Tiempos Modernos

EL ANTIGUO RÉGIMEN:

En los siglos XVII y XVIII se reforzaron muchas de las tendencias esbozadas en el período anterior. Las monarquías ganaron terreno frente al particularismo de las ciudades y principados. La sociedad moderna continúo siendo una sociedad en la que primaba el privilegio, pero la burguesía fue tomando un lugar preponderante en la vida económica y política. Se establecieron grandes imperios coloniales en América y algunos territorios de África y Asía. Se aceleró también el ritmo del desarrollo científico y tecnológico, cambiando la faz del mundo y la vida cotidiana para una parte importante de la humanidad.

Los fundamentos sociales y políticos del Antiguo Régimen eran, por una parte, una sociedad muy jerarquizada y desigual y, por otra, un régimen político basado en la monarquía de derecho divino. La estructura social, heredera de la Edad Media, estaba organizada en tres órdenes: el clero, la nobleza y el tercer estado, compuesto por los campesinos y la burguesía. El régimen político absolutista dejaba en manos del soberano o monarca todos los poderes


EL MERCANTILISMO:

Al finalizar el siglo XVI, se había generalizado en Europa occidental el sistema capitalista, que había extendido su radio de acción a los mercados de África y América. Los gobiernos comenzaron a intervenir en la actividad económica, intentando mejorar su organización y establecer una política mercantil coherente. El Mercantilismo se basaba en la intervención del estatal en la economía de manera de asegurar una balanza comercial favorable para acumular el oro y la plata dentro del Estado. Esto significaba estimular la producción interna para poder exportar más de lo que se importaba.

La política económica dominante en aquel período sostenía que el poder económico de una nación se basaba en la acumulación de metales preciosos y propugnaba el proteccionismo y la intervención del Estado en la economía. El mercantilismo dominó en una época en que los Estados se veían involucrados en enormes gastos que crecían a medida que se multiplicaban la burocracia administrativa, y el tamaño y necesidades logísticas de los ejércitos.

Con la adopción del mercantilismo, los reyes y sus ministros tendieron a tomar medidas proteccionistas, alzando las tarifas aduaneras y prohibiendo la importación de productos que se elaboraran en el país. En algunos casos , el gobierno se apropió de ciertas actividades económicas, estableciendo monopolios. De esta manera, los Estados se transforman en fuerzas económicas y a las tradicionales causas de conflictos armados, tales como las luchas religiosas, territoriales y dinásticas, se sumaron los intereses económicos. Una de las consecuencias fundamentales del mercantilismo fue el fomento de la producción industrial y agrícola. Para poder aumentar la exportación era necesario tomar medidas que tendieran a proteger y ayudar a la actividad artesanal-industrial y a la agricultura.

EL COMERCIO:


El comercio fue la actividad económica que impulsó la economía de los siglos XVII y XVIII, pues activó el crecimiento de la agricultura y la industria. La expansión mercantil del siglo XVIII, en tanto se generalizó, contribuyó a la dinamización de una economía que en el siglo XVII aún mostraba signos de contracción. Las grandes compañías comerciales fueron la forma de organización mercante que caracterizó al período. Éstas se encargaban de las transacciones con las colonias, al manejar la importación de materias primas y la exportación de manufacturas. Aunque eran de financiamiento privado, necesitaban el apoyo de las monarquías para adjudicarse el monopolio de las diferentes rutas marítimas. Las compañías más exitosas fueron las de los Países Bajos y, posteriormente, las inglesas, que se repartieron el comercio que se desarrollaba con África, Asía y América.

La acumulación de capital a través del comercio permitía y exigía la creación de grandes bancos que cumplían también el papel de bolsas de transacción de acciones.


LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA:

La producción agrícola, que seguía siendo la principal actividad económica que involucraba a la mayoría de la producción europea, tendió a aumentar. Durante los siglos XVII y XVIII, Europa vivió una explosión demográfica. El crecimiento de la población originaba la necesidad de asegurar los medios para alimentarla. En Europa occidental, la rotación más flexible de los cultivos permitió aumentar y mejorar la producción. Los cereales como el trigo y el centeno constituyeron los principales cultivos.

Para mejorar la producción, la aristocracia y la burguesía fueron ocupando las tierras comunales y los campos abiertos. Las propiedades agrícolas , de gran tamaño, fueron cercadas. Debido al estímulo del comercio y la industria, se incrementaron los cultivos industriales tales como el lino, el cáñamo y la cría del gusano de la seda. A su vez, creció la producción de ganadería y, sobre todo, lanar, especialmente en Holanda e Inglaterra, donde la industria textil progresaba rápidamente.

Por último, en las tierras del Mediterráneo se comenzaron a cultivar las plantas traídas de América, tales como la papa, el maíz y el tabaco. Estos productos modificaron y mejoraron la dieta de los europeos.


LA PRODUCCIÓN INDUSTRIAL:


En comercio fomentó el crecimiento y desarrollo de la producción manufacturera. Aunque el sistema gremial regía aún en la producción artesanal, surgieron a su lado las primeras fábricas a gran escala en la ciudad y en el campo. Estas instalaciones pertenecían, principalmente, a la industria textil, cuya importancia crecía conforme aumentaba el comercio europeo. La producción industrial dependía del comercio, que era el nexo con los distintos mercados.

En el siglo XVIII comenzaron a incorporarse nuevos avances tecnológicos a las fábricas, tales como el telar de lanzadera volante y la mula Jenny que aceleraban el proceso de fabricación textil.

Dicha expansión industrial tuvo como principal escenario Inglaterra, Francia, España, Suiza y Rusia. Sin embargo, Inglaterra destacó entre el resto de los países por su capacidad de mantener un crecimiento industrial sostenido a lo largo del siglo XVIII.


LAS PRINCIPALES POTENCIAS ECONÓMICAS:

España fue uno de los países que, en un principio, logró una mejor organización mercantil. Todo el comercio de Europa con América, exceptuando Brasil, pasaba por Sevilla, de modo que este país estableció un monopolio respecto a casi todos los productos que venían del Nuevo Mundo y a los que se exportaban hacia allá. El siglo XVI fue el punto de más alto de su desarrollo y poder económico, sin embargo, a pesar de tener en América un mercado exclusivo, la industria española no lobró desarrollarse suficientemente y la política mercantil no alcanzó el éxito que de ella se esperaba.

Hacia fines del siglo XVII, España era una potencia económica en retroceso frente a Inglaterra y Holanda. Ambos países se transformaron en los líderes económicos de Europa. Los holandeses habían emprendido también la exploración colonial, imponiéndose por las armas sobre los portugueses en Oriente, fundando enclaves en la actual Indonesia y la India, a la vez que se establecían en Norteamárica, Brasil, y el Caribe. Sin embargo, tras la revolución burguesa en Inglaterra en 1641 y luego de tres guerras de ese país con Holanda, en el siglo XVIII, Inglaterra dominaría definitivamente los mares y el comercio mundial, y Londres se convertiría en el centro del capitalismo comercial y financiero.

En Francia, los ministros de Luis XIII y Luis XIV, Richelieu, Mazarino y, sobre todo, Colbert, promovieron una política económica mercantilista, fomentando la industria, especialmente de objetos de lujo, e imitando el sistema de compañías comerciales inglesas y holandesas. Solo tuvo éxito la Compañía de las Indias Orientales, pero, a pesar de eso, Francia fue uno de los países más beneficiados con la expansión colonial y comercial del período. Colbert convenció a Luis XIV de interesarse en la carrera colonialista y Francia se instaló en Canadá, estableció puestos a lo largo de las rutas de las Indias y ocupó Santo Domingo.

Imagen: Mapa Colonias Europeas del siglo XVII y XVIII
(clic en ella para ver original)



ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE: A continuación en la subpágina "Actividad Tiempos Modernos" tú podrás reafirmar tus conocimientos sobre el tema anterior.
Subpáginas (1): Actividad Tiempos Modernos
Ċ
Luis Segovia,
13 oct. 2009 20:14
Comments