Monografía de Puebla

    
El nombre del estado se debe a su capital, Heroica Puebla de Zaragoza, fundada el 16 de abril de 1531 con el nombre de Puebla de los Ángeles. Una leyenda que hace referencia a su fundación, cuenta que el obispo de Tlaxcala, Julián Garcés, durante un sueño vio un campo, en medio de él había un río y a los lados otros dos. El campo tenía hierbas, flores y manantiales de agua. También observó a dos ángeles que trazaban y delimitaban con cuerdas lo que sería sus límites. En la mañana, al despertar, contó su sueño a otras personas quienes lo acompañaron a 5 leguas (25 km aproximadamente) de Tlaxcala, donde encontró el campo soñado. De esta leyenda surgió el nombre de «Ciudad de los Ángeles».

    La zona era denominada por los antiguos pobladores de México como «Cuetlaxcoapan», que significa «donde las serpientes cambian de piel», sin embargo sólo existían en dicha área algunas zonas de labranza y ningún vestigio prehispánico.

  

  Originalmente, la zona elegida estaba delimitada por el cauce del río San Francisco y el cerro de San Cristóbal (hoy cerros de Loreto y Guadalupe), y ahí comenzó a habitarse, los frailes franciscanos Toribio de Benavente «Motolonía», Jacobo de Testera, Luis de Fuensalida, Alonso Juárez y Diego de la Cruz acompañaron a la población y edificaron la primera capilla de la ciudad. Sin embargo, las lluvias torrenciales y el desigual crecimiento del río San Francisco y sus afluentes, pusieron en peligro la existencia de la nueva ciudad, y para evitar su abandono, se decidió cambiar la ubicación y así en el año de 1532 se estableció definitivamente la ciudad en la parte oeste del río San Francisco.

    El 20 de marzo de 1532, Carlos V por decreto en una Real Cédula impuso al asentamiento el título de «Ciudad de los Ángeles» y posteriormente en 1558 el título de «Noble y Leal Ciudad de los Ángeles». Y en 1576, se le nombró «Muy Noble y Muy Leal Ciudad de los Ángeles»; en cuanto al escudo de armas de la ciudad, fue otorgado en 1538 a través de una Provisión Real que elaboró el escribano Juan de Sámano y suscribió también la reina Isabel de Portugal. Al concluir la Guerra de Independencia, Puebla se erigió como una de las provincias del Primer Imperio Mexicano, y en 1823 se constituyó como Estado Libre y Soberano de Puebla, que es su nombre formal.

    Pasando la segunda mitad del siglo XX, la ciudad de Puebla es testigo de las profundas transformaciones sociales que acompañaron a México en el año de 1968. Perfilándose como una ciudad moderna y colonial.  Es en el año de 1987 la Unesco declara al centro histórico de la Ciudad de Puebla, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

  •   Escudo

El escudo del estado de Puebla tiene proporciones de 3/4. Se encuentra dividido en cuatro cuarteles, que contienen los siguientes elementos:

En la confluencia de los cuatro campos anteriores, hay un escudo cuya forma recuerda el concedido por la Corona española a la ciudad de Puebla en ocasión de su fundación. Este escudo contiene la leyenda: 5 de mayo de 1862.

El escudo tiene una bordura blanca con la leyenda Unidos en el tiempo, en el esfuerzo, en la justicia y en la esperanza.

El escudo está coronado con los perfiles de cuatro montañas, que son el Citlaltépetl o Pico de Orizaba, el Popocatépetl, el Iztaccíhuatl y el Matlacuéitl o Malinche. El conjunto está circundado por dos serpientes emplumadas ascendentes, cuyas colas son mazorcas de maíz, y que sostienen sobre las cuatro montañas la máscara de Tláloc. Las serpientes llevan marcadas huellas de pies humanos, y cargan cada una cuatro soles.

Bajo el conjunto anterior, hay un listón con la leyenda "Estado Libre y Soberano de Puebla".

== Interpretación

  • El cuartel superior izquierdo representa la industria textil de Puebla iniciada por Estéban de Antuñano. Fue en Puebla donde se establecieron las primeras fábricas del país.
  • El cuartel superior derecho representa la presa Necaxa, construida en tiempos de Porfirio Díaz en el norte de Puebla. Se trata de la primera planta generadora de electricidad que se construyó en México.
  • El cuartel inferior izquierdo representa las luchas libertarias del pueblo mexicano. Y más específicamente, representa la rebelión de los hermanos Serdán, quienes, al ser los primeros en levantarse de acuerdo con el Plan de San Luis de Francisco I. Madero, dieron inicio a la Revolución mexicana.
  • El cuartel inferior derecho representa la agricultura del maíz, la cual tuvo su origen en el valle de Tehuacán, en territorio poblano, y cuyos vestigios más antiguos fueron encontrados en la cueva de Coxcatlán.
  • Las serpientes emplumadas representan a Quetzalcóatl, creador de la humanidad de la presente era cósmica, regida por el Quinto Sol, el Sol de Movimiento (Nahui Ollin). Por ello va marcada con las huellas de los hombres de las eras anteriores. Los soles cosmogónicos que cargan los lomos de las serpientes recuerdan a la humanidad pretérita que se proyecta hacia el futuro.
  • Las montañas representan las elevaciones más importantes del estado de Puebla, que comparte con sus vecinos. Tres de ellas son además la tres más altas de la república mexicana.
  • La máscara de Tláloc representa la lluvia, y por extensión la vida, cristalizada en las mazorcas de maíz que llevan las serpientes en la cola. En la parte superior, el Dios Tláloc, las montañas Citláltepetl, el Iztaccihuatl y el Popocatépetl; la Matlacuelle o Malinche.

 

  • Gastronomía
La gastronomía poblana, producto del mestizaje que devino con la Conquista de México por parte de los españoles, es una de las más representativas de la República Mexicana. Suele identificar en México con relación a dos platillos que se consideran platillos nacionales, el mole poblano, los chiles en nogada. Sobre el mole, la leyenda dice que fue creación de sor Andrea de la Asunción, del convento de Santa Rosa en la ciudad de Puebla. Esta monja habría creado el platillo en ocasión de la visita del obispo a su congregación. En la leyenda, el nombre del plato se asocia con una expresión de admiración de una compañera de Andrea de la Asunción al ver a ésta moliendo los ingredientes afanosamente; aunque se sabe que el origen de la palabra mole es de origen náhuatl y que la mezcla de chiles secos o frescos en la confección de salsas era una práctica común en las gastronomías mesoamericanas precolombinas. A esta base de chiles, uno de los ingredientes básicos de la gastronomía mesoamericana, se sumaron especias y los aceites llegados con los españoles, que dieron origen a los moles contemporáneos, cuya preparación de ninguna manera es exclusiva de Puebla, aunque el mole más conocido sea precisamente el poblano.
 

Otro de los platillos más tradicionales y endémicos del Estado de Puebla son sin duda ,los Chiles en Nogada. Los ingredientes que se usan para la preparación de éste plato son variados; además de ser característicos de la región: consiste en rellenar un chile poblano con carne de res o de puerco previamente cocinado con pasas, almendras, manzana y pera panochera (nombre que se le da a un tipo de pera en la región);ya relleno se capea en huevo a punto de turrón y harina blanca, se baña en la Nogada; que es una salsa hecha con leche, nuez de castilla, brandy y queso de cabra, adornado con granitos de granada y hojas de perejil. La leyenda asocia la creación de este platillo con una monja del convento de Santa Mónica, también en la ciudad de Puebla. El plato habría sido confeccionado en honor de Agustín de Iturbide, en ese tiempo, emperador de México. Sin embargo, la nogada aparece en recetarios del siglo XVIII, por lo menos un siglo antes de la independencia de México, y el chile en nogada no aparecerá en estos recetarios hasta mediados del siglo XIX, treinta años después de la abolición del Primer Imperio Mexicano.

 

Sólo en la ciudad de Puebla es posible encontrarse con gran cantidad de platillos, desde antojitos como chalupas, cemitas, tortas, tamales de diversos estilos; hasta alta cocina internacional, dulces y bebidas tan particulares como la pasita (que es una bebida a base de Licor de uva pasa que se acompaña con un pedazo de queso y una pasa ensartados en un palillo, única de la Angelópolis). En toda Puebla, la base de la comida es el maíz, el frijol y el chile, y estos tres elementos se combinan para producir una gran cantidad de platillos, como las enfrijoladas, que se consumen en cualquier localidad poblana. Además de la capital, la cocina poblana se diversifica en cada una de sus regiones, donde incorpora características particulares dependiendo de los recursos e ingredientes disponibles. Por ejemplo, está el mole de caderas de Tehuacán, que se prepara en honor del Festival de la Matanza, en que se sacrifican los chivos de los hatos familiares. En la Mixteca, el repertorio gastronómico incorpora insectos como los cuetlas y los jumiles; cactáceas como la biznaga y la pitaya; frutos tropicales como el zapote negro; y a base de huajes se prepara el huaxmole. En el centro del estado se pueden encontrar mixiotes, barbacoa y mole; todos deudores del maguey; además, está la gran tradición de lácteos de chipilo, donde los descendientes de los vénetos establecidos en la región continúan produciendo quesos al estilo de Italia.

Dulces

En los conventos de Santa Mónica y Santa Rosa se elaboraron por primera vez toda la gama de dulces que por su característico sabor y gran calidad se han vuelto famosos en México y en el mundo como son las tortitas de Santa Clara, los camotes poblanos o camotes de Santa Clara, limones rellenos de coco, jamoncillo, cacahuates garapiñados, macarrones, frutas cristalizadas, muéganos, piñon con leche quemada, etc.
El más famoso y característico dulce es el camote poblano el cual, cuenta la leyenda, se originó en el convento de Santa Rosa en el siglo XVII ya que las monjas recibían grandes donaciones de camotes. Se dice que el Obispo Manuél Fernández de Santa Cruz y Sahagún visitaría el convento, fue entonces cuando una joven de nombre Angelina sugirió elaborar un nuevo platillo aprovechando los camotes.
 
 
 

DANZAS

Puebla, cuna  de  tradiciones  en  todas  las  épocas,  desde  el  folklore  indígena  hasta  a  fusión  con  el  español,  dando  como  resultado  la  Puebla  Mestiza,  su  inicio  y  formación  lo  origino  el  mismo  pueblo.

Las  danzas  y  bailes  que  se  representaba,  con  una  composición  de  pasos  extraordinariamente  finos  en  la  manera  de  ejecutarse,  con  movimientos  cepillados  cruzados,  pespunteados, balseados y zapateados,  la  actitud  de  la  mujer  era  de  sumisión  y  de  discreta  coquetería;    el  hombre,  la  del  clásico  macho  mexicano,  adoptando  poses  al  caminar,  luciendo  el  traje  de  chinaco  sonando  sus  espuelas y  arrastrando  el  sarape,  tan  necesario,  como  el  rebozo  en  la  mujer.

Los sones  antiguos tiene como elemento primordial la expresión del juego amoroso del gallo  y la gallina así como también el enamoramiento de los palomos, dando entender la pretensión de la mujer por el hombre.

Cada son fue tomando de as virtudes, actitudes, creencias y costumbres, características de cada época, resultado así el nacimiento de sones como la Locomotora, el conejillo, el palomo, los enanos, la atolera, el perico, el jorobado, el durazno, a jota, la diana, entre otros.

Comments