¿Por qué se almacena grasa en el cuerpo?



Por Paul D. Segura

Entender el porqué de la grasa acumulada es un factor muy importante a la hora de luchar contra ella. En este artículo trataré de explicarlo de la manera más sencilla para que todos puedan entender; no me interesa entrar en detalles, solo quiero explicarlo de la forma más gráfica posible.

Cuando ingerimos alimentos ricos en Carbohidratos, éstos elevan el nivel de azúcar en la sangre. Cuando esto sucede el cuerpo

rápidamente produce una sustancia llamada Insulina, la encargada de hacer que estos niveles desciendan (por eso muchas personas diabéticas necesitan inyectarse la insulina que el páncreas ya no puede producir). La Insulina lleva el exceso de azúcar a los depósitos donde podrán ser utilizados como energía por los músculos para las actividades diarias.

Sin embargo, cuando éstos depósitos están llenos y no necesitan ese exceso de energía, la Insulina se encarga de llevar el exceso de azúcares hacia otros depósitos donde puedan permanecer por más tiempo y puedan ser utilizados cuando el cuerpo los necesite, es decir en forma de grasa corporal.

Después de una rutina de ejercicios tu cuerpo necesita energía para reponerse, por lo tanto el exceso de azúcar es llevado a las células de los músculos y de esta manera tu cuerpo la aprovecha bien y evitas que se almacene en forma de grasa.

Ahora la clave para mantener a la Insulina haciendo su trabajo como debe ser es cuidando que el nivel de azúcar no suba demasiado para evitar el almacenamiento de la grasa. Los carbohidratos simples carentes de fibra, disparan los niveles de azúcar en la sangre y por lo tanto la insulina reacciona rápidamente distribuyendo el exceso a los depósitos, si no hay requerimiento por parte de los músculos esto se irá directamente a los depósitos de grasa.

Mi consejo por lo tanto es consumir alimentos de absorción lenta que no ocasionen este efecto, incluir fibra es sumamente importante para estorbar la rápida absorción de los carbohidratos. La cantidad de proteína y grasas que ingieras junto con los carbohidratos también afectará la velocidad en que son digeridos. Por ello la importancia, más que seguir una dieta es cambiar los hábitos alimenticios e incluir otras fuentes de energía junto con los carbohidratos a fin de disminuir ese “efecto insulina”.

Otro efecto secundario de no seguir esta recomendación es el siguiente: Cuando ingieres carbohidratos de absorción rápida (sin fibra y con pocas grasas y proteínas con ellos) la insulina acabará con el exceso de azúcar tan rápidamente que pronto necesitarás más energía para suplir tus necesidades calóricas, y querrás comer más y más y el efecto se vuelve cíclico y engordas más y más sin darte cuenta de que tus hábitos alimenticios están socavando cualquier esfuerzo que hagas por conseguir estar en forma. No importa cuán duro entrenes, si no pones atención a tu alimentación jamás lograrás quitarte esa grasa de encima. He visto gente que entrena y que piensa que ese entrenamiento les da el “derecho” de comer cuanto quieran, pero ahora sabes cómo reaccionará tu organismo a esos hábitos.

Si por el contrario consumes alimentos de digestión lenta, como los que incluyen fibra e índices bajos de glucosa, y en combinación con otras fuentes de energía como las grasas saludables y proteínas, lograrás una absorción regulada del azúcar que suplirá tus necesidades de energía siempre a tiempo y sentirás menos hambre. Una pauta para saber que estás haciendo una buena dieta es que la sensación de hambre está bien controlada, rechaza las dietas que te hacen pasar hambre.

Comer con mucha hambre tiene un efecto contraproducente, no importa cuanta comida hayas dejado de comer, porque tu cuerpo se programa para entrar en “hambruna” disminuyendo tanto como pueda el gasto calórico (para ahorrar energía) y tenderá a almacenar tanto como pueda en forma de grasa, para garantizar que sus fuentes de energía estén siempre disponibles. Esta es la misma razón por la cuál es sumamente importante comer siempre a la misma hora.


 

 

Comments