los organismos. Hace pocos años, científicos del Laboratorio de Ecotoxicología, de la Universidad Nacional de Mar del Plata, realizaron diversos estudios de contaminación en la Laguna de Los Padres. Las investigaciones demostraron la existencia de residuos de pesticidas en suelos naturales (por ejemplo, residuos de DDT y endosulfán entre otros); mayormente en la desembocadura del arroyo Los Padres, zona de aporte de agua a la laguna. Los resultados de los análisis en los organismos evidenciaron que el junco triangular, una planta acuática, incorpora y almacena los pesticidas a través de sus raíces. Los investigadores también detectaron residuos en invertebrados, como en el camarón de agua dulce, las lombrices de tierra y los escarabajos. Incluso los peces, como el dientudo y el bagre negro, presentaron restos de pesticidas.


Los trabajos sugieren la necesidad de implementar un programa regional de monitoreo del suelo, enfocado en identificar los puntos críticos de mayor contaminación y la necesidad de desarrollar - y cumplir- con planes de manejo de los pesticidas.

 

Historia jurídica

La Reserva nace como tal el 21 de octubre 1957, cuando el curral (área de vegetación arbórea natural) es declarado Reserva Provincial (Decreto Provincial Nº 19.322). El decreto reconoce que los currales mantienen el suelo vegetal, funcionan como agentes antierosivos que favorecen la conservación de microhábitats y son favorables para la fauna silvestre que debe ser protegida. Luego, mediante las leyes provinciales 7337, 9107 y 9203 se transfirieron fracciones del sitio a la Municipalidad de General Pueyrredón. El 6 de diciembre de 1983, la ley provincial Nº 10.121, dona la totalidad del área al municipio para la realización de actividades culturales, recreativas, deportivas y de preservación de flora y fauna. Finalmente, el 10 de mayo de 2011, el gobernador de la provincia de Buenos Aires incluyó a la Reseva Integral Laguna de Los Padres dentro de la categoría de Área protegida provincial (Decreto Provincial Nº 469).

 

Cómo cuidar la Reserva

Conocer qué es la laguna de Los Padres y qué significa como reservorio de diversidad biológica es un primer paso para protegerla. Si bien las grandes decisiones acerca del manejo de esta área natural se toman entre los funcionarios públicos, cada uno de los visitantes influye en la Reserva con su comportamiento individual. Todavía queda mucho por recorrer para que todos comprendan que la tala de árboles y la caza de animales están prohibidas en el predio; que usar vehículos, hacer fuego, pescar y tirar la basura son acciones que deben realizarse en los lugares indicados y permitidos. Todas las actitudes y costumbres se pueden modificar, en cualquier ámbito de la vida. Sólo hace falta buena voluntad. Bien lo dice una frase: “siembra un acto y cosecharás un hábito; siembra un hábito y cosecharás un carácter; siembra un carácter y cosecharás tu destino”.


 

Grupo de Entomología del Sudeste Bonaerense.

Laboratorio de Artrópodos. Departamento de Biología.

Facultad de Ciencias Exactas y Naturales.

Universidad Nacional de Mar del Plata.

Funes 3350, (7600) Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina.


 

http://sites.google.com/site/entomologiamdp/

http://on.fb.me/genebso 

 Publicado por Revista "De Acá", Año VI, Nº60, Julio de 2012. Editado por Daniel Battistessa.

 

Comments