Sonia


LA NEUMONÍA EN LOS NIÑOS


¿Qué es?


Una neumonía, también llamada pulmonía, es una infección del pulmón caracterizada por la ac
umulación de mucosidad en los alveolos.

La neumonía en los niños es una enfermedad infeccciosa, aguda  y esporádica, aunque en ocasiones puede ser epidémica.

 
  
 

       
Causas

Las neumonías pueden estar causadas por diferentes microorganismos: virus, bacterias y más raramente hongos o parásitos.
La causa principal de la neumonía en la infancia son las infecciones producidas por virus (virus respiratorio sincitial, virus influenzae, adenovirus, rinovirus), principalmente en los niños menores de 2 años de edad.

 

 
 

Por encima de esta edad empiezan a hacerse más frecuentes las neumonías causadas por bacterias, como el neumococo, haemophilus influenzae y el mycoplasma. Actualmente ha aumentado mucho la tuberculosis pulmonar que también afecta a los niños, a los que les contagian los adultos con los que conviven.
Las neumonías viricas en los niños en general no revisten gravedad.
Las producidas por hongos o parásitos se suelen dar en niños inmunodeprimidos y son muy graves.

 
 
 
 

La neumonía puede propagarse por diversas vías. Los virus y bacterias presentes comúnmente en la nariz o garganta de los niños, pueden infectar los pulmones al inhalarse. También pueden propagarse por vía aérea, en gotículas producidas en tosidos o estornudos. Además, la neumonía puede propagarse por medio de la sangre, sobre todo en el parto y en el período inmediatamente posterior.


Síntomas

Generalmente el niño presenta desde hace unos días catarro, que empeora progresivamente, aparece más fiebre y más tos. Los niños más pequeños, menores de 1 año, pueden rechazar la alimentación, pueden parecer quejosos o decaídos, y a veces respiran muy rápido y con dificultad. Los niños mayores se pueden quejar de dolor torácico ("dolor en el pecho") o abdominal, dependiendo del sitio donde esté localizada la neumonía.

Cuando la neumonía es bacteriana, el niño suele ponerse enfermo de manera relativamente rápida, comenzando bruscamente síntomas como la fiebre o la respiración acelerada; sin embargo, cuando se trata de un caso vírico, tienden a aparecer más gradualmente.

Los síntomas pueden variar según la edad del niño y la causa de la neumonía, pero entre los más comunes se incluyen:

  • fiebre
  • escalofríos
  • tos
  • congestión nasal
  • respiración atípicamente rápida (en algunos casos, este es el único síntoma)
  • respiración con resoplidos o sibilancia
  • respiración trabajosa
  • vómitos
  • dolor de pecho
  • dolor abdominal
  • disminución de la actividad
  • falta de apetito
  • en casos extremos, coloración azulada o grisácea en los labios y las uñas   

Tratamiento

La neumonía se diagnostica tras un examen físico y auscultación. A veces es necesario una radiografía de tórax, análisis de sangre y cultivo de esputos.

Las neumonías se tratan habitualmente en casa con medicamentos administrados por vía oral. Con el tratamiento adecuado, en general, se produce el alivio de los síntomas en 2 o 3 días y la curación completa en 7 a 10 días.

Aunque la causa principal de la neumonía en los niños sea una viriasis que no precisaría tratamiento antibiótico, es muy difícil establecer diferencias con la neumonía producida por bacterias, por lo que habitualmente, el pediatra recomendará un antibiótico. El tipo de antibiótico dependerá del tipo de neumonía.

Es muy importante que el antibiótico se tome en la dosis, frecuencia y duración en la que se haya pautado. Si hay fiebre, se dará paracetamol o ibuprofeno. No se deben tomar tratamientos contra la tos, ya que es el mecanismo de limpieza de las mucosidades que hay en los pulmones.

Es bueno beber abundante líquido, que ayudará a que las flemas sean más fluidas y puedan expulsarse mejor. Hay que tomar la temperatura al menos 2 veces al día (por la mañana y por la tarde). Se deben revisar los labios y las uñas de las manos; si se observan azulados o grisáceos significa que los pulmones no están pasando suficiente oxígeno a la sangre.

En ocasiones, será necesario hospitalizar a los niños para su tratamiento, sobre todo si tienen fiebre alta, dificultad respiratoria, vómitos repetitivos u otras enfermedades crónicas.

Bibliografía

- http://es.wikipedia.org/wiki/Neumon%C3%ADa
- http://kidshealth.org/parent/h1n1_center/h1n1_center_esp/pneumonia_esp.html#
- http://www.saludalia.com/enfermedades/neumonia

- http://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/neumonia--1298
- http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs331/es/index.html
-
La madre y el niño. Dres. Herbert Brant y Kenneth S. Holt. Ed Planeta. 7ª edición.